Diario del Cesar
Defiende la región

‘Chisme y pánico’ genera de nuevo colas en estaciones de servicio de Valledupar

721

POR:
NINOSKA
REYES URDANETA

Llegó el fin de mes y con ello las largas colas de vehículos en las estaciones de servicio de Valledupar. La insuficiencia del cupo para cubrir la alta demanda de consumo es quizás la causa principal de este problema, pero también es preocupante que muchos conductores ya lo hacen por costumbre al pensar que puedan quedar sin tanquear su vehículo a precio subsidiado.

Taxistas y conductores de transporte público son los más afectados con esta situación, pues pasar horas en las estaciones de servicio les impide desarrollar su trabajo a plenitud y abastecerse de gasolina a precio pleno tampoco es la solución.

Valledupar cuenta con 26 estaciones de servicio que ofrecen combustible beneficiado. El municipio tiene un cupo mensual de3.347 millones de galones de gasolina asignado por el Ministerio de Minas y el departamento del Cesar 11.2 millones, cuotas a las que en reiteradas oportunidades el gremio de distribuidores ha solicitado incrementar ante el elevado consumo que se registra en toda la geografía departamental.

De acuerdo al reporte presentado ayer por Fendipetroleo, 24 estaciones contaban con el combustible a precio de Ley Frontera. Solo en cuatro EDS se registraban largas filas. Representantes de la Federación Nacional de Distribuidores de Combustible y Enérgicos, Fendipetroleo-Cesar, exhortan a la comunidad a no aglomerarse en los expendios de combustible.

“Ya se ha convertido en una conducta reiterativa que cada mes se presenta en las gasolineras de Valledupar. En meses anteriores las filas se observaban desde el día 28, ahora empezaron desde el 25, acción que es injustificada por cuanto el suministro está garantizado hasta el 30 según lo establecido. Las colas son más costumbre que otra cosa, por un pánico infundado; en mayo en dos estaciones hubo combustible subsidiado hasta el último día y así pasará este mes”, dijo María Mejía, presidenta de Fendipetróleo-Cesar.

Reiteró que en varias oportunidades el gremio de distribuidores ha solicitado al Ministerio de Minas y Energía incrementar el cupo en un 10 por ciento. Recientemente la cuota fue aumentada en los departamentos de Santander y La Guajira, medida que aspiran sea extensiva al Cesar.

Mejías recordó que los cupos son para beneficiar a los ciudadanos de la zona de frontera, lleva al ciudadano al consumo legal y contribuye a la economía local, ya que los ingresos por sobretasa a los municipios se destina al mantenimiento de las vías.

Le corresponde al Alcalde de cada municipio con apoyo de sus secretarías de Planeación, Gobierno y Hacienda, adelantar los estudios y evaluaciones periódicas para revisar el suministro a sus habitantes y unirse a la solicitud ante el Ministerio de Minas/Dirección de Hidrocarburos para el aumento de los cupos.

Aclaró la presidenta de Fendipetroleo que cada estación de servicio tiene cupos diferentes, esta asignación es técnica y derivada de una fórmula que aplica el Ministerio de Minas entre las cuales se estudian variables como compras de últimos años y demás factores.

COMUNIDAD DEBE CONCIENTIZARSE

Ante esta situación presentada cada mes en Valledupar, Mejía manifestó la necesidad de que la comunidad se concientice y busque abastecerse de gasolina en cualquiera de las 26 unidades y no quedarse solo en la que está cerca de su residencia generando congestión y confusión.

“Acorde al comportamiento observado en las diferentes estaciones,  se observa que el flujo de vehículos en la ciudadanía está en aumento, lo que demuestra que el cupo municipal debe ser superior. A corte de fin de mes de mayo se compraron alrededor del 10% en precio pleno, es decir, fue necesario comprar a precio nacional ($9.000) para garantizar el abastecimiento para los ciudadanos”, exclamó.

