Diario del Cesar
Defiende la región

Adultos mayores encabezan estadísticas de los suicidios

362

POR:
NINOSKA
REYES URDANETA

Una cifra atípica maneja la Secretaría de Salud Local a través de la Dimensión de Convivencia Social y Salud Mental con relación a los suicidios. En lo que va de año ocho personas, en su mayoría hombres, se suicidaron en el municipio de Valledupar con edades comprendidas entre 45 y 59 años, medición que representa un bajo porcentaje en comparación a los 35 casos que se presentaron durante el segundo semestre del año pasado.

Las cifras fueron reveladas por Juan Carlos Bermúdez, jefe de la Dimensión de Convivencia Social y Salud Mental durante un taller desarrollado en la Secretaría de Salud de Valledupar sobre el manejo del tema del suicidio por los profesionales de los medios de comunicación. Bermúdez estuvo acompañado por las psicólogas Soraida Roca y Nora Santos.

De acuerdo a las estadísticas manejadas en el municipio, entre el 1 de enero y el 30 de junio, en los corregimientos y zona urbana, se presentaron 8 casos de suicidio (7 hombres y 1 mujer), todos con edades superiores a los 50 años.

Manifestó    Bermúdez que esto es un comportamiento atípico, pues siempre han sido las mujeres las que encabezan las estadísticas por su condición de fragilidad ante las situaciones adversas. En esta oportunidad, el 87,5% fueron víctimas de sexo masculino y 12,5% femenino.

Con respecto a las edades, cinco casos fueron personas entre 45 y 59 años, dos de 60 años y un menor de 15; siendo el ahorcamiento el principal mecanismo utilizado, seguido del arma de fuego y quemadura.

Estas características corresponden al hecho consumado como tal, ya que en los intentos de autoeliminación el mecanismo de intoxicación lidera la lista con 123 casos, seguidos de 14 por ahorcamiento y 1 por inmolación, detalló el jefe de la Dimensión de Convivencia Social y Salud Mental.

En relación a la ocupación, la baja escolaridad es un factor de riesgo. 25% de los suicidas se dedicaban a trabajos varios, mientras que el resto eran conductor, pensionado, agricultor, estudiante, rentista de capital y visitador médico. Cinco de los casos son solteros y la depresión se presentó como uno delos principales factores asociados a la determinación de quitarse la vida.

Las enfermedades mentales no son un estigma y dar afecto es un factor protector que ayuda a las personas cuando atraviesan una situación difícil en su vida, dijo Bermúdez.

NECESARIO ATENDER AL ADULTO MAYOR

En este registro del 2019, la depresión ocupa el 50% de los casos y esta patología está afectando mayormente a las personas mayores de 50 años. Un joven no busca agredirse cuando en su entorno familiar hay afecto, y si lo hace hay sospechas de violencia entre sus seres queridos.

En el caso de los adultos mayores, muchos familiares están cometiendo el error de dejarlos solos. A veces el celular, la televisión o cualquier otro aparato tecnológico daña la capacidad de afecto para estas personas por parte de los familiares directos, conllevándolos a la depresión y soledad como principal motivo para acudir a la autoeliminación, dijo por su parte Soraida Roca, psicóloga de la Dimensión de Convivencia Social y Salud Mental de la Secretaría de Salud.

Explicó que es un ciclo vital donde las personas sufren un deterioro de sus capacidades físicas, cognitivas y resolutivas  ente un medio ambiente que hoy día es muy cambiante. “Es hora de la inclusión para los adultos mayores, ellos deben formar parte del proceso activo en la sociedad y las estadísticas así lo están demostrando”, dijo la profesional.

MUCHOS RIESGOS

A juicio de Juan Carlos Bermúdez, hoy en día en Valledupar existen riesgos psicosociales que no se tenían diez años atrás. Hay indicadores de pobreza, desempleo, falta de oportunidades que conllevan a las personas a recurrir a la autoeliminación. Pero también es cierto, que hay mayor educación en materia de prevención y eso se traduce en rutas y denuncias. “Antes convivíamos con los abusos sexuales, violencia y el uso de droga dentro del núcleo familiar y el silencio era la principal característica. Hoy en día se denuncia y la gente está más educada”.

El tema de salud mental es complejo a nivel mundial.  Existen depresiones, adicciones y obsesiones, es decir, hay muchas conductas compulsivas y de ansiedad que encienden las alarmas de las autoridades de salud.

La autolesión fatal no se explica por una sola causa, es un conjunto de variables  que interactúan y solamente la valida la persona que lo conoce. La complejidad de la variable, la mide sola la víctima.

Bermúdez afirmó que siempre existe algún grado de depresión en las personas que se quitan la vida, para tomar la decisión siempre hay poca motivación, pérdida del deseo de vivir y de no hacer las cosas que anteriormente le interesaban.

La depresión es como un motor. Es la impregnación del ánimo en la conducta, todo lo que se hace se logra con la afectividad, “no somos máquinas, somos seres sensibles. La persona que se quita la vida lleva un deterioro progresivo en su calidad de vida”, dijo.

RUTAS DE ATENCIÓN

Por su parte, Elba Ustariz Martínez, secretaria de Salud Local, manifestó que en el municipio existen los centros de escucha para las personas que caen en proceso depresivo y buscan acabar con su vida.

“Nuestra razón de ser es la promoción y la prevención. Por tal motivo, en Valledupar están disponibles los centros de escucha de La Nevada, San Martín y 450 años, a través de los cuales se activan la rutas de atención una vez recibida la inquietud de la persona”, dijo.

De inmediato se le aporta la atención inicial a través de la EPS y se le hace seguimiento al tratamiento terapéutico como parte de la estrategia Supre, que va dirigida a la educación en prevención de la conducta de autoeliminación.