Diario del Cesar
Defiende la región

Se suicidó capturado en calabozos del CTI

421

Al parecer a víctima ingirió un fuerte veneno cuando detenido en los calabozos de la Fiscalía.

La muerte de un sujeto de 54 años que, falleció poco después de ser capturado por las autoridades en Valledupar por un presunto abuso sexual, es investigado por las autoridades, dada la extrañeza del caso.

El fallecido respondía en vida al nombre de Luis Alfonso Echeverría Cardona, quien presuntamente, decidió ingerir un potente veneno cuando estaba al interior de los calabozos del CTI de la Fiscalía de esta capital, en hechos ocurridos en la noche del pasado martes.

Según lo indicado por allegados, este había manifestado que ‘prefería estar muerto que preso’ y al presentar un fuerte malestar que le producía convulsiones, horas después de haber sido detenido en atención a la orden judicial que pesaba en su contra, fue llevado de urgencias a un centro asistencial, donde perdió la vida a causa de su decadente estado de salud.

Las autoridades estudian la posibilidad de que se trate de un caso de autoeliminación debido a que en su maletín fue encontrado un frasco con una sustancia tóxica, lo que aparentemente le causó el quebranto de salud. Sin embargo, se está a la espera de conocer el dictamen forense que determinará la causa exacta de su muerte.

Una vez confirmado su deceso, uniformados de la Seccional de Investigación Criminal, Sijín, de la Policía del Cesar, se aproximaron al centro asistencial donde murió el antes mencionado, para realizar la inspección técnica al cadáver que posteriormente fue trasladado a la morgue del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Valledupar, para que le practicaran la necropsia.

Sobre el hombre se conoció que era oriundo de San Juan, La Guajira; así también, asiduo coleccionista de vallenato, tenía una emisora virtual, y una página donde se descargaba música de este folclor.

Dada la denuncia que interpuso en su contra su excompañera sentimental por el supuesto abuso al que habría sometido a su hijastra, cuando esta tenía cinco años, las autoridades le venían siguiendo la pista en municipios como Barranquilla, San Juan, La Guajira y Valledupar.