Diario del Cesar
Defiende la región

Presuntos homicidas de la masacre de Codazzi enfrentarán a la justicia

374

Juan Gabriel Zapata y Olfer Enrique Valencia Ibarra, actualmente son procesados ante el Juzgado Segundo Penal del Circuito con Funciones de Conocimiento de Valledupar, donde se desarrolla el debate probatorio para demostrar su presunta responsabilidad en la masacre ocurrida en marzo de 2017.

 Tras varios fracasos consecutivos, familiares de los tres jóvenes asesinados en la llamada ‘masacre de la aguacatera’, esperan que finalmente se realice la audiencia preparatoria programada para las 8 a. m. de hoy lunes, del proceso que se sigue en el Juzgado Segundo Penal del Circuito con Funciones de Conocimiento en contra de dos de los cuatro implicados.

Estos son Olfer Enrique Quintero Ibarra y Juan Gabriel Zapata, quienes son sindicados como coautores del asesinato de Edwin Alexander Salas Padilla, de 32 años; Luciano Acosta Brito, de 25, y Hamilton Soto Lara de 23, sucedido el 29 de marzo de 2017 en una zona rural del municipio de Codazzi.

Por ese hecho fueron imputados como responsables de los delitos de los homicidio agravado, secuestro simple, y fabricación, tráfico y porte de armas de fuego o municiones, a los que no se allanaron.

EL CASO

Según la investigación realizada por la Fiscalía 17 Seccional EDA, el 29 de marzo de 2017, el soldado profesional Edwin Salas, quien disfrutaba de sus vacaciones; Luciano Acosta y Hamilton Soto, departían algunos tragos mientras veían un partido de fútbol en un establecimiento comercial abierto al público conocido como La Neverita en el casco municipal, cuando de repente fueron interceptados por unos sujetos con armas de fuego que los obligaron a abordar un vehículo.

Horas más tarde, fueron encontrados sin vida en la vereda La Aguacatera, jurisdicción de Codazzi, con varias heridas de bala en la cabeza y otras zonas del cuerpo.

Al parecer, Los hermanos Zapata habrían planeado y ejecutado el crimen en compañía de Acosta Acuña, Ibarra Sánchez y otras personas por una venganza, pues supuestamente, una de las victimas estuvo implicada en el robo de un arma de fuego y una considerable cantidad de dinero que les hurtaron a los comerciantes días antes del crimen.

LOS CONDENADOS

Es de anotar que Javier Enrique Acosta Acuña, conocido como alias ‘El negro’ y Julio César Zapata Múnera, también acusados por la masacre, se declararon culpables de la misma mediante un preacuerdo en el que se allanaron a los delitos ya mencionados para obtener una reducción de pena.

Por ello, Acosta Núñez fue condenado a cumplir una pena de 35 años, un mes y 27 días de prisión, mientras que Zapata Múnera fue sentenciado a 40 años.