Diario del Cesar
Defiende la región

Niño discapacitado que vive en carro abandonado espera por atención médica

388

POR:

NINOSKA

REYES

URDANETA

Un día más Winder Madrid amaneció en el carro abandonado que sirve de refugio para él, su hermano y sus padres en el parque La Ceiba, barrio Nueva Esperanza de Valledupar. Allí en medio de su inocencia producto de las secuelas del síndrome de West, enfermedad que padece desde sus tres meses de vida, espera por asistencia médica de parte de las autoridades locales de salud, ya que por su condición de migrante venezolano no ha podido recibir el beneficio.

La historia de Winder, publicada por el DIARIO DEL CESAR, ha tocado los corazones de muchos vallenatos y hasta el lugar se han acercado a hacerles donaciones para mejorar sus condiciones de vida. Sin embargo, su padre William Madrid y su madre Yakelin Bolívar, imploran la presencia de autoridades de salud para que evalúen al niño que cada día es consumido por la enfermedad,

Este menor de 14 años ingresó a Colombia de manera ilegal al igual que sus padres, por lo que su condición no les ha permitido afiliarlo a alguna EPS.

“Las Secretarías de Salud Local y Departamental deberían analizar el caso y permitir que mi hijo sea evaluado antes que el síndrome que padece le siga consumiendo su vida por las reiteradas convulsiones que le dan”, expresó Yakelin Bolívar.

Aclararon que ellos le suministran al niño Fenobarbital y carbamazepina, tratamiento que ya no le surte efecto y las convulsiones ya son continuas. Él requiere una revisión general y estudios profundos para garantizar su bienestar.

 

ICBF DISPUESTO A AYUDAR

 

Rosember Alvarado Rodríguez, director encargado del ICBF-Cesar, manifestó que este caso sería de especial atención. Lo primero que habría que cumplir en la ruta de soluciones, es que haya inicialmente la atención en salud, cuyos funcionarios remitirían el caso al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y de allí se ofrecerán las alternativas.

Explicó que una vez que conozcan con detalles el caso, el ICBF estaría en disposición de direccionar las comisiones pertinentes para aportar alternativas y restablecer los derechos del niño de acuerdo a lo observado en el lugar.

Se tendrían que establecer una articulación con varias instituciones, por cuanto es ciudadano venezolano en condición de migrante. Habría que revisar las políticas de Estado y de allí luchar para que el niño goce de sus derechos.

Ayer en horas de la tarde a través de la línea telefónica 125 se constató a las autoridades de la Secretaría de Salud Departamental, quienes tienen previsto realizar una visita a la familia para evaluar el caso y cumplir con las rutas de atención.

La secretaria de Salud Local, Elba Ustariz, manifestó que inicialmente hay que llevarlo al Hospital Eduardo Arredondo Daza para luego transferirlo a un segundo nivel de atención en el Hospital Rosario Pumarejo de López.