Diario del Cesar
Defiende la región

Vocalista de La Tropa de Iván Zuleta fue agredido con botella

491

Por
William
Rosado
Rincones

Las agresiones a los artistas por parte de algunos desadaptados que se mimetizan en los espectáculos públicos no son algo nuevo, en referencia a lo que recientemente le pasó a la agrupación de Iván Zuleta en la población de Bohórquez, Atlántico, en donde uno de sus vocalistas resultó herido en la cabeza por un botellazo. Siempre se ha tenido conocimiento de acciones similares a muchos de los músicos vallenatos.

Algunos de los famosos dichos y expresiones que se volvieron populares en boca de Diomedes Díaz, se originaron de reclamos o agresiones de algunos asistentes que exigían más entrega del vocalista vallenato o por sus repetitivas llegadas tarde a los espectáculos.

La expresión: “No me sulfure señor, no, que yo vine fue a cantar. Usted no me va a mandar a mí a cantar, no señor, no señor. Yo aquí me voy, vengo a complacer este pueblo…. vine con mucho gusto y aquí me voy a las cuatro de la mañana a las cinco, cantando. Pero usted no sea tan sapo, tan lambón: ¡marica!”, surge de unos de esos atosigamientos.

Esta salida de ‘El Cacique’, se hizo tan popular que hasta fue comercializada en varios discos de casetas o en vivo e incluso, propició un encuentro posterior con el personaje de la historia, quien entre otras cosas, se hizo famoso con la situación.

En otra ocasión, otro asistente trató de sabotearlo con la luz de un aparato de rayo láser, lo que incomodó al artista en la tarima quien paró el grupo y expresó: “Al señor que tiene la mira laser: que deje tanta maricá’, que deje estarme apuntando. A cada ratico la maricadita roja, con la puntica roja aquí, muy bello. ¡No sea tan marica!”.

A Martín Elías en una oportunidad en Barrancas, La Guajira, le lanzaron una silla que gracias a sus reflejos pudo esquivarla, de lo contrario le hubiera producido lesiones graves, ante el brutal ataque el artista reaccionó con palabras de grueso calibre contra el atacante quien fue sacado por autoridades ante el rechazo de los demás asistentes.

Son muchos los casos en los que se han atacado a músicos vallenatos por diversas circunstancias que van desde llegadas tarde, o porque hablan mucho en tarima o simplemente no les gusta el repertorio, en ciertos momentos porque no les permiten subir a saludarlos o los bajan de las tarimas, para eso ya la mayoría de artistas no solo cuentan con la vigilancia oficial, sino que, ellos contratan su logística para su protección, pero aún siguen siendo vulnerables al lanzamiento de objetos contundentes como le pasó recientemente al vocalista de Iván Zuleta, Mayo Castro.

El hecho ocurrió en medio de la celebración del 16 de Julio, día de la Virgen del Carmen, en corregimiento de Bohórquez, Atlántico, cuando a uno de los cantantes de ‘La Tropa de Iván Zuleta’, le pegaron un botellazo que le ocasionó una herida en la cabeza y lo dejó casi inconsciente durante largo rato.

Iván reaccionó, cerró su acordeón y amenazó con bajarse ante la negativa del resto del público que lo animó a seguir adelante. Luego de una reprimenda al público y a las autoridades de pueblo, el acordeonero enfatizó que los artistas merecen otro trato, pues ellos lo que tratan es de llevarles alegría, no para que los lesionen.

Al final el vocalista Castro, se recuperó y siguió la tanda en medio de los aplausos de los que estaban en la fiesta y sacaron al agresor del cantante del hijo de Fabio Zuleta y su tropa. Pero se conoció que debió ser tratado a su llegada a Valledupar ante el dolor de cabeza que le perduraba en donde está siendo sometido a exámenes para descartar lesiones graves.