Diario del Cesar
Defiende la región

Cambuches e indigentes invaden los alrededores de Centro de Emprendimiento

559

POR:
NINOSKA
REYES URDANETA

Como si estuvieran en la mejor zona de confort para pasar el día y la noche, personas en situación de calle permanecen viviendo en cambuches improvisados frente a la sede del Centro de Emprendimiento Naranja, vía hacia La Paz, ante la mirada de los transeúntes y sin recibir la mínima sanción por parte de las autoridades encargadas del espacio público en la ciudad.

El Centro de Emprendimiento Naranja es un espacio para impulsar la economía creativa en Valledupar, el cual busca estimular a mujeres de diferentes poblaciones; víctimas del conflicto armado, indígenas, afro descendientes, cabeza de hogar y líderes en temas de confecciones, artesanías, calzados y otras manualidades.

Techos, camas y paredes hechas de trapo y cartón “adornan” esta avenida que a su vez empañan la esencia del centro naranja que se creó para impartir educación y formar emprendedores.

Las personas además de tener de manera improvisada sus pertenencias, generan basura y acumulación de escombros que de paso sirven para escudarse ante conductas adversas a los valores de la sociedad. Allí también cocinan en leña y los delgados colchones no son suficientes para todos, por lo que en muchas ocasiones duermen encima de cualquier objeto, pero en el mismo perímetro que ya lo consideran su espacio de vida.

Otras de las dependencias que está en los alrededores de esta situación de calamidad, es el Terminal de Transportes Miguel Meza Valera, cuyos usuarios en muchas oportunidades procuran resguardarse por la presencia de personas de  la calle que en muchos casos se tornan violentas.

Tal es el caso de Nieves Jiménez, habitante del conjunto residencial OGB, quien reiteró que por la cercanía del terminal a su residencia siempre utiliza el transporte público y camina hasta su vivienda, pero a veces la presencia de tantos indigentes en el lugar no le permiten pasar por temor a su seguridad.

“Esas son sus casas, allí comen, duermen, se pelean y hasta se ven consumiendo sustancias estupefacientes, situación que representa un peligro para los habitantes de la zona y a su vez afean la ciudad”, dijo.

Rodolfo Estrada, otro habitante de la zona, reiteró que durante mucho tiempo estas personas han estado en el lugar. Quizás para muchos es normal, pero el tema está en que las autoridades nada hacen para quitarlos convirtiéndose su estadía en un problema de salud pública por las condiciones en las que viven.

 

DROGA, ALCOHOL, SEXO Y MALAS COSTUMBRES

 

A estas denuncias se suma la de Idelfonso Coronado, taxista del terminal de transportes de Valledupar, quien informó que durante el día son pocos los que se ven en el lugar, porque están durmiendo pasando la borrachera de la noche.

Ya cayendo la tarde se reúnen y empiezan armar su estadía. “Ante la mirada de todo el que transita por el lugar, fuman marihuana, toman bebidas alcohólicas y hasta se ven dentro de improvisadas habitaciones haciendo sexo sin importar lo concurrido de la vía”, explicó.

Mónica Salgueiro, también habitante de uno de los edificios residenciales que están cerca del lugar, manifestó que a veces teme por su familia cuando llegan a su hogar en horas de la noche, ya que ahora no solo se concentran debajo de los árboles del terreno, sino que se están acostando encima de cartones frente a la sede del Centro de Emprendimiento Naranja sin respetar que es una institución de la municipalidad.

Salgueiro exhorta a los representantes de la Alcaldía y la Gobernación para que se avoquen a resolver el problema y rescaten esos espacios que afean la entrada y salida al municipio.

Destacó que al lugar también llegan trabajadoras sexuales que caminan por las noches, “allí se unen todos y a primera hora del día los vemos acostados por todos lados”, recalcó.

Uno de los más recientes hechos suscitados alrededor de estas personas, fue el asesinato de una mujer identificada como Eny María Martínez, alias ‘La beba’ o ‘La Pechi’, quien fue apuñalada en un cambuche donde vivía, ubicado en el lote cerca al Terminal de Trasporte de Valledupar.

La mujer, quien presentaba problemas de consumo de sustancias alucinógenas, fue encontrada semidesnuda por personas del mismo ambiente. Presuntamente la causa del crimen fue la disputa por el dinero que les piden a los transeúntes. Este hecho ocurrió en febrero de este año.

 

SUPERVISARÁN EL LUGAR

 

Por su parte, José Jorge Crespo, secretario de Gobierno municipal encargado, anunció que en los próximos días se tomarán acciones de supervisión en esos lotes que están invadidos por habitantes de la calle.

“En varias oportunidades se ha buscado el diálogo con los propietarios de esos lotes para que cierren el lugar e impidan que estas personas pernocten allí, ya que es un problema de orden público que requiere atención”, dijo.

Crespo destacó que el Gobierno municipal ya es conocedor de esa situación. En varias oportunidades se han realizado operativos con la Policía Nacional y se han desalojado, pero reinciden a pesar de las prohibiciones anunciadas.

Es un tema muy complejo, sin embargo, se realizará una visita ocular para tomar acciones. También se le insistirá a los dueños de los lotes para el encerramiento inmediato de su predio.

Otras de las situaciones que preocupa a las autoridades es que en esa zona se encuentra el Centro de Emprendimiento Naranja, lugar al que asisten mujeres para recibir capacitaciones, y la presencia de esas personas, además de perturbar el espacio, pueden ser un riesgo para los que transitan por el lugar.

De acuerdo a lo estipulado en el Plan de Desarrollo Municipal 2016-2019, la convivencia es un gran reto para la Administración Municipal, se busca mejorarla a través del diseño e implementación del manual de Cultura Ciudadana, el cual permitirá avanzar hacia una ciudad más amable y más acogedora. Además, se espera mejorar el acceso al espacio público, así como propender por el mantenimiento del mismo y así garantizar el goce efectivo de todos los habitantes a la belleza escénica y paisajística que ofrece la ciudad, tanto en el ecosistema urbano como en espacios naturales.