Diario del Cesar
Defiende la región

Dos octogenarios ´sabrosos´ en el precarnaval vallenato

205

Dos emblemática figuras de la música costeña harán presencia en Valledupar con motivo de la pretemporada de carnaval que, aun algunos empresarios tratan de mantener en esta parte de la costa Caribe.

En tal sentido, el colorido y la picaresca de sus tradicionales ritmos y canciones se bailarán en dos escenarios distintos bajo la ejecución de Aníbal Velázquez y Pedro ‘Ramayá’ Beltrán.  Independientemente y en su orden, el primero animará en el tradicional sitio, ‘Los Tamarindos’, mientras que ‘Ramayá’ revivirá un viejo bailadero conocido como ‘La Pata Pelá’ en el barrio Guatapurí.

Esta temporada en la capital del Cesar ya la abrieron la semana anterior con un espectáculo denominado: ‘La Batalla de los Gladiadores Jóvenes’, pero la asistencia no fue suficiente, lo que muchos atribuyeron al poco perfil de los artistas, aunque otros lo asociaron a la cercanía de las fiestas de fin de año y el cumpleaños de Valledupar que tuvo una nómina estelar de artistas.

Aníbal Velázquez y Pedro ‘Ramayá’  tienen un largo palmarés en la música tropical y gozan de buenos seguidores en Valledupar en donde a su vez hay colonias importantes de barranquilleros, samarios y cienagueros a quienes gusta este estilo.

En reiterada ocasiones, este par de promotores de los ritmos carnestoléndicos han visitado esta región, en donde fueron muy famosos los mano a mano entre Aníbal Velázquez y Alfredo Gutiérrez, además de las demostraciones magistrales de la caña e millo en la interpretación de Pedro ‘Ramayá’  Beltrán.

A pesar de sus años (ambos superan los 80 años) tienen el suficiente vigor para poner a bailar a distintas generaciones, ‘Ramayá’ es considerado un maestro viviente, el Rey de la flauta e millo y la gaita, en sus intervenciones siempre hay humor, creatividad y narrativa picaresca en sus composiciones, entre estás: ‘Cumbia Soledeña’, ‘Puya Puyará’, ‘El Corcovao’,  ‘El Mapalé’ y ‘El Garabato’.

Pedro Ramayá Beltrán, nacido el 5 de febrero de 1930 en el Corregimiento de Patico, Talaigua Nuevo, es  un maestro viviente de la flauta de millo y la gaita.

A sus 84 años, el Rey de la Flauta de Millo, es una leyenda viviente y vigente, que irradia juventud, dinamismo, humor y creatividad. Su verdadero nombre es Pedro Agustín Beltrán Castro y es reconocido como el  fundador de la cumbia moderna de Soledad.

Barranquilla lo ha reconocido y valorado como uno de los grandes artistas de nuestro folclor. Ha sido el Rey Momo de los Carnavales de Barranquilla y una de las estaciones  de su Transmetro lleva el nombre de Pedro Ramayá.  Pero  no ha sido reconocido en las Fiestas de la Independencia de Cartagena.

El artista comenzó desde niño tocando la dulzaina hasta convertirse en un virtuoso de la flauta a sus  ocho años. Y conformar su agrupación a sus doce años.

Dirigió el grupo La Bombo Asao, llamado así  porque se le destemplaba  el cuero y se le desafinaba y  tenía que meterlo al fuego para volverlo a templar.  Hijo de padre gaitero, hizo su primera grabación en el año 1961, al integrar La Cumbia Soledeña de Efraín Mejía. En los años setenta grabó  la canción de Afric Simon llamado Ramayá, y desde entonces ese éxito se convirtió  en su apellido musical.

ANÍBAL VELÁSQUEZ

Por su parte el repertorio de Aníbal, casi nunca pasa de moda con obras como: ‘El turco perro’,  ‘La Brujita’, ‘El Ají Picante’, ‘Un Poquito de Cariño’, ‘Alicia la Flaca’, entre otros.

Para que se hagan una idea de quién es Aníbal, cuando joven fue amigo y vecino del barranquillero Nelson Pinedo con quien hacía música muy empíricamente y a quien le dio la bendición para que se fuera a probar suerte a Cuba donde llegaría a ser vocalista de la Sonora Matancera; Aníbal Velásquez él fue el primer acordeonista en grabar La Casa en el aire con Rafael Escalona. Inspirado en La Sonora Matancera creó un nuevo tipo de guaracha, más rápida y con acordeón, la idea surgió cuando en el patio de su casa su hermano, José ‘Cheito’ Velásquez inventó el parche sintético para la caja del acordeón.

Aníbal Velásquez no fue Rey Vallenato por ser declarado fuera de concurso en las épocas en que este evento no tenía tarima y se realizaba en una estera en el piso con cuatro micrófonos. En la escena musical barranquillera de los años sesenta, la música de Aníbal competía con La Sonora Matancera, con Los Melódicos y con los Corraleros de Majagual de Alfredo Gutiérrez y Calixto Ochoa. No creo que haya agrupaciones musicales del Caribe que alguna vez no haya tocado alguna canción de Aníbal Velásquez, desde Poncho Zuleta hasta Juan Carlos Coronel pasando por Diomedes Díaz han grabado sus éxitos.

Aníbal fue un disruptor de su época, un innovador que en los años 50 fusionó la guaracha cubana con el vallenato y de ahí surgió un muy particular estilo musical que lo hizo famoso y acreedor del título “El Rey de la Guaracha”.

Pocos saben hoy que Faltan 5 pa’ las 12, la canción que todos hemos bailado los 31 de diciembre, fue dada a conocer por Aníbal Velásquez, quien además le hizo arreglos para hacerla más bailable. Aunque la canción es del venezolano Oswaldo Oropeza sin la versión Aníbal no habría sido tan famosa.

Aníbal Velásquez lleva más de siete décadas haciendo música al más alto nivel, estar frente a él no es estar frente a alguien que ha hecho historia sino frente a la historia misma de la música del Caribe.

ANÍBAL VELÁZQUEZ  junto a su hermano José, han sido  bien recibidos en Valledupar, en donde sus canciones hacen parte de la antología folclórica de esta región

Por WILLIAM ROSADO RINCONES