Diario del Cesar
Defiende la región

Policía se mató en su vivienda

646

Un patrullero de la Policía identificado como José Miguel Zúñiga Callejas, de 35 años, se suicidó de un disparo en la cabeza, la noche de este jueves al interior de su vivienda ubicada en el municipio de Chimichagua.

Consternación causó entre los habitantes del municipio de Chimichagua, el suicidio de un patrullero de la Policía en el municipio de Chimichagua.

José Miguel Zúñiga Callejas, oriundo de Cartagena, se quitó la vida la noche del pasado jueves, propinándose un impacto con arma de fuego, con la pistola de dotación de la institución, al interior de la vivienda localizada en la citada región del Cesar.

De acuerdo al reporte de las autoridades, los hechos se registraron hacia las 8:00 de la noche cuando Zúñiga Callejas salió a su vivienda a cenar, pero pasados unos minutos su esposa llamó a la Estación de Policía para que enviaran patrullas al lugar, debido a que su compañero estaba muy alterado.

Al arribar los agentes al lugar, se conoció que encontraron la vivienda cerrada pero al intentar abrirla escucharon un disparo, por lo que ingresaron y lo hallaron en el patio del domicilio, el cuerpo tendido del policía de 35 años.

El miembro de la Fuerza Pública fue trasladado rápidamente por sus compañeros hasta un centro asistencial donde los galenos confirmaron su deceso.

 

SE NOTABA MUY TRANQUILO

 

Rosalba Callejas, madre del policía cartagenero, arribó hasta la morgue del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Valledupar hasta donde fue trasladado el cadáver de su hijo y aseguró que quedó estupefacta tras enterarse de lo sucedido con su hijo, porque ese día habló con él y lo notó tranquilo.

“Yo hablé con él ayer (jueves) a las 4:30 de la tarde, estaba normal, alegre como siempre era él, no me comentó nada ni tampoco lo noté extraño. En la noche me avisaron de lo que había sucedido y no lo podía creer” aseguró la afligida madre.

Rosalba quien reside en Bogotá, se trasladó hasta esta capital para recibir los restos mortales del uniformado que prestó durante 14 años sus servicios a la Policía Nacional. En Chimichagua laboró durante 5 años y anteriormente estuvo trabajando en el municipio de El Paso, Cesar.

“Es muy extraño todo esto, mi hijo nunca manifestó alguna vez atentar contra su vida. Estoy llamando a la esposa para que me explique qué fue lo que pasó, pero no aparece, la llamo y no me responde” precisó Rosalba Callejas.

El cuerpo fue trasladado hasta su tierra natal, donde será sepultado en medio del dolor de sus seres queridos, quienes se encuentran devastados por su trágico desenlace.

Es de anotar que en lo que va corrido del año, 26 personas se han suicidado en el Cesar y 7 en Valledupar.