Diario del Cesar
Defiende la región

Luis Alexander Díaz: puños dorados forjados en Becerril

468

Por:
José Alejandro
Martínez Vega

Con el cansancio aún en el cuerpo producto de la batalla campal que acababa de ganar en el ring del coliseo de Gaira de Santa Marta, Luis Alexander Díaz Montes resumió su victoria en una frase: “Terminé muerto, cansaísimo, pero terminé dando trompá”.

Así, a pura trompá, se coronó campeón nacional de boxeo la noche del lunes al derrotar en un duro combate al pugilista Alexander Brito de Arauca.

A pesar de lo disputado y cerrado que fue la contienda por el peso de los 56 kilogramos, los jueces dieron ganador a Díaz por 4-1 en una decisión dividida, aunque amplia a favor del cesarense.

Esa medalla dorada que hoy cuelga orgulloso en el pecho es el premio a la disciplina dentro y fuera del ring, pero sobre todo, a la obediencia.  “Es un boxeador muy obediente, tanto en el ring como en el entrenamiento, un pugilista muy técnico y táctico, pero sobre todo, obediente”, afirmó Víctor Díaz, entrenador departamental y tío de Luis Alexander.

PUÑOS FORJADOS EN BECERRIL

En su momento de gloria, el pugilista no olvidó a todas esas personas que lo ayudaron a forjar ese título nacional que le abre las puertas a un futuro promisorio en el deporte.

Primero, su padre, Alexander Díaz, un exboxeador aficionado al que los golpes le causaron heridas que lo obligaron a retirarse de la disciplina de las ‘narices chatas’.  “Toda la familia mía fue boxeadora, pero se han retirado con el tiempo”, aseguró el becerrilero de 17 años.

Fue precisamente el mayor de los Díaz quien lo puso en manos de Víctor Díaz Oyola, su tío, para que puliera sus puños que a los 6 años ya mostraban poder.

Pero fue a los 10 cuando este joven descubrió que la cosa iba en serio.  “Ahí empezó mi responsabilidad del boxeo, me propuse a entrenar firme y darla toda”, dice con seguridad el nuevo campeón juvenil de Colombia.

Incluso, consiguió el apoyo de su progenitora, quien le patrocinó su sueño de ser boxeador.  “Ella me apoya mucho, así no esté conmigo me da mucho apoyo, me da ánimo, me llama y me motiva”, afirma.

Todas esas personas importantes en su proceso pasaron por su mente al momento de ocupar el primer lugar en el podio en el escenario de Santa Marta.

EL CAMINO DEL ORO

Para levantar las manos en la pelea final, a Díaz le tocó un camino fuerte y más espinoso que el de su rival.

Comenzó derrotando a Jesús Álzate, del Atlántico .Un día después, venció por decisión unánime, a Daniel Anaya de Santander.

En la semifinal, sacó del camino al local Deimer Guerra, antes del combate por el título. “En el primer round, totalmente relajado, pegando, moviéndome; en el segundo, estaba un poco cansado, corría, pegaba, me paraba y también abrazaba.  El último, fue duro, pero terminé tirando trompá”, destacó el estudiante de décimo del colegio Trujillo de Becerril.

CESAR TAMBIÉN SUMÓ BRONCE

Además del oro de Díaz, el pegador Álvaro Muñoz Barreto, aseguró bronce en la categoría 52 kilogramos.

Los cuatro representantes del Cesar en este certamen llegaron de Becerril, municipio del centro del Departamento.

“Significa mucho este resultado porque tuvimos problemas con muchachos que se fueron, pero no nos sentamos a llorar y empezamos a trabajar de cero”, explicó Ramiro Gutiérrez Duica, presidente de la Liga de este deporte.

El torneo reunió boxeadores de 18ligas del país y fue avalado por la federación Colombiana de Boxeo.