Diario del Cesar
Defiende la región

Esposa de uno de los asesinos, denuncia amenazas de muerte

156

Temiendo por su vida y la de sus familiares permanece Hilda Luz Viloria Pérez, esposa Jackson Cano, uno de los implicados en el crimen de Juan Felipe ‘Puro’ Ustáriz, ganadero asesinado el pasado 20 de enero en los alrededores de su finca ubicada en zona rural del municipio de Valledupar, tras recibir recientemente amenazas en su contra.

“Según ellos, yo lo entregué (a las autoridades). Tengo miedo de que me vayan a hacer algo, no sé cómo se les ocurre que yo pueda hacer eso, después de 17 años de estar con él. Nunca le dije nada a la Fiscalía, pero ellos dudan de eso porque en el periódico salió que la mujer fue quien lo delató, pero en realidad eso lo hizo una muchacha con la que él vacilaba en la finca. Yo no tenía conocimiento de lo que estaba pasando en la finca, porque tuve un accidente en diciembre y hasta marzo estuve en cuestiones médicas. A cada rato me llevaban a la Fiscalía (a declarar) pero no sé nada”, dijo a este medio de comunicación la mujer del jornalero.

De acuerdo a lo manifestado por la Fiscalía 9 Seccional adscrita a la unidad de vida, a cargo de las investigaciones preliminares del asesinato de ‘Puro’, Cano Surmay de 40 años, quien desde hacía cinco años laboraba en la finca Filadelfia, de propiedad de la familia Ustáriz, ubicada en la vereda Camperucho, jurisdicción del corregimiento Los Venados, de Valledupar, también fue quien entregó el arma de fuego a Ladimir Antonio Luna Cano, de 29 años, quien le propinó los dos mortales disparos en la cabeza al ganadero.

‘LO OBLIGARON A ALLANARSE’

“Ese día estaba con la hija mía metida en el kiosco y solo vi pasar la camioneta metida, que si alguien se le atravesaba seguro lo mataba, pero ni siquiera observé quien iba adentro. No supe lo que pasó porque para esos días estábamos de pelea; él estaba de un lado de la finca y yo del otro (…) Él se allanó a los cargos pero la última vez que hablé con él me contó que lo hizo porque lo tenían amenazado. Que su primo Ladimir y el chofer Óscar Pupo, le dijeron que si no lo hacía, le hacían algo a sus hijos”, aseguró la mujer.

Tanto Cano Surmay como su primo, y Óscar Antonio Pupo Martínez, conductor de los Ustáriz durante los últimos 10 años, permanecen presos en ‘La Tramacúa’, a la espera de conocer la condena que les impondrá un juez de conocimiento por el crimen en cuestión, del cual aceptaron las responsabilidades que les atribuyó la Fiscalía: al primero como interviniente, al segundo como autor material y al último, como determinador.

“Me voy a acercar a la Fiscalía a poner la denuncia porque tengo miedo de lo que me puedan hacer a mi o a mis hijos, sin yo tener problemas. Me siento con mi conciencia tranquila de que no he dicho nada de lo que ellos aseguran, ni recibí los 20 millones que supuestamente me dieron las autoridades para culparlo. Si fuera así, no estaría pasando trabajo con mis hijos, pidiendo y pagando arriendo. A veces quisiera irme con ellos para mi tierra pero ellos dicen que no, porque queremos apoyarlo hasta lo último porque solo Dios sabe que fue lo que pasó, porque creo en su inocencia”, acotó la fémina.

LE ATRIBUYEN OTRO HOMICIDIO

Sobre Jackson Cano cabe resaltar que la semana pasada fue llamado a audiencia de formulación de acusación por el proceso que se sigue en su contra, donde figura como único sospechoso del crimen de César Armando Mejía Crespo, de 35 años, quien también era trabajador del ‘Puro’ y fue asesinado el 1 de octubre del año pasado en el corregimiento Los Venados, jurisdicción de Valledupar.

Sin embargo, la diligencia que se haría ante el Juzgado Segundo penal del Circuito con Funciones de Conocimiento, no se efectuó por incomparecencia de su abogado defensor. Así las cosas, esta fue citada nuevamente para las 9:15 a. m. del próximo 2 de agosto. Frente a este caso, el jornalero se ha declarado inocente.