Diario del Cesar
Defiende la región

Violencia sexual dejó en embarazo a 5.713 niñas y adolescentes en 2018

294

Una de las cifras que más encendió las alarmas en el informe Forensis que entregó el Instituto de Medicina Legal hace referencia a la violencia sexual de la que son víctimas los menores de edad, especialmente aquellas niñas cuyo rango de edad está entre 10 y 14 años a las que les practicaron 9.350 exámenes para determinar el grado de la lesión de la agresión de la que fueron víctimas.

La situación también es preocupante en niñas menores de 9 años a las que les practicaron 7.320 exámenes de los 22.309 que los médicos forenses realizaron durante 2018 a niñas y adolescentes. En el caso de los niños, las cifras señalan que fueron 3.466 varones menores de 18 años quienes padecieron algún tipo de violencia sexual.

En el caso de ellas, los reportes muestran un descenso para el rango entre 15 y 17 años ya que en estas edades los registros se ubican en 2.658 casos (que sigue siendo alto) y a partir de los 18 años las denuncias se reducen a números de tres cifras.

“Por cada niño entre los 10 y 13 años víctima de presunto delito sexual se presentan ocho niñas. Y como resultado de la violencia sexual se encontraron en este mismo rango de edad 5.713 menores embarazadas”, revela el documento.

El informe añade que a la par con esta problemática, las menores además se ven expuestas a enfermedades de transmisión sexual y abortos ya que una gestación a esa edad es un riesgo tanto para ellas como para sus hijos.

“La situación de embarazo por violencia sexual de estas 5.713 menores refleja la crudeza de la violencia, la inequidad y la injusticia, teniendo en cuenta que en nuestro país es considerado como delito sostener relaciones sexuales con menores de 13 años”, enfatiza el informe.

Con respecto a 2017, los exámenes de esta naturaleza aumentaron en un 10% al pasar de 23.798 casos a 26.065, la cifra más alta desde 2009.

Para Claudia García Fino, directora de Medicina Legal, los delitos sexuales ameritan una atención especial no solo por parte de la institucionalidad sino también desde los ámbitos familiares, así como el fortalecimiento de los sectores justicia y salud para abarcar en su integralidad este tema.

“El país tiene que volcarse a atender los embarazos en niñas y adolescentes, pues esto completa el ciclo de violencia, niñas que son violentadas y que no están preparadas para ser mamá en unos hogares que no están estructurados porque tienen antecedentes de violencia intrafamiliar y esos son los adultos que le vamos a entregar a la sociedad”, indicó la funcionaria.

BOGOTÁ (Colprensa).