Diario del Cesar
Defiende la región

Avanza juicio contra Ana Iris Bastita acusada de asesinar a su esposo

293

En el Juzgado Segundo Penal del Circuito con Funciones de Conocimiento se adelantó ayer en la mañana, la audiencia de juicio oral contra de Ana Iris Batista Arrieta, quien es señalada como la autora intelectual de la muerte de su esposo, Julio Eliecer Gámez Bracho, ocurrido en agosto de 2010.

La diligencia judicial se llevó a cabo con tres testigos periciales de la Fiscalía. Entre los testimonios que fueron escuchados por el tribunal estuvieron los policías judiciales Carlos Guevara y Medardo Francisco Escorcia, quienes hicieron parte del personal que practicó la inspección técnica al cadáver de la víctima, y el Director Seccional de Medicina Legal, Carlos Murillo, quien le practicó la necropsia.

Precisamente este último manifestó que por las condiciones en que fue llevado el cuerpo ante la entidad, se pudo establecer que el disparo que recibió en el hombro también tuvo ingreso hacia el cuello, provocándole serios daños a nivel craneal y encefálico, que condujeron a la muerte del sargento, quien recibió dos balazos desde una considerable distancia, por el lado izquierdo de su cuerpo.

Cabe recordar que en la diligencia pasada, los autores materiales del homicidio Deiner Antonio Zúñiga Cobo, alias ‘Kevin’, y Elías Mandón Chogo, alias ‘Elías’, también rindieron testimonio y relacionaron a la hoy imputada en el hecho.

Finalizada la diligencia, el togado determinó dos fechas para la continuación del debate probatorio. En la primera que será a las 2 p. m. del 4 de febrero, serán presentados los últimos 5 testigos de la Fiscalía, mientras que a las 2 p. m. del día 12, iniciará la exposición probatoria de la defensa.

ASÍ FUE

Según la indagación adelantada por la Fiscalía 16 Seccional adscrita a la unidad de vida, la mujer pagó una suma de $10 millones a un par de sicarios para que acabaran con la vida del militar, con la intención de heredar los bienes de su esposo, entre ellos dos seguros de vida: uno que la beneficiaba por $25 millones, y otro que estaba a nombre de la madre, por $12 millones.

El oficial fue asesinado a tiros por sujetos que llegaron en una motocicleta el 17 de agosto de 2010 cuando él se encontraba con Batista Arrieta en el establecimiento comercial conocido como ‘La Olla Vallenata’ ubicado al norte de Valledupar.

Según el acusador, esa fue la coartada que la mujer montó para quedar libre de cualquier sospecha del crimen que ahí ocurrió, dado de que inicialmente todo apuntaba a que se trataba de un atraco al militar que llevaba puesta una cadena de oro. Pero, esta hipótesis perdió fundamento cuando los investigadores encontraron que al occiso no le quitaron la prenda.

Para la época, la víctima tenía 47 años y se encontraba disfrutando de un descanso. Ese día en específico, llegó a visitar a sus padres en el barrio Primero de Mayo al sur de la ciudad, prometiendo que regresaría una vez terminara de comer para despedirse de uno de sus hermanos que se iba de viaje.