Diario del Cesar
Defiende la región

Familia denuncia aparente caso de paseo de la muerte

265

Hace 15 días, Augusto Carlos Guerra Angarita ingresó a la clínica del Cesar con problemas de cálculos en la vesícula, sin saber que luego de una operación realizada por el doctor Alejandro González Oñate, su vida estaría afectada no solo por la peritonitis que adquiriría sino, al estar involucrado en un posible caso de paseo de la muerte.

Según aseguró Beder Guerra, periodista y padre del paciente, “hace ocho días comenzó con fuerza la preocupación de él y sus familiares: la clínica del Cesar  no tenía soluciones para su procedimiento ni personalmente médico para su atención, por lo que se efectúo su traslado a la Clínica de Alta Complejidad”.

Al llegar, el diagnóstico de Guerra Angarita cambió.  “Los médicos que lo atendieron indicaron un diagnostico distinto al primero formulado, la operación aparentemente habría estado mal hecha”, comentó Guerra.

Sin embargo y al estar recluido por dos días -en reposo- en el centro asistencial, llegó un nuevo cambio, la razón: tampoco contaban con elementos necesarios para garantizarle la vida al paciente. Fue así como la clínica Médicos Limitada se convirtió en su nuevo destino, mientras que su vida seguía debilitándose.

En la ‘Médicos’ tuvo una nueva intervención quirúrgica para eliminar el pus y la materia acumulada que agravaba su estado.  Permaneció abierto un día para facilitar su limpieza, pero al segundo, cuando tuvo que ser cerrado, el médico no apareció.“El cirujano se encontraba en La Guajira y no podía pasar a raíz de los bloqueos, y ahí nuevamente pretendieron trasladar a mi hijo, pero esta vez de regreso, aludiendo que necesitaba una nueva operación: ahí nos preocupamos, nos negamos y comenzamos a llamar la atención de Salud municipal y departamental, porque Augusto podía morir”, comentó el señor Guerra.

Fue de esta manera, acota el padre, que las entidades competentes fueron notificados de la situación y de inmediato, enviaron personal interdisciplinario que estuvieran al frente de un posible caso de paseo de la muerte que se encontraría viviendo el joven de 30 años, profesional en ingeniería de minas.

 

SALUD DEPARTAMENTAL INVESTIGARÁ EL CASO

 

Ante la situación, el secretario de Salud departamental Jorge Juan Orozco, al conocer la problemática, contactó con la EPS Salud Total (entidad a la que se encuentra adscrita el paciente), y envió un médico de la entidad a verificar los fallos que habría tenido la red prestadora de atención médica.

Al considerarse un caso delicado (paseo de la muerte) y de los pocos, según el funcionario, ocurridos en el Cesar, “vamos a investigar qué riesgos tuvo el muchacho y cuál fue su tratamiento. Estamos buscando un cirujano igualmente calificado como el primero que realizó la operación y que ambos discutan la posible culpabilidad”.

De encontrarse falencias, se abrirá procesos disciplinarios en contra de los implicados y generarán sanciones a los profesionales y las entidades.