Diario del Cesar
Defiende la región

¡ESTUPOR E INDIGNACIÓN!
Secuestradores mataron e incineraron el cuerpo del ganadero Juan Ustáriz

285

El Instituto de Medicina Legal reveló ayer loso resultados del estudio forense practicados a los restos que hallaron en la camioneta de la víctima.

Distintos estamentos sociales, empresariales y gremiales del Cesar han repudiado el hecho y piden la presencia del Gobierno nacional.

Los distintos estamentos de la sociedad del Cesar, los gremios empresariales, ganaderos y gubernamentales, recibieron anoche con estupor, rabia, indignación y mucho dolor, el resultado forense del Instituto de Medicina legal el cual dictaminó que los resultados calcinados hallados en el interior de la camioneta de propiedad de Juan Felipe Ustáriz González son los del ganadero que había sido secuestrado.

La  zozobra e incertidumbre para la familia de la víctima terminaron de manera trágica frente a la desaparición del ganadero vallenato Juan Felipe Ustáriz González, ocurrida el pasado domingo cuando fue sacado de manera violenta de su finca ubicada en el corregimiento Camperucho, al sur del municipio de Valledupar, el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses confirmó que la persona que apareció sin vida e incinerada al interior de su vehículo es él.

PRUEBAS DE ADN

Tras el hallazgo de los restos, los peritos forenses dijeron que era necesario la realización de una prueba de ADN especializada ya que por el estado de calcinamiento que tenía el cuerpo, no se pudo acudir al reconocimiento decadactilar, facial, ni a los estudios de los registros dentales, dado que el organismo sufrió serios daños por la combustión a la que estuvo expuesto por más de dos horas.

Ustáriz González, abogado y administrador de empresas fue sacado a la fuerza la finca ‘El Valiente’ sobre el medio día del 20 de enero, poco después de que llegara a ese lugar para realizar una jornada de vacunación a los animales de la estancia con el acompañamiento de su veterinario.

LOS HECHOS

Dos sujetos que estaban encapuchados, portaban revólveres y entraron a pie, redujeron a las siete personas que estaban en la estancia en el momento de los hechos, golpearon a dos de ellos y luego lo subieron a su automóvil para darse a la huida.

No obstante, minutos más tarde el automotor fue hallado completamente incinerado entre el corregimiento de Los Venados y Mariangola, con un cuerpo calcinado en su interior.

Información entregada por residentes de esa zona aduce a que luego del plagio se escucharon dos disparos y minutos después, se conoció que el vehículo estaba prendido en llamas a tal punto que inclusive la vegetación del sector terminó afectada por el fuego.

Juan Felipe Ustáriz, llamado cariñosamente ‘Puro’, era padre de dos menores, hijo de Orlando Ustáriz y nieto de Luis Ustáriz, uno de los precursores de la ganadería en el departamento del Cesar. Este caso recuerda el de su tío Oscar Ustáriz, quien fue asesinado hace unos años por un grupo guerrillero cuando se encontraba en su finca ubicada en el corregimiento de Los Venados, precisamente en ese mismo sector.

DOLOR EN LA SOCIEDAD Y GREMIO GANADERO

Los despojos mortales del ganadero fueron entregados anoche por Medicina Legal a sus familiares, quienes compungidos en dolor lo lloran en las instalaciones de la Funeraria Recordar de esta capital y a las 3:30 p. m. en iglesia La Natividad se realizará el sepelio para luego darle cristiana sepultura en el cementerio Jardines de Recordar, ubicado en la vía que lleva a Bosconia.

Allí han sido acompañados por varias personalidades de la ciudad y del Cesar, que acompañándolos en el difícil momento que atraviesan, les han expresado sus mensajes de consuelo y piden a las autoridades celeridad en la investigación.

“Con profunda tristeza recibimos confirmación de Medicina Legal sobre identidad del cuerpo calcinado dentro de una camioneta en zona de Camperucho, se trata del joven ganadero, Juan Felipe Ustáriz González.  Mi más sentido pésame para su esposa, pequeñas hijas y demás familiares”, dijo el senador cesarense Didier Lobo.

