Diario del Cesar
Defiende la región

Choque entre motos dejó a dos obreros muertos y calcinados

587

Una lamentable tragedia acabó con la vida de dos operadores de maquinaria pesada en la mañana de este jueves, quienes sufrieron un accidente de tránsito en la carretera que une a esta ciudad con el corregimiento de Las Raíces, al norte del municipio.

Dichas personas eran Luis Alberto Bermúdez, de 66 años, natal de Santa Ana (Magdalena), y Milton Rafael Peñaloza Rosado, de 36, oriundo de Villanueva (La Guajira), quienes murieron calcinados tras la explosión del tanque de gasolina de una de las motocicletas en las que se movilizaban por el citado tramo vial.

De acuerdo a lo expresado por allegados a las víctimas, ambos laboraban para el Consorcio Las Raíces- Badillo en el proyecto de construcción de una vía en asfalto que se adelanta por ese sector, como operadores de una misma máquina retroexcavadora que maniobraban en turnos opuestos: uno en la mañana y el otro en la noche.

Precisamente, pasadas las 7 a. m. de ayer, Luis Alberto se dirigía en su motocicleta hacia su hogar luego de culminar su jornada de trabajo y Milton Rafael se movilizaba en un vehículo de la misma clase, con destino a la empresa, para iniciar la suya.

No obstante, el encuentro que diariamente solían tener al transitar por esa vía terminó ocurriendo de modo nefasto este jueves, cuando en circunstancias que no han sido determinadas por las autoridades, colisionaron de frente de manera aparatosa; tanta que el impacto produjo el estallido inmediato del depósito de gasolina y a su vez, que ambos se quemaran rápidamente con las llamas que produjo la explosión.

ASÍ FUE

En ese momento, Milton Rafael, quien residía en el barrio El Rocío de Valledupar, conducía la moto de placa GNR-83 y tras la colisión, su cuerpo resultó tendido bocabajo en uno de los costados de la vía, a escasos metros de donde quedaron dispersos varios de los implementos en los que guardaba los alimentos que pensaba consumir en el trabajo, tras recibir el turno; mientras que Bermúdez se movilizaba en el vehículo de placa ENY-51E en sentido sur.

“Yo venía casi detrás de ellos y cuando me vine a dar cuenta, estaba pasando la explosión por el golpe. Arrancamos en seguida para ver quiénes eran, apagamos el fuego y notamos con asombro que eran nuestros compañeros de trabajo los que estaban ahí tirados. Desafortunadamente así es el destino, uno en esto está expuesto a que en cualquier momento le pase un accidente. A uno lo esperan en su casa, sales pero no sabes si vas a volver. Por ahí no pasó carro ni nada, a mí me llamaron unos compañeros a avisarme que había ocurrido un accidente sin saber que eran ellos” dijo Eider Polo, empleado del consorcio.

Así como él, otros operarios de esa empresa se movilizaron hacia el sitio donde se registró el siniestro al enterarse de que dos personas yacían sin vida, ardiendo en llamas, tras chocarse, y al confirmar que se trataba de sus queridos compañeros, dieron rápido aviso a sus jefes, a los familiares de los ahora fallecidos y a las autoridades competentes, a la vez que lamentaron la tragedia, tratando de explicar cómo fue que ocurrió todo, ya que la vía es recta y había claridad.

“Eran bueno compañeros de trabajo, desde hace muchos años trabajaban arduamente para mantener a sus familias”, acotó Polo.

LO QUE DIJERON LAS AUTORIDADES

Poco después de ser alertados, uniformados de la Policía de Tránsito y Transportes del Cesar hicieron presencia en el sitio para iniciar las respectivas investigaciones del caso y a su vez, realizar la inspección técnica a los cadáveres de los operadores, quienes fueron llevados después a la morgue del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de esta capital, para que les practicaran la correspondiente necropsia.

Frente al caso, el comandante de esa seccional, mayor Sergio Saavedra, indicó que aparentemente todo aduce a que el accidente se produjo por una presunta una invasión de carril por parte de una de las motocicletas, pero se investiga si el hecho fue producto de un exceso de velocidad.

“Investigamos si hubo invasión de carril o si hubo un posible adelantamiento por parte de la persona que iba hacia Las Raíces, que manejaba la moto tipo Bóxer”, explicó el alto mando.

A ese lugar se desplazaron los familiares de las víctimas, quienes vivieron momentos de incesante dolor no solo por la muerte de sus seres amados, sino también por las inhumanas condiciones en que estas ocurrieron.

“¿Por qué si él era una buena persona? Hace pocos habíamos hablado por celular y todo estaba bien. Él no se merecía esa muerte, como fue esto posible mi viejo”, dijo un hijo de uno de los fallecidos quien no entendía lo sucedido.