Diario del Cesar
Defiende la región

Unas 15 mil personas marcharon por la vida en Barranquilla

352

Líderes sociales, víctimas, representantes de la comunidad LGTB, centrales obreras y personas civiles marcharon este viernes en Barranquilla para pedir para que se acabe con los asesinatos de líderes que se vienen cometiendo en todo el territorio nacional.

Unas cinco mil personas se reunieron en el parque Esthercita Forero, carrera 43 con calle 74, y en el recorrido se unieron otras diez, para completar unos 15 mil asistentes que marcharon por la carrera 44 con 74 hasta llegar a la calle 54, entre carreras 45 y 46, frente a la Plaza de La Paz, donde culminó la marcha después de casi dos horas de recorrido.

Ramiro Ochoa, tiene a siete familiares desaparecidos desde diciembre de 2001, dijo llegó a marchar porque “queremos que se sepa la verdad. Durante estos años hemos denunciado a la Policía, porque ellos fueron los que los sacaron de nuestra casa y los llevaron hasta el municipio de Santa Lucía y allí los degollaron y luego los tiraron al Canal del Dique”.

Manifestó que durante estos años ha sido un calvario, “porque algunas veces hemos sido amenazados y desistimos, pero ahora que el proceso ha sido trasladado a Bogotá, hemos vuelto a insistir para que se conozca la verdad y que sepamos porqué le hicieron esto a nuestros familiares”.

Durante el recorrido hubo varias paradas donde cada uno de los actores que organizaron la marcha en la capital del Atlántico expuso sus argumentos sobre el motivo de la misma, al tiempo que pedían al gobierno nacional que cuidara más a los líderes sociales, al tiempo que solicitaban de los entes de control y de justicia mayor celeridad en el esclarecimiento de los asesinatos y se identificara a los responsables.

Wilson Castañeda de Caribe Afirmativo, manifestó que “hemos salido a las calles, en las principales ciudades del país para mandar un mensaje de que el conflicto también afecta a las personas LGB, que esos niveles de violencia que hemos tenidos posterior a los acuerdos de paz nos están impidiendo ejercitar una ciudadanía plena. No queremos que el proceso del postconflicto nos obligue volver al clóset. Necesitamos una ciudadanía plena y que la paz no nos cueste la vida”.

Las mujeres también se pronunciaron y varias de ellas pidieron del Gobierno que buscara mecanismos para “parar la violencia de género que se viene presentando en el país y que los casos en los fuimos víctimas se llegue hasta el fondo para tener una verdad reparativa y restaurativa. No más muertes a nuestras lideresas, dejen de matarnos, que durante el conflicto hemos sido las que hemos llevado el peso de la guerra y no puede ser que ahora en el postconflicto también sigamos siendo el objeto y objetivo de violencia. Queremos vida, no más guerra y mujeres asesinadas en el país”. Dijo una de las líderes sociales del Atlántico.

La marcha, que tuvo el acompañamiento de la Policía, que hizo vigilancia por tierra y aire, culminó, después de casi dos horas de recorrido, en la Plaza de la Paz con un acto religioso y luego en una rueda de cumbia, con personas bailando al son de un fandango, cumbia o porro.

BARRANQUILLA (Colprensa).