Diario del Cesar
Defiende la región

Carlos: el excombatiente que pasó de los montes al deporte

371

POR:
EDUARDO
MOSCOTE SIERRA

El 26 de septiembre del 2016 marcó un hito en la historia de Colombia: fue la fecha en la que el entonces expresidente Juan Manuel Santos firmó en la ciudad de Cartagena el acuerdo de Paz, entre el Gobierno Nacional y las Farc; dando por ‘terminada’ una guerra de 50 años.

De este pacto inimaginable se desprendió el proceso de desmovilización fase en la que excombatientes, decidieron entregar las armas y adentrarse a un proceso de reincorporación y reintegración de la sociedad.

La Organización de la Naciones Unidad, ONU, ha indicado que más de 8.112 armas han sido entregadas por guerrilleros al igual que cerca de 1.3 millones de cartuchos.

Serían 795 armas, 293.803 municiones de diferentes calibres de armas ligeras, 22.077 kilogramos de explosivos diversos, 25.216 metros de cordón detonante y mecha lenta. 3.957 granadas, de mano y de 40 mm, 1.846 minas antipersonal, 27.282 iniciadores-estopines, 1.130 municiones de mortero, entrelos que se identifican de 81 mm, 60 mm y cohetes.

Las anteriores municiones fueron recibidas por los cerca de 54.317 movilizados que se registran, de los cuales un número hace parte del Cesar.  Según elúltimo registro histórico del Estado 3.021.

Este sería la reseña histórica de desmovilizados en el departamento cesarense: 2001 (0), 2002 (0), 2003 (29), 2004 (106), 2005 (193), 2006 (2.514), 2007 (44), 2008 (42), 2009 (41), 2010 (14), 2011 (16), 2012 (20), 2013 (29), 2014 (23), 2015 (11), 2016 (14), 2017 (10), 2018 (8) y 2019 (3).

Aunque solo han transcurrido dos años desde los acuerdos, excombatientes han logrado nacer de nuevo en una sociedad más tranquila, o así lo expresan.  Eldeporte ha servido como fuente canalizadora de este proceso social.

En los rincones de Valledupar se logran hallar historias enmarcadas en este tema: es el caso de un joven vallenato de 31 años, quien duró cinco de ellos enlos montes.

¿El motivo?  Buscar a su hermano quien habría sido asesinado por las Farc; quiso tomar venganza y con tan solo 25 años terminó sumergido en lo quecalifica “una pesadilla”.

Ahora, mientras se dedica a entrenar jóvenes en su escuela de fútbol (que por motivos de seguridad, al igual que se nombre) no se mencionarán; quiere solventar algunos errores que el monte, como ley, le obligó a cumplir para garantizar su vida.

“Aunque yo sé que por más que trate, por más que quiere arreglar todo el daño que causé será difícil y una tarea interminable, pero hacerlo y mantenerme en eso será mi aporte a esta sociedad que me volvió a abrir los brazos, aunque algunos no sepan mi pasado”, comentó el protagonista, a quien llamaremosCarlos.

Ahora su mayor miedo es su identidad, asegura que al estar muy saturada por algunos medios de comunicación ha recibido señalamientos, agresiones verbales y rechazos por parte de terceras personas; esa experiencia lo ha llevado en lo posible ni mencionar como se llama.

Mientras veía  los jóvenes entre los ocho y trece años practicar, y desde una distancia corrigiendo algunos movimientos del entrenamiento, explicaba comoel deporte ha sido una pieza fundamental en su reincorporación.

“Es un grano de arena para sembrar en la juventud, ha sido difícil porque como excombatientes, son pocas las ayudas que recibimos o al menos en mi caso: las que llegan sirven, pero no son suficientes”.

Este tema lo ha llevado a competir en escenarios como el campeonato Pony Fútbol, Comfacesar y Club Loperena, tablas que hace un par de años eran inalcanzables para Carlos.

Reveló que ha contado con beneficios por parte de Cancillería y Gobierno Central, quienes destinan$2 millones para su escuela, que también trata de mantener de pies con recursos dados por padres de familias.

CRITERIOS PSICOLÓGICOS Y SOCIALES

Katherine Roca, psicóloga, alberga una amplia experiencia en trabajos vinculados con procesos de reincorporación.  Para ella el deporte fomenta en losciudadanos dinámicas sociales que coadyuvan al proceso humanitario.

Con eso, dicen se logra reunir excombatientes, población civil e incluso víctimas en un mismo campo sin generar afectaciones adversas.

La importancia para Roca, radica en la construcción de procesos de paz en las relaciones generales: “así podemos trabajar sobre los valores principalmente afectados: el amor, el respeto, la familia”. Con la recuperación de estos, se construirán ganancias sobre el tejido afectado.

Solma Beatriz Rodríguez trabajadora social, manifiesta que las actividades físicas subsanan las necesidades sociales de la población víctima y victimaria. Les ocupa la mente, distrae y suprime algunos pensamientos negativos.

“No se va a olvidar, es superar y ayudar a vincularlos con actividades socialmente culturales para que comiencen a darse cuenta de otras habilidades quemantienen ocultas”.

ENTIDADES QUE TRABAJAN SOBRE LA REINCORPORACIÓN

La coordinadora de la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) en el Cesar, Angélica Agámez Solano, dice que el deporte es una herramienta “poderosa” para trabajar dentro de los procesos de reintegración.

“Se han adelantado iniciativas comunitarias alrededor del fútbol y otros deportes, para la prevención de reclutamiento”, señaló la funcionaria.

Quienes se adentren al proceso de reincorporación deberán cumplir con 80 horas de servicio social.  Hasta el momento 288 excombatientes se encuentran en rutas de la reintegración y 1.276 han terminado este proceso.