Diario del Cesar
Defiende la región

Fiscalía acusó a taxista de violar a un niño que llevaba al colegio

323

Ante el Juzgado Quinto Penal del Circuito con Funciones de Conocimiento, ayer fue ratificada la acusación realizada el pasado noviembre a un taxista de 52 años que, supuestamente, habría violado en varias oportunidades a un menor de tan solo ocho años, aprovechándose de que era su transportador.

En la diligencia realizada en una sala del sexto piso del Palacio de Justicia de Valledupar, la Fiscalía 13 Seccional CAIVAS explicó los argumentos facticos por los que Eduardo Castillo Parales fue imputado como presunto autor del delito de acceso carnal violento agravado con menor de 14 años en concurso homogéneo y sucesivo, del que se declaró inocente.

Según lo indicado por el ente acusador en la vista pública, la investigación que hoy tiene en entredicho al conductor parte de la denuncia formulada por la madre del menor, quien aseguró que de acuerdo a lo indicado por su pequeño, el inculpado inicio tocándole sus partes íntimas y obligándolo a hacerle lo mismo en varias de las oportunidades en que lo recogía en el colegio para llevarlo a su hogar, en este municipio, aprovechándose de la amplia confianza y cercanía que tenía con el infante.

Después de que, presuntamente, ello ocurriera de forma repetitiva, el sujeto empezó a accederlo carnalmente y para ello lo llevaba a sitios de poco tránsito, donde no pudiera ser observado y pudiera los actos supuestos vejámenes.

“La narración de la madre indica que el niño cambió bruscamente su conducta. De repente permanecía distraído, dormía en horarios anormales, a veces en el aula de clases según lo que le dijo la profesora, quien también le informó que había bajado su rendimiento académico, se orinaba y defecaba en los pantalones. Al notar esos comportamientos, decidió preguntarle qué le estaba ocurriendo y fue cuando el menor le contestó que venía siendo abusado, señalando al sindicado como su agresor”, dijo un investigador del caso.

Por los hechos en cuestión, el menor fue sometido a valoraciones clínicas por parte de médicos y psicólogos del instituto de Medicina Legal, quienes confirmaron que efectivamente había sido accedido. Posteriormente y a raíz de la denuncia, Castilla fue capturado el pasado noviembre en un lavadero de carros ubicado en la carrera 19 con calle 16B del barrio Dangond, cerca de la glorieta Los Gallos, en esta capital, y luego de ser presentado ante un juez con funciones de control de garantías, le fue impuesta la medida de detención carcelaria.

Finalizada la diligencia, el juez determinó que a las 11 a. m. del próximo 20 de agosto se llevara a cabo la audiencia preparatoria en la que cada una de las partes deberá exponer los elementos de prueba que hará valer en el juicio oral para demostrar la culpabilidad o inocencia del procesado.

Cabe recordar que el también pensionado de la Policía, llevaba cuatro meses prestándole el servicio de transporte escolar al menor y al parecer, era amigo de la familia del niño.