Diario del Cesar
Defiende la región

Carro arrolló y mató a ciclista

576

A pocos kilómetros de un puesto de control ubicado en inmediaciones del Club Campestre de Valledupar, un ciclista falleció luego que el conductor de un vehículo lo embistiera.

Se trata de Linderman Flórez Hernández, de 50 años, quien se encontraba visitando la capital del Cesar desde la semana pasada, procedente de Bucaramanga, lugar donde nació y residía.

El percance vial ocurrió la mañana de ayer. La víctima, oriunda de Bucaramanga, fue arrollada por el conductor de un vehículo, color gris y sufrió graves heridas a la altura de la cabeza y en una de las extremidades inferiores.  En el hecho un peatón también resultó lesionado.

Flórez Hernández quedó tendido en el asfalto con fuertes contusiones,  a pocos kilómetros quedó la bicicleta que conducía. El estado de salud del ciclista era evidente, quedó inconsciente debido a las fuertes contusiones que soportó, producto del impacto que resistió en su humanidad por parte del automotor.

De acuerdo al reporte de la oficina de Comunicaciones Estratégicas de la Policía, el automóvil implicado era conducido por Jorge Torres, militar adscrito al Batallón de Ingenieros No 10 General Manuel Alberto Murillo.

Tanto el ciclista como el peatón fueron trasladados a la clínica Erasmo, al norte de Valledupar. El bumangués ingresó en graves condiciones, los galenos de turno una vez lo valoraron, dictaminaron trauma craneoencefálico severo y politraumatismos, los latidos del corazón eran deficientes, cuando recibía atención médica, un paro cardiorrespiratorio puso fin a su humanidad. El otro lesionado se recupera de las laceraciones y su condición física es estable.

Funcionarios de la Policía de Tránsito y Transporte del Cesar, realizaron la inspección técnica al cadáver y lo trasladaron hasta la morgue del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Valledupar donde efectuaron la necropsia de rigor.

El fallecido, abogado de profesión,  era aficionado al ciclismo, deporte que practicaba a diario en su tierra natal, donde acostumbraba a hacer largos recorridos. Sus familiares se trasladaron desde Bucaramanga hasta esta capital para efectuar los trámites correspondientes a la entrega del cuerpo, quienes quedaron compungidos al enterarse de su inesperada partida.

Las causas del siniestro, son materia de investigación, por parte de las autoridades competentes.