Diario del Cesar
Defiende la región

´Cuando asesiné a mi mujer estaba poseído por el Diablo´

256

El presunto asesino se recupera de la herida a puñal que se propinó cuando intentó supuestamente acabar con su existencia, tras cometer el feminicidio.

Gilberto Antonio Padilla Arteaga, señalado por sus propios hijos de asesinar de una puñalada a su compañera sentimental, asegura estar poseído por espíritus malignos, hecho que lo conllevó a perpetrar el feminicidio, el pasado fin de semana en el barrio 6 de enero del municipio de Becerril.

El hombre de 59 años que permanece bajo observación médica en el Hospital Rosario Pumarejo de López, tras propinarse varias heridas en el abdomen, luego de degollar a Doris María Cortes Quintero, mujer con la que convivió 33 años, está siendo valorado por un médico psiquiátrico que determinará si realmente sufre de trastornos mentales.

DIARIO DEL CESAR dialogó con Padilla Arteaga y dijo que “dicen que yo maté a mi esposa, a ese cuento le hace falta un pedazo, yo desde hace rato venía hablando que esa casa está poseída desde hace 10 años. Mis hijos vieron cuando me estaban dando a mí, luego sentí un puyón en la barriga” precisó.

A pesar de dicho relato, los hijos de la víctima afirmaron que su padre duró maltratando físicamente a su madre durante varios años y que meses atrás se mostró con un comportamiento extraño.

“Tenía delirio de persecución, casi no dormía y hablaba muchas cosas extrañas. Decía que a él y a mi mamá los iban a matar; siempre le decíamos a mi mamá que se separará de él pero ella nunca quiso” explicó uno de los 10 hijos de Doris Cortes, quien prefirió omitir su identidad.

Además explicó que sus dos hermanos menores, presenciaron el momento cuando su padre le segó la vida a su progenitora y luego se laceró en la región abdominal.

EN LOS PRÓXIMOS DÍAS SERÁ JUDICIALIZADO

Una fuente oficial aseguró que las autoridades realizan la respectiva diligencia para solicitar una orden de captura en contra del principal sospechoso de este hecho sangriento que conmocionó a la población del centro del Cesar y en los próximos días se efectuará la judicialización por el crimen que cometió.

Cabe resaltar que en lo que va corrido del año, cuatro mujeres en el Cesar han fallecido de manera violenta; este es el primer caso donde la víctima muere a manos de su marido.