Diario del Cesar
Defiende la región

Comerciantes se suman al pedido de portar armas

241

Y ahora son los comerciantes quienes se sumaron al clamor de los ganaderos del Cesar que pidieron al gobierno nacional se les autorice portar armas de fuego. ´Es que la misma necesidad, el desespero y la angustia de tanta inseguridad nos lleva a ese pedido´, dijo Billy Giovanny Sánchez, líder de los comerciantes.

La propuesta de los ganaderos que causó revuelo en el Cesar y todo el país se produce luego que un ganadero fuera secuestrado y es hora en que se desconoce su paradero.

´A los comerciantes nos roba, nos extorsionan, los atracan, la delincuencia nos acecha y estamos a la merced de los criminales, por lo tanto es justo que se nos autorice portar armas para defendernos en un determinado momento, es necesario para la defensa personal, y de nuestros negocios´, comentó otro comerciante a título de anonimato.

Billy Giovanny Sánchez, líder de los comerciantes, aseguró de otro lado que “me han intentado  atracar dos veces y a mi familia también, hay que entender que la Policía hace su trabajo, pero no hay suficiente pie de fuerza, el delincuente consigue una arma más fácilmente que uno como buen ciudadano, como la situación del país es inseguro, entonces no queda de otra que armarse”.

OPINIÓN DIVIDIDA

De otro lado, ayer conocimos la opinión de los senadores José Alfredo Gnecco por el Partido de la U, quien se mostró a favor de la propuesta del sector ganadero y Antonio Sanguino, del Partido Verde, quien rechazó tajantemente la propuesta.

“La industria militar es la encargada de vender y comercializar esas armas una vez las personas las adquieren de buena manera y ellos revisan que cumplen con los requisitos, por qué prohibir ese porte de armas, es una restricción del Gobierno anterior, se mantiene ahora, y nosotros lo que hemos pedido que hay un sector de la población, el caso de los ganaderos, los ganaderos que están en el campo expuesto, es que deben portar sus armas porque son debidamente conseguidas, legalizadas ”, dijo Gnecco.

Agregó que “nosotros le pedimos al señor Presidente de la República que revise este tema, eso no es de ley, es un decreto presidencial, hay que manejarlo con Palacio de Nariño”.

En contraste, el senador Sanguino, rechazó la propuesta: “es una solicitud que parece olvidar el nefasto antecedente y la sangrienta herencia de los grupos paramilitares en el caribe colombiano y en el departamento de Cesar, así como en muchas regiones de Colombia. F enómeno paramilitar que precisamente se derivó de una estrategia de distribución de armas entre civiles y de creación de cuerpos civiles de seguridad”.

Para el senador del Partido verde, lo mejor es que “la seguridad, pública y ciudadana esté estrictamente en manos de la fuerza pública.  Que prime el criterio del monopolio de la fuerza en manos del Estado”.