‘NECESITAMOS PRESENCIA DEL GOBIERNO NACIONAL

Tras conocerse la trágica noticia que apagó las esperanzas que tenían no solo los familiares y allegados al hoy occiso, sino todo el pueblo vallenato, el presidente Fondo Ganadero del Cesar, Hernán Araújo Castro, se pronunció frente al confirmado asesinato del abogado, exigiendo resultados contundentes de las autoridades.

“Con tristeza, con indignación y total repudio por este hecho, esperamos que las autoridades den con los autores y reciban el castigo que merecen por haber actuado de la manera que lo hicieron, con la sevicia que actuaron para matar a este muchacho. Nosotros solicitamos que se facilite el porte ilegal de armas, eso tiene que resolverlo una instancia de Bogotá, es un decreto presidencial, por eso se le pidió al ministro de Agricultura que se planteara en el consejo de ministros a nivel de palacio, para que nos tengan en cuenta y revisen. El gremio ganadero hace rato viene padeciendo toda clase de atropello, extorsión, secuestro, amenazas, no ve uno que hay una presencia activa de las autoridades en el área rural, es muy buena en la parte urbana pero no en la rural”, dijo.

¿QUÉ HA PASADO CON EL CASO?

En dialogo con el comandante de la Policía del Cesar, coronel Mauricio Pedraza Rocha, sobre el curso que lleva la investigación, este manifestó que “esa investigación la lleva el CTI, no sabía que lo habían identificado; no puedo pronunciarme al respecto porque las pesquisas están a cargo del  CTI, no podemos intervenir en absolutamente nada, ellos son muy reservados con la información”.

Sin embargo, el director del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía General de la Nación, Cesar Correa, aseguró a este medio de comunicación que los investigadores de esa institución están adelantando las pesquisas pertinentes por el caso y que del mismo ya se tienen recaudados elementos probatorios de mucha importancia, de los que no se pueden dar mayores detalles a fin de no torpedear el proceso, pero que  pronto se esclarecerán los móviles del hecho.

RECOMPENSA SIGUE EN PIE

Aunque el alcalde de Valledupar, Augusto Daniel Ramírez Uhía, no hizo ninguna manifestación sobre la noticia que confirmó la muerte del ganadero, el secretario de gobierno municipal, Gonzalo Arzuza Torrado, informó que la administración municipal mantendrá en pie el ofrecimiento de la recompensa de 50 millones de pesos que hicieron las autoridades en pasados días para quien dé información clara, veraz y efectiva acerca de los autores materiales de este hecho, de los determinadores para esclarecer el deceso del ganadero.

“Lamentamos el suceso, estamos esperando que el CTI de prontamente resultados positivos frente a la investigación, y además de eso se descarta de plano el supuesto secuestro por parte del ELN. Es importante que la comunidad sepa que el Ejército y la Policía hacen presencia en las zonas rurales, pero la seguridad es un compromiso de todos”, dijo.

Finalmente extendió una sugerencia a los ganaderos, referente a la contratación del personal que labora para ellos en sus propiedades, aludiendo a informarse con la Fiscalía y la Policía para revisar los antecedentes de esas personas antes de ser vinculadas a sus personales, y con ello evitar que se empleen a individuos con antecedentes y luego puedan presentarse sucesos delictivos.

LAS PETICIONES ANTE MINDEFENSA

A través de un mensaje de Twitter, el Presidente Ejecutivo de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegan, José Félix Lafaurie, dio un mensaje de condolencias a la familia del ganadero y pidió mano firme por parte de las autoridades militares de Colombia. Por lo mismo se reunirá el próximo lunes con el Ministro de Defensa Lorenzo Guillermo Botero Nieto.

“A la angustia por el lamentable secuestro y asesinato del ganadero Juan Felipe Ustáriz se suman las extorsiones, el abigeato y la presión de hombres armados que amenazan la tranquilidad regional. Urge tomar medidas de fondo y Fedegan apoyará a la Policía y las Fuerzas Militares de Colombia. Extendemos nuestras condolencias a sus familiares y a todos los ganaderos de la región”, publicó.