Diario del Cesar
Defiende la región

Joven venezolano que perdió sus ojos en protestas se habría intentado suicidar

377

“Mi hijo ya no quiere vivir”, dijo la madre Rufo Antonio Chacón.

Una tragedia que sobrepasa las palabras es lo que mejor puede definir el caso del joven Rufo Antonio Chacón, quien el pasado lunes perdió sus ojos después de que agentes venezolanos le dispararon perdigones a quemarropa en el rostro, cuando él participaba en una protesta por la falta de gas en Venezuela. Ahora, Adriana Parada, su madre, revela que él ya no quiere vivir más.

“Mi hijo ya no quiere vivir; le arruinaron la vida”, dijo por teléfono Parada a la BBC,  en medio del desconsuelo y el dolor de una desgracia que parecía impensable.

En este momento, el hijo de esta mujer se convirtió en un símbolo de heroísmo en Venezuela, por tener la suficiente valentía para reclamar por sus derechos en Venezuela, que presenta una baja oferta en materia energética que está afectando a muchos ciudadanos.

Adriana lamenta que “desfiguraron” a su hijo. Cuenta que los médicos lo “tuvieron que dormir porque se quería matar”. “Es un estudiante que era feliz reparando teléfonos móviles y al que han arruinado su sueño de ser ingeniero informático”, aseguró la mujer, quien aún no puede creer cómo la policía atacó de semejante forma al menor.

En un video compartido por Twitter, la madre del muchacho habló durante casi un minuto sobre el hecho y alegó que los policías se acercaron corriendo a varios miembros de la comunidad que participaban de manera pacífica de la protesta: “No teníamos palos, no teníamos piedras, simplemente una bombona de gas”.

La mujer también cuenta que en ese momento las autoridades arremetieron contra ellos: “Nos atacaron, nos empujaron y nos golpearon”. En ese instante preciso, el joven Rufo habría intentado proteger las bombonas de gas y retroceder para llevárselas del caos del ataque: “Fue ahí cuando la policía me le disparó en la cara”, concluyó la mujer.

Sistema Integrado Digital