Diario del Cesar
Defiende la región

Le metieron un machetazo en el cuello y por poco le cercenan la oreja

339

Dagoberto Pedrozo Romero, de 34 años, resultó herido a machete en la madrugada de ayer por una mujer que, presuntamente, de manera exasperada intentaba entrar violentamente a la casa de una vecina tras una parranda.

Con una herida propinada con arma blanca terminó en la madrugada de ayer un cobrador de pago diario en hechos ocurridos en el barrio Tobías Daza, al occidente de la ciudad, cuando aparentemente, una mujer que lo habría atacado sin razón aparente.

Se trata de Dagoberto Pedrozo Romero, de 34 años, quien deberá ser sometido a una cirugía plástica de reconstrucción, dado que resultó con media oreja cortada tras recibir un fuerte machetazo en el costado izquierdo del cuello.

Según lo relatado por su compañera sentimental, todo ocurrió sobre las 3:30 a. m. de este domingo, luego de que estuviera departiendo en la casa de sus compadres ubicada a pocos metros de la suya, con motivo del cumpleaños del hermano de su comadre.

Dijo además que en medio de la fiesta llegó una señora, que al parecer es desconocida para los presentes, en instantes en los que él no estaba porque se había ido a comprar una botella con una vecina. Luego llegaron y al rato se acabó la parranda. Pero cuando se iba para su vivienda, vieron a esa mujer tratando de entrar a la fuerza a la casa de una muchacha que se mudó con el novio como hace 20 días y que estaba sola porque su conyugue cumplía su turno como celador.

Ello llamó la atención de Pedrozo Romero, quien trató de persuadir a la fémina para que se calmara pero ante su negativa, habría empezado a forcejearle paraevitar que ingresara a la vivienda; más aún porque escuchaba los gritos de miedo que hacia la joven que ocupa el inmueble.

“Ella quería entrar a la fuerza a la casa de la muchacha, no hacía sino tocar esa puerta. Incluso, cuando se acabó la parranda, el cumplimentado me dijo que la dejara ahí, y cada uno cogió camino. Pero cuando iba para mi casa y escuché gritar a la muchacha, me devolví y le dije a la señora que no molestara, que ella no vivía ahí. Me respondía que ahí vivía la tía y reventaba la puerta intentando entrar. Yo bajé la mirada y de repente ella sacó un machete, que no sé si lo tenía en la pretina o en otro lado, y me lo zampó en el cuello. En realidad pienso que quería hacerle daño a la muchacha. No la conozco pero si la veo, la identifico. Es una señora gruesa, gorda morena”, dijo el afectado.

De inmediato, este se quitó la camisa y se la amarró alrededor del cuello para evitar desangrarse, mientras pedía la ayuda de sus vecinos; sin embargo en vista de que nadie lo auxiliaba, corrió tan rápido como pudo hacia la sede ubicada en la ciudadela 450 años del Hospital Eduardo Arredondo Daza, donde le brindaron lo socorrieron.

“Lo que sabemos es que el teléfono y otras de sus cosas personales se las dejo al hijo de mi comadre para que se las guardara en su casa. Ni siquiera las ha ido a buscar”, dijo su mujer.

Tras ser valorado por los galenos del puesto local de salud, estos lo remitieron al hospital Rosario Pumarejo de López de esta capital, donde permanece internado al cierre de esta edición, para recibir un diagnóstico más preciso.

Allí se determinó que si bien no tenía comprometido ningún órgano vital, pese a la contundencia del machetazo, si debía ser sometido a una intervención quirúrgica para tratar la herida de su oreja.

El caso es investigado por funcionarios de la Sijín de la Policía Nacional, quienes entrevistaron al afectado para conocer mayores detalles del hecho e iniciar la búsqueda de la agresora.