Diario del Cesar
Defiende la región

Acusaron a asesino de adolescente asesinada en Tierra Prometida

332

En una audiencia que se celebró en el Palacio de Justicia de Valledupar, la Fiscalía 7 Seccional adscrita a la unidad de vida formuló acusación contra del presunto asesino de la menor de 17 años Amadis Esther Bedoya Herrera, ultimada el pasado 28 de febrero al interior de la casa en la que residía, en la invasión Tierra Prometida.

Se trata de Federico Florián Alvarado, quien fue presentado ante el Juzgado Tercero Penal del Circuito con Funciones de Conocimiento de Valledupar para enfrentar los señalamientos que se hicieron en su contra por el delito de feminicidio agravado, del que se ha declarado inocente.

Lo anterior derivó de entrevistas realizadas por investigadores del CTI, quienes al realizar las pesquisas del caso recaudaron algunas declaraciones que señalaban al antes mencionado como el autor del crimen de la menor, quien fue hallada sin vida, debajo de una cama en la mañana de 1 de marzo del 2019.

“(El 28 de febrero) la joven fue llamada por Florián y este la llevó al inmueble donde tras sostener una discusión motivada por los celos, con un cuchillo le da varias puñaladas contra su humanidad, causándole la muerte. Luego, entre las 8:30 p. m. y las 9 p. m., este llama por teléfono a su hermana y le dice angustiado ‘manita, maté a Amadis’. Le contó que comenzaron a discutir, que ella había agarrado el cuchillo para cortarse y él se lo quitó; y fue cuando ella le dijo que lo iba a dejar, que estaba con otro hombre y la mató de varias puñaladas. Que luego la metió debajo de la cama y que llamara a su mamá para contarle, que la casa estaba cerrado con candado pero Amadis estaba muerta debajo de la cama”, dijo la Fiscalía en su acusación.

Sobre lo dicho por la fraterna del sindicado, también mencionó que en la misma llamada, este le afirmó que se iba para Barranquilla porque se iba a matar allá y ella comenzó a llorar. Luego le informó a su familia sobre lo ocurrido y de inmediato iniciaron la búsqueda de la fémina, a la que encontraron horas después sin vida.

“De acuerdo a las entrevistas, Federico Florián y la víctima llevaban aproximadamente dos años y medio de convivencia, donde eran reiterados los estadios de violencia física y verbal, y amenazas contra la vida de ella si lo dejaba, razón por la que la joven se había ido días antes a donde una amiga porque no quería seguir viviendo con él. Era una persona agresiva, tomaba mucho y ella era la que trabajaba”, resaltó el ente investigador.

Tras escuchar la tesis acusatoria, el juez citó a las partes a las 8:20 a. m. del próximo 12 de agosto, a fin de realizar la audiencia preparatoria en la que tanto la Fiscalía como la defensa deberán mostrar cuales serán los elementos de prueba que usaran durante el debate de juicio oral.

El crimen

En la mañana del 1 de marzo del 2019 y tras intentos infructuosos de comunicación, familiares de la joven oriunda de Santa Marta que vivía en la manzana 11 casa 28 del sector en mención, llegaron al inmueble que encontraron cerrado con un candado y con ayuda la Policía lograron entrar para buscarla.

Aunque no vieron a nadie a primera vista, siguieron buscando por la pequeña residencia, preocupados por no saber de ella, hasta que atraídos por el olor fétido que emanaba bajo la cama, descubrieron que allí yacía su cuerpo inerte, con varias heridas de con arma blanca en el cuello y abdomen que aparentemente le fueron asestadas por su marido.

“Ellos convivieron por tres años y antes de que él la matara, tenía 10 días de haberse separado de ese man y como no pudo soportar que lo hubiera dejado, el desgraciado me la mató a cuchillazos y a martillazos, como lo haría un cobarde. A las autoridades les pido por lo menos que nos den justicia, porque esa man no me mató a un animal sino a mi niña; luego se va y se hace hasta pasar por loco, que es lo que más rabia me da. Como pareja ellos paraban peleando, y tanto que les decía que trataran de sobrellevarlo, pero él nunca lo hizo, la celaba hasta conmigo que era su papá”, dijo el padre de la menor, Gustavo Bedoya.

Moradores de esa zona manifestaron para la época del crimen que la última vez que vieron con vida a la joven fue a las 11 a. m. del jueves 28 de febrero, mientras que a Florián Alvarado abandonó su casa a las 3 p. m. de ese mismo día. Aparentemente, sobre el medio día se escucharon gritos de auxilio de la adolescente.