Diario del Cesar
Defiende la región

Fracasó lectura de fallo condenatorio contra el exalcalde Fernández

244

Por la no comparecencia del abogado defensor, nuevamente fracasó la lectura del fallo condenatorio que el Juzgado Cuarto Penal del Circuito con Funciones de Conocimiento de Valledupar emitió en contra del exalcalde de Valledupar Luis Fabián Fernández Maestre, que se realizaría en la tarde de ayer en una sala del sexto piso del palacio de justicia de Valledupar.

La determinación de dicho tribunal fue adoptada luego de que se demostrara que en ejercicio de sus funciones como mandatario de los vallenatos, celebró ‘a dedo’ un millonario contrato, con una empresa inapropiada para cumplir con el propósito de capacitar a la población indígena arhuaca. Por ello, la nueva fecha en la que se dará a conocer dicha sentencia será designada en próximos días y a su vez, se anunció que se compulsaran copias al jurista a cambio de su defensa, dada la dilatación que ha tenido la celebración de la vista pública por sus reincidentes ausencias.

Según la tesis realizada por la Fiscalía 5 Seccional adscrita a la unidad de delitos contra la administración pública, el 20 de mayo de 2011 y en representación del municipio, el exmandatario firmó el contrato No. 272 con la fundación sin ánimo de lucro Zhigoneshi, representada por Alex Asdrúbal Padilla Ropero por una cuantía de $452.200.000, con el objeto de ‘brindar espacios de formación que garanticen la identidad indígena y la supervivencia de la cultura, mediante procesos de capacitación como mecanismo efectivo del desarrollo del pueblo indígena arhuaco’, con un plazo de ejecución de 45 días.

“Es claro para la Fiscalía que la fundación Zhigoneshi para la fecha en que se celebró el contrato de marras no era idónea, pues, fue inscrita en la Cámara de Comercio de Valledupar el 2 de marzo de 2010 bajo la razón social de ‘Asociación de confecciones y guantes La Vallenata’ y el 7 de diciembre de ese mismo año, cambio de razón social por Fundación Zhigoneshi y también, su objeto. Lo anterior significa que cuando  se celebró el contrato, esos cambios de razón y objeto de contratista llevaban cuatro meses aproximadamente y tampoco existe noticia de que impulsara programas o actividades de interés público. Es más, el ordenador del gato jamás se dio a la tarea de motivar por escrito las razones por las cuales la administración municipal consideraba que dicha entidad privada era de reconocida idoneidad”, reza la acusación.

Por lo antes mencionado, el exalcalde fue imputado en calidad de autor y a título de dolor por el delito de contrato sin cumplimiento de requisitos legales, al que no se allanó y por el que fue hallado culpable.

Cabe recordar que en mayo del 2017, el mandatario de los vallenatos desde el 2009 hasta el 2011, fue condenado a dos años de prisión y 20 salarios mínimos vigentes para esa última anualidad, luego de que el Juzgado Segundo Penal del Circuito con Funciones de Conocimiento lo hallara culpable del delito de peculado de apropiación, dado que utilizó dineros destinados para la seguridad pública del municipio para pagar la nómina de tres meses de los empleados, incluyendo su propio sueldo.