Diario del Cesar
Defiende la región

¿Qué tan rentable es manejar taxi en Valledupar?

2.199

Según la investigación un conductor dedicado a InDriver gana más que un taxista. / STIVEN MENESES

POR:
EDUARDO
MOSCOTE SIERRA

Diversas inquietudes dejó la última marcha nacional de taxistas, al protestar por la ‘desleal’ competencia en que se ven envueltos; las plataformas digitales como Uber, Indraiver y Cabify, son el bando contario en esta batalla y quienes llaman más de los usuarios del servicio de transporte público.

¿Cuánto puede ganar cada uno? Son dudas que se debaten en cualquier mesa de conversación.  Lo que sí es cierto, es que los usuarios manifiestan que lo práctico, económico; el adecuado estado de los vehículos y la moda, son las ventajas a favor de las APPs.

Taxistas de ‘la vieja guardia’ reportan pérdidas del 48% desde el ‘boom’ del nuevo sistema de transporte.

Valledupar no se escapa del problema.  En diferentes ocasiones se ha conocido que Tránsito Local estima, existe un amplio grupo dedicado a esta labor, entre taxis y carros particulares.  Actualmente existen 2.700 taxis activos en la ciudad.

LAS DIFERENCIAS

Las historias a continuación, bien podrían ser inmortalizada en la frase del escritor y filósofo británico Aldous Huxley:“El progreso tecnológico solo nos ha proporcionado medios más eficientes para ir hacia atrás”.

Desde las 3:15 a.m. comienza la rutina de Gabriel Soto, taxista durante 12 años.  Aun pega el frio de la madrugada cuando se baña y se alista; toma café, se bendice y saca su tesoro: un vehículo color amarillo, tipo spark, adecuado para su contextura delgada, sin llegar a lo flaco, y no tan alto.  Su tesoro de $52.000.000.

No ha necesitado en sus más de 4.140 días de trabajo ayudas.  Alguna vez se afilió a una radio, pero cosas del pasado.   El equipo de DIARIO DEL CESAR dio con él durante la investigación, pieza clave para analizar una perspectiva del antes y después de la llegada masiva de las herramientas tecnológicas al servicio público de Valledupar.

El hombre de 48 años expresaba como hace ocho años en una doble jornada –día y noche- realizaba unas 22 carreras diarias, bajo una tarifa mínima de $5.000: Entre $90 y $105 mil podía ‘embolsillarse’.  No más de $30 mil gastaba en gasolina, dijo.

Según las cuentas, podía ahorrar $320.000 y al mes $1.200.000, rentables al ser dueño de su propio trabajo. Hace cinco años comenzó a voltearse la arepa y las ganancias se fueron en declive: las personas se interesaron  por adquirir su vehículo y el aterrizaje de las aplicaciones tecnológicas agravó el asunto.

“Es una competencia brava, desleal.  Regalan los recorridos, el usuario le pone precio al trabajo.  Además cada día las personas se suman por la facilidad de trabajar y el campo automotor se está extendiendo.  Estamos jodidos”, asegura al doblar el timón evitando un hueco de las calles de Valledupar, otro problema.

Ahora con ‘las uñas’ logra ‘coronar’ 10 servicios durante el día, no gana más de $60.000 e invierte unos $35.000 en gasolina.

OTRA CARA DE LOS TAXISTAS

Experimentados de este servicio se han dedicado en 15 años en recorrer las calles de Valledupar en taxi.  Fue su forma de subsistir.

Algunos recurren a alquilarlos dándole una cuota de incluso $50.000 diarios al verdadero dueño.  Este selecto grupo afirma, son los que más han sentido el apretón de las nuevas estrategias.

Ricardo Camelo tiene jornadas extenuantes, más de 14 horas de trabajo; sale de su casa a las 6:00 a.m y llega entre las 8:00 p.m. todo por los $30.000 diarios de, fuera de los $50 mil al dueño y los $20 mil de combustible (gas vehicular).

Sí ha sentido el bajonazo, pues anteriormente podría llevar a su casa lucros de $120.000, no obstante sigue agradeciendo por llevar comida a sus hijos.

“Sabemos que la situación de Valledupar está dura, complicada; en este gremio aún más,  somos afortunados que estemos trabajando pero no ganando como quisiéramos y deberíamos”, comentó Camelo.

¿EL TRABAJO DE UN INDRIVER, MÁS FÁCIL?

Mauricio Machado tiene 25 años y hace uno y medio decidió convertirse en conductor de InDriver, servicio internacional de transporte público que opera bajo “ofertas en tiempo real”.

Las condiciones específicas del recorrido son determinadas en negociaciones vía mensajes o llamadas, a tiempo real, entre el conductor y pasajeros.  Hay más de 26 millones de usuarios y más de 4 millones de operarios.  Funciona en 24 países.

En Colombia se han registrado más de 200.000 viajes diarios a través de esta aplicación que funciona en 13 ciudades: Barranquilla, Bucaramanga, Cali, Cartagena, Cúcuta, Ibagué, Medellín, Montería, Pereira, Popayán, Sincelejo, Valledupar y Bogotá.

La decisión la tomó al verse asfixiado por la falta de oportunidades de empleo en Valledupar, ciudad que se encuentra en la cuarta posición a nivel nacional por este problema.

Dice que encontró una ‘bendición’ en este negocio.  Es práctico, sostiene.  Sale desde las 8:30 a.m. de su casa y solo trabaja ocho horas: gana cerca de $90.000 diarios e invierte $20.000 de combustible.  Una ganancia libre de $70.000 al ser dueño del vehículo.

DIARIO DEL CESAR tomó con él un servicio por $4.500 la tarifa mínima a ofrecer.  La aceptó.  En el intencionado recorrido, se conoció su postura frente a la llegada del APP a la ciudad, a lo que aseguró se encuentra a la vanguardia de grandes capitales.

“Sabemos que las cerca de 14 empresas de taxis han reportado bajos niveles de ganancias y los entendemos, pero todos queremos trabajar.  No somos culpables y está bajo los parámetros de lo legal porque si no, no estuviéramos vigente.  Sin embargo sí nos persiguen”, comentó el conductor.

TRÁNSITO MUNICIPAL

El secretario de Tránsito Local Víctor Arismendile había manifestado al medio que las nuevas tendencias han entrado para explotar comercialmente el transporte pese a que la reglamentación en el país señale que se trabaja bajo el manto de la ilegalidad.

Hasta el mes de febrero en Valledupar se habían inmovilizado 28 carros prestando el servicio de transporte en vehículos personales; tuvieron sanciones de cinco días de detención del automóvil, una multa por un salario mínimo y la suspensión de la licencia de conducción.

Señaló que los riesgos de acceder a estos servicios es no contar con seguros contra accidentes y  la recopilación dedatos personales: teléfono, dirección y fotografía.

“Todo colgado en la base de datos de una empresa que la gente no conoce (…) para operar en Valledupar deben contar con autorizaciones del Ministerio de Transporte, el Presidente de la República y el Congreso.  Los entes locales solo cumplimos las reglamentaciones que a nivel nacional se expiden”.