Diario del Cesar
Defiende la región

Valledupar, una promesa en el turismo colombiano

248

Para nadie es un secreto la gran riqueza cultural, ecológica y turística que encierra Valledupar, reconocida a nivel mundial como la cuna de la música vallenata, declarada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), como Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad, a raíz de su rol profundo en la construcción de lazos sociales.

Esa connotación representó una oportunidad para que se promoviera ante el mundo no solo el fortalecimiento del género musical, que de manera histórica ha traspasado fronteras, sino de toda la ciudad, que según expertos ha tenido un auge importante en su economía, cultura y turismo durante los últimos años, tanto así que se ha convertido en uno de los destinos más visitados del país, de acuerdo al registro de diferentes medios regionales y nacionales, y de las mismas autoridades civiles y de la fuerza pública.

En el 2018 el portal de viajes TripAdvisor hizo una selección de las 10 ciudades de Colombia más visitadas por turistas según la calificación que otorgaron los usuarios.  Entre los destinos escogidos están: El Archipiélago de San Andrés y Providencia, Valledupar (Cesar), Santa Marta (Magdalena), Manizales (Caldas), Pereira (Risaralda), Barichara (Santander), Cali (Valle del Cauca), Medellín (Antioquia), Cartagena (Bolívar) y Bogotá (Cundinamarca).

En la capital del Cesar, personas del interior y exterior no paran de llegar, especialmente en temporada de vacaciones. Uno de los sitios con mayor afluencia es La Glorieta Los Juglares, en homenaje a grandes artistas de la música vallenata, como Diomedes Díaz, el Cacique de la Junta; Martín Elías Díaz, ‘El terremoto’; Lorenzo Morales, ‘Moralito’;  Emiliano Zuleta Baquero, ‘El viejo Mile’; Jorge Oñate, ‘El Jilguero de América’ y ‘Ruiseñor del Cesar’; Alfonso ‘Poncho’ Zuleta, ‘El pulmón de oro’; Rafael Escalona, ‘Maestro Escalona’ y Leandro Díaz Duarte.

“Diariamente llegan aquí personas de todas partes.  En un solo día hemos observado hasta seis y siete buses que llegan de tour a visitar esta glorieta, porque quieren conocer las estatuas de Diomedes y de Martín”, manifestó el patrullero de la Policía de Turismo, Orlando Acosta, que hacía turno en el sector desde hace más de una semana.

El DIARIO DEL CESAR en diálogo con varios de los visitantes de esta infraestructura inaugurada en el 2017, en el marco de los 50 años del Festival de la Leyenda Vallenata, encontró que la mayoría provenían de zonas como Antioquia, Llanos Orientales, Norte de Santander, Cundinamarca, Córdoba, entre otros del interior, mientras que del exterior se encontraban en un mismo día venezolanos, argentinos y mexicanos.

Todos ellos llegaban con un solo objetivo: conocer de cerca los monumentos en homenaje a los más grandes del folclor y ahondar en todo el acervo cultural de la región que goza, según ellos, de un clima agradable, con túneles verdes que representan a la ciudad en tema de sostenibilidad ambiental.

Mayra Brand y Dioné Sepúlveda son una pareja de novios que viajaron desde Medellín a Valledupar para conocer de cerca su historia. A ella le interesaba conocer las sabanas del Valle, su geografía y su cultura, y a él el “famoso” río Guatapurí.

“Nos gusta el vallenato y por eso nos pegamos la pasadita a la tumba de Diomedes y Martín Elías, saber de la historia de este lugar y tomarnos la foto en la estatua”, aclaró el paisa Dioné Sepúlveda.

Por su parte, Sandy Abaunza, turista proveniente de Bogotá, aseguró que “realmente habíamos venido y no habíamos tenido esta posibilidad de interactuar con tiempito y realmente llegamos para conocer la historia del vallenato, que llama mucho la atención. Venimos desde Coveñas. Valledupar me parece chévere por clima, por historia, por cultura sobre todo”.

En la lista de los preferidos por los turistas para visitar en Valledupar, además del Balneario Hurtado, un sitio icónico que engalana la riqueza del municipio y el departamento, también se encuentra el Ecoparque Los Besotes, el balneario La Mina, Nabusímake, Manaure, Manaure, Patillal, con su recién inaugurada plaza, La Vega, Atánquez, El Mojao, Río Candela, Chemesquemena,  entre otros.

ECOTURISMO TAMBIÉN

IMPACTA EN LA REGIÓN

El turismo de naturaleza, conocido como un turismo alternativo diferente al tradicional, también hace parte de todo este compendio de actividades de turismo que está impactando a Valledupar y el Cesar, generando un gran impacto económico y un reto para las administraciones, los empresarios y miembros de la comunidad.

Para la asesora de turismo de la Gobernación del Cesar, Liana Castro Ariza, varios de los destinos en esta región hacen parte del ecoturismo como tendencia que busca compatibilizar la industria turística con la ecología.

La asesora Castro Ariza, resaltó que del departamento del Cesar se puede destacar la Sierra Nevada de Santa Marta, la Serranía del Perijá y la Ciénaga de  Zapatosa,  en los cuáles se puede desarrollar el ecoturismo, destacando el senderismo y avistamiento de aves, una actividad que ha implementado Valledupar, a través de la Administración Municipal en los últimos dos años, en los que han llegado de otros países.

Según la Oficina de Turismo Departamental, los municipios de Manaure, Pueblo bello y Becerril son los que han demostrado más interés en fortalecer su oferta en este tipo de turismo. “El departamento del Cesar tiene una gran variedad de flora y fauna y podríamos ser muy fuertes en ecoturismo, pero se tendría  que mejorar la oferta con más posadas turísticas, senderos, señalización y demás aspectos para la comodidad de todos los visitantes”, aseguró.

A nivel local, la coordinadora de la oficina de Turismo de Valledupar, Adela Becerra, manifestó que el ecoturismo está vinculado a un sentido de la ética dado que, más allá del disfrute de los visitantes, intenta promover el bienestar de las comunidades locales y la preservación del medio natural, un ejemplo de esto es la preservación que se viene realizando con el eco parque Los Besotes, el cual cuenta con especies endémicas, es decir que solo se ven en esta parte del mundo. El turismo ecológico también busca incentivar el desarrollo sostenible.

Estos sitios con belleza natural han sido generadores de empleo y emprendimiento por los habitantes de esta zona, como es el caso de Julia de Parodi, madre cabeza de hogar que se ha dedicado hace más de ocho años a ofrecerles a los visitantes del balneario La Vega un espacio para relajarse y disfrutar en familia.

“No hay nada más relajante que un lugar lleno de naturaleza, antes le decíamos río a todo esto, ahora es llamado lugar ecoturístico,  porque le brinda a sus visitantes el perfecto equilibrio entre esparcimiento y relajación”, contó la emprendedora Julia de Parodi.

Este tipo de turismo dependerá, entonces, de las buenas prácticas de las empresas que tomen este modelo, y de que las experiencias ofrecidas en entornos naturales no interfieran en la salud y conservación de los ecosistemas.

Los sitios más representativos

Casa de Beto Murgas

Plaza Alfonso López

Balneario Hurtado

Parque de la Leyenda Vallenata

Nabusímake

Iglesia la Concepción

Parque de las monedas en Patillal