Diario del Cesar
Defiende la región

 De la luna a Colombia: las pisadas del astronauta Neil Armstrong por el país

524

Por Daniela Miranda

BOGOTÁ (Colprensa). Se cumplen cinco décadas desde que el hombre puso un pie en la Luna, aquella hazaña histórica encabezada por el astronauta estadounidense Neil Armstrong que marcaría un antes y un después en la carrera lunar marcada por la ‘guerra fría’. Para ese entonces, en 1969, Armstrong, junto a su equipo, ya volaba en el cohete Saturno V a la espera de aterrizar y descender en la luna el 20 de julio. Pero antes de llegar a ello, distintas anécdotas marcarían la previa del viaje y, en varias de ellas, Colombia estuvo presente.

“CHOCÓ HILTON”

Una vieja foto, incluso con pérdida de color, fue la que prueba de la presencia de un Armstrong de 33 años en Colombia, seis años antes de embarcarse en la misión de Apollo 11. En la instantánea se le ve posando junto a su colega astronauta John Glenn, durante el “entrenamiento extremo” que lo trajo a Colombia, más precisamente a las selvas del Darién en los límites de Chocó con Panamá.

La dieta para esos días, según cuenta el comunicador y divulgador científico del Planetario de Bogotá, Germán Puertas, consistía en comer serpientes y beber agua de las plantas mientras que en la noche el punto era observar la Luna. Era 1963 y unos años más tarde, algunos de esos hombres ya no la mirarían desde la distancia, sino que caminarían sobre ella.

“Se supo, mucho tiempo después que la primera visita de Neil Armstrong a Colombia sería para un entrenamiento militar en 1963 en las selvas del Darién en Chocó. La fotografía fue revelada a poco tiempo de que se hizo el viaje de la Luna y se observa que lo acompaña un machete terciado”, recordó Puertas.

La decisión de entrenar en las selvas del Darién se dio por cercanía política entre Colombia y Panamá, por las ventajas geográficas para entrenar allí a los astronautas y por la relativa cercanía con Estados Unidos.

La NASA, con asesoría de la CIA, escogió la selva para instalar un campamento secreto en el que los astronautas candidatos a ser los primeros en llegar a la Luna pudieran entrenarse en condiciones climáticas extremas.

“Chocó Hilton” fue el nombre que le darían estos astronautas al lugar lluvioso, con calor y humedad, que los acogió en sus primeros ‘pinos’ para el alunizaje.

TURISTEANDO

De su paso por Chocó habló Armstrong la primera vez que estuvo en Colombia de manera oficial, pero que en realidad era su segunda vista al país. Para esa ocasión la ciudad de Bogotá fue la que lo acogió en compañía del astronauta Richard Gordon (Apollo 12) para el año de 1966.

“Acompañados de sus esposas en una gira promocional, Armstrong y Gordon visitaron una escuela en Ciudad Kennedy, el Museo del Oro y otros lugares, y dejaron una corona de laurel en la Plaza de Bolívar en la estatua del Libertador”, narró Germán Puertas.

Pero más allá de la visita de turista a la capital, Armstrong y Gordon asistieron el domingo 9 de octubre al partido de Santa Fe VS América, un clásico que desde ese tiempo y hasta ahora se juega en el estadio El Campín y en donde dieron la vuelta olímpica y además hicieron el saque de honor.

“La escala hizo parte de una gira promocional del programa espacial norteamericano, que buscaba mostrar el liderazgo mundial en una época neurálgica de la guerra fría en la que Rusia competía por llegar primero a la Luna”, contó Puertas. Para ese entonces, apenas unas 150 personas los recibieron en Bogotá, encabezadas por el mandatario local de la época, Virgilio Barco, el presidente de Colombia Carlos Lleras Restrepo y estudiantes del colegio Nueva Granada y la banda de la Policía Nacional.

DE LA LUNA A COLOMBIA

Un desfile por la mítica Carrera Séptima de la capital de la República y regalos como una bandera y rocas lunares, fueron los resultados de la tercera visita de Neil Armstrong a Colombia, esta vez tras ser comandante de la histórica misión Apollo 11, que lo llevó a ser el primer hombre en poner un pie en la superficie lunar.

Aplausos, caravana y gritos fueron la bienvenida a Armstrong el 1 de octubre de 1969, justamente dos meses después de la hazaña, como pasajero del avión presidencial de los Estados Unidos, proveniente de México, en los que también llegaron sus compañeros de misión: Michael Collins y Edwin ‘Buzz’ Aldrin.

“La bienvenida fue apoteósica. Entre otros eventos, dieron una rueda de prensa en el Centro Cultural Colombo Americano donde exhibieron una roca lunar del tamaño de una bola de golf. Al día siguiente en la escalera del avión, Armstrong dijo en español: “Adiós amigos colombianos. Jamás olvidare este país y esta ciudad”. En esa vista hicieron la donación de unos fragmentos de rocas de la Luna que se encuentran en el Planetario de Bogotá”, narró Germán Puertas.

Finalmente, aquellos hombres que son recordados cinco décadas después fueron recibidos por el alcalde de Bogotá Emilio Urrea y su esposa Bertha Fajardo, quienes también les entregaron las llaves de la ciudad, junto con el embajador estadounidense, Jack Hood Vanghn.