Diario del Cesar
Defiende la región

Salud reporta 14 nuevos casos de VIH en migrantes venezolanos

357

POR:
NINOSKA
REYES URDANETA

La crisis lejos de resolverse, tiende a agravarse. Los pronósticos siguen siendo reservados y los riesgos de contagio van en ascenso en todo el territorio colombiano, ante las alarmantes cifras del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) presente en venezolanos migrantes que hoy día invade las distintas ciudades del país.

El municipio de Valledupar no escapa de este panorama. Autoridades de salud reportan 14 nuevos casos de VIH, cuyos portadores son mujeres y hombres de origen venezolano, que huyendo de la crisis de su país llegaron a esta tierra en busca de ayuda y  tratamiento.

Pero su realidad, lejos de conseguir una solución, se centra entre comer, comprar medicamentos o un preservativo para evitar la transmisión de la enfermedad. La prostitución ha sido una de las alternativas de estas personas que hoy día se convierten en un gran riesgo para los vallenatos.

El patrón se repite en varias ciudades, en donde están llegando mujeres entre 16 y 35 años de edad, por lo que se estima que son 4.500 prostitutas trabajando en el territorio nacional. En Valledupar hay más de cien trabajadoras sexuales venezolanas, sin contar las que de manera itinerante recorren la ciudad sin control.

Aunado a la situación social y económica de estos migrantes, se encuentra su situación de ilegalidad, lo que le impide acceder a los tratamientos a través de los programas de atención que a nivel nacional ha desarrollado el Gobierno. Adquirirlos de manera particular es misión casi imposible, pues están valorados entre 600.000 y dos millones de pesos. Mientras tanto, la vida se les apaga a estas personas y los síntomas de descompensación empiezan a aparecer por falta de tratamiento.

ME DELATARÁ MI ASPECTO FÍSICO

Tal es el caso de “Fernando”, un joven de 24 años que emigró desde el municipio San Francisco, estado Zulia en Venezuela y llegó a Valledupar desde hace seis meses a refugiarse en casa de unos amigos, pero sin revelar que está infectado con VIH por temor a ser rechazado.

Cuenta Fernando que salió de su tierra en busca de una mejor calidad de vida, pero sobretodo de ayuda para adquirir los medicamentos que le permitirán  sobrellevar la enfermedad. “Lamentablemente se me ha hecho imposible adquirirlos, porque entré ilegal al país y no tengo recursos para comprarlos. Me gano la vida vendiendo caramelos y tintos con este gran secreto dentro de mí que en cualquier momento tendré que revelar por mi aspecto físico, mi rostro demacrado, fiebre y constantes diarreas por la falta de tratamiento”, dijo.

Este joven, que en su país trabajaba en un night cluby donde presume adquirió el virus, manifestó que en su país tomó los medicamentos durante un año, la crisis lo envolvió y pasaron dos años sin volver a control, lo que lo obligó a emigrar pensando que todo sería fácil. “Ahora vivo entre mentiras, dolores, fatigas y las preocupaciones de no saber qué hacer con mi enfermedad. Tengo mucho miedo de morir, por lo que pienso irme a Bogotá o a otra ciudad más grande donde me puedan dar ayuda  a través de una fundación”, exclamó pidiendo nuevamente al equipo del DIARIO DEL CESAR no revelar su identidad verdadera.

VALLEDUPAR NO TIENE CAPACIDAD PARA ENTREGAR TRATAMIENTOS

En Valledupar, la Secretaría de Salud reporta un total de 80 casos en este 2019, cifra que ha sido motivo para la articulación de varias instituciones de gobierno con el fin de identificar a la población afectada y la vulnerable a esta enfermedad, dijo Alba Ustariz, secretaria de Salud Local.

Comentó que el municipio no está en capacidad ni cuenta con programas para el suministro de los antirretrovirales a estas personas infectadas, quienes a pesar de las adversidades que enfrentan, deben sumarle el acudir a otras ciudades del país en busca del tratamiento. En la mayoría de los casos estos pacientes son migrantes irregulares y deben cumplir otros mecanismos de atención para acceder el sistema de salud.

Ante este ascenso indiscriminado de la enfermedad, la funcionaria indicó que, “trabajamos en el acceso universal a prevención y atención integral en infecciones de transmisión sexual, ITS, VIH/Sida con enfoque de vulnerabilidad, para esto trabajamos en articulación con EPS para la promoción de la demanda y ampliación de la oferta de asesoría y prueba voluntaria de Infección de Transmisión Sexual por VIH/sida, mediante la oferta de pruebas rápidas en los servicios comunitarios, con énfasis en poblaciones vulnerables, para su canalización al diagnóstico en los servicios de salud”.

Dijo además que la población más afectada son hombres entre 24 y 35 años.

SE REFUGIAN EN EL SILENCIO

Ricardo García, coordinador de Educación de la Liga Colombiana de Lucha contra el Sida, afirmó que el silencio por temor al rechazo es el mayor obstáculo en la lucha contra la prevención y atención al paciente.

“Hay muchas personas que prefieren vivir con la angustia de no decir nada por temor a la deportación o al rechazo. Nos hemos encontrado con que las personas venezolanas sienten mucho miedo de hablar sobre su situación por temor a ser deportadas.”, dijo.

Resaltó que en toda Colombia no hay tratamiento ni recursos para atender a venezolanos con esta infección. Unos mil migrantes buscan ayuda y en lo que va de año se han reportado 14.000 casos. “Ante esta alarmante situación, el gobierno de EE UU tiene la intención de colaborar y se gestionan la entrada de cinco mil tratamientos para los cuales se espera la inclusión de venezolanos”, exclamó.

En estos momentos hay mucho riesgo de contagio. La prostitución ha sido la alternativa de muchos, pero la desgracia de otros  y eso se refleja en la proliferación del VIH por todo el territorio colombiano.

Según se conoció a través de la página del Ministerio de Salud y Protección Social, el paquete de servicios básicos en Colombia incluye desde el suministro de preservativos, pruebas diagnósticas, exámenes de recuentos de linfocitos CD4 y carga viral. También los medicamentos antirretrovirales y el suministro de fórmulas lácteas para los niños nacidos de madres gestantes infectadas.

Este paquete de servicios está garantizado a través del Sistema General de Seguridad Social y se otorga sin copagos o cuotas a las personas afiliadas. Sumado a esto, el mayor problema que enfrentan los refugiados y migrantes con VIH es que la mayoría se encuentra de manera irregular en el país, lo que impide su registro a un Sistema General de Seguridad Social dificultado su atención y tratamiento, señala el portar web del ministerio.

Hasta el momento se han generado 2.395 atenciones relacionadas con VIH-sida, donde la población venezolana ocupa el mayor índice de atención en un 90%. Cerca del 10 % de los venezolanos con VIH han abandonado el país en los últimos años, por la grave crisis política y económica, lo que exige una mayor coordinación regional para garantizarles el acceso al tratamiento.