No todas las EDS tienen el mismo cupo, ya que eso se determina acorde a la demanda de los ciudadanos y su ubicación. “Lamentablemente se ha fomentado el hábito de prever no quedarse sin combustible, lo que hace que los propietarios de vehículos se aprovisionen a partir del 20 de cada mes, principalmente los que prestan servicio público, los destinados a labores agrícolas y carros familiares”, agregó la vocera.

Urge considerar por parte de las autoridades locales, el impacto del precio pleno a la canasta familiar al comprar combustible a este precio y proteger su bienestar social, ya que el aumento del costo de vida se afecta en un porcentaje alrededor del 4%.

En el departamento del Cesar hay un total de 177 estaciones de combustible certificadas, las cuales están distribuidas de la siguiente manera: Aguachica 27, Valledupar 26, Agustín Codazzi 8, Becerril 3, Bosconia 12, Chiriguaná 9, Curumaní 8, El Copey 7, El Paso 12, Gamarra 9, La Gloria 5, La Jagua de Ibirico 10, La Paz 2, Manaure 1, Pelaya 5, Pailitas 7, Río Oro 8, San Diego 2, San Martín 7 y San Alberto 9.

La presidenta de Fendipetroleo por otra parte destacó que con la activación del Centro Integrado Contra el Contrabando de Hidrocarburos-CIC2H, se han logrado interesantes resultados en el combate a la ilegalidad.

En tal sentido, durante el mes de junio fueron desarticuladas tres estructuras de contrabando, 73 personas han sido judicializadas, se aprendieron 249 vehículos, 34 allanamientos y un total de 157.150 galones de gasolina fuera del margen de la ley. También se destaca el duro golpe que se dio en el sector Los Columpios, Aguachica, donde en articulación con la Polfa y fiscalía se decomisó un total de 10.150 galones de combustible.

PARA ATENDER ESTRATOS BAJOS

La Secretaría de Hacienda municipal se encarga de monitorear el comportamiento del consumo en las estaciones de servicio a través del Sistema de Información de Combustibles, Sicom, del Ministerio de Minas y Energía, para así determinar la sobretasa de impuesto que le entra a la municipalidad, especialmente por parte de los mayoristas que son cinco en Valledupar, explicó Eudes Orozco, director del despacho.

“Ayer ya habían estaciones que no tenían gasolina subsidiada, pero eso no es motivo de alarma, simplemente porque cada una tiene un cupo asignado de acuerdo a su demanda. Unas reciben hasta 200.000 galones y otras solo tienen 60.000, sin embargo, todo depende del comportamiento en las ventas”, dijo.

El problema que se presenta con el subsidio, es que este debe ser proporcionado a los compradores de estratos bajos y con prioridad al transporte público, pero en Valledupar todo el mundo tiene acceso al beneficio y obviamente se agota, explicó Orozco.

“A nosotros como municipio nos favorecen las ventas porque recibimos más sobretasas a la gasolina. Hay que eliminar el estigma de que existe el contrabando técnico y que se están llevando el carburante a otros departamentos, aquí hay suficientes ventas y no hay razones para recurrir a la ilegalidad”, destacó.

Reiteró sin embargo, que el trabajo de inspección continuará ante el alto consumo que se está registrando en el municipio, y así garantizar el abastecimiento a la comunidad.

CONSUMIDORES SE EXPRESAN

José Narváez, taxista que se encontraba haciendo cola en una estación de servicio, manifestó su preocupación por la situación que se vive en Valledupar. “Desde el 23 de cada mes se empieza a agotar la gasolina subsidiada y a veces nos toca comprarla a precio neto. Como taxista me afecta enormemente, porque además de no poder salir a trabajar desde temprano, en muchas oportunidades me ha tocado comprarla cara y no es rentable para el presupuesto familiar”.

Igual posición asumió José Ramírez Parra, quien reiteró que este problemas es competencia del Gobierno Municipal, ellos deben tomar cartas en el asunto porque quienes “más padecemos somos los trabajadores del volante. Entre 45 minutos y dos horas pasamos en las filas esperando para tanquear el vehículo”.

Jorge Luis Ramos, otro taxista, explicó que el tiempo perdido en las estaciones no se recupera, más aún cuando se debe pagar un diario al propietario del vehículo.