Diario del Cesar
Defiende la región

Estalló ´burbuja´ inmobiliaria en Valledupar

15.889

En los inversionistas era un secreto a voces: la ´burbuja inmobiliaria´ en Valledupar estallaría en cualquier momento, como efectivamente ha ocurrido. Los principales afectados son las grandes superficies de los centros comerciales/STIVEN MENESES

El futuro de los centros comerciales no es claro, por cuanto la dinámica comercial de la ciudad se estancó.
POR:
NINOSKA
REYES URDANETA

 Era un secreto a voces entre los inversionistas de todo el país. Lo que estaba ocurriendo en Valledupar era subrepticio. Su dinámica económica no daba para tanto, y el auge que en su momento tuvo la industria de la minería generando empleo e ingresos, en cualquier momento caería y consecuencialmente con ello la economía local.

Sin embargo, en una apuesta a gran escala sustentada en ´posibilidades de crecimiento a corto plazo´, firmas de construcción e inversionistas se la jugaron toda por la capital del Cesar ejecutando proyectos inmobiliarios que hoy los tienen prácticamente que en la bancarrota, por cuanto o no los han podido vender, o los que alcanzaron a vender los están devolviendo, o quienes compraron como inversión para arrendar, hoy están encartados porque no hay clientes ni para lo uno, ni para lo otro.

Y es que la situación llegó a tal punto que se llegaron a cotizar locales comerciales de 100 y 150 metros cuadrados a mil y mil quinientos millones de pesos, en una ciudad donde aun las necesidades básicas de la población son insatisfechas, la inseguridad campea y el desempleo es galopante, además del crecimiento de la informalidad.

´En términos técnicos lo que está ocurriendo es que la burbuja inmobiliaria estalló. Y cuando ello ocurre, la finca raíz se desploma y los inversionistas aterrizan y salen a vender para tratar de recuperar lo que invirtieron´, explicó el economista José Sánchez.

SE VENDE O SE ARRIENDA

Avisos con los mensajes “se vende” o “se arrienda”, ya se han hecho comunes en los locales de importantes centros comerciales de la ciudad. La situación despierta la inquietud de los valduparenses, economistas y gremio del comercio, por cuanto es el reflejo de la poca efectividad de los índices económicos en la región.

Valledupar ha tenido un crecimiento económico notable en los últimos 10 años, dando lugar a grandes inversiones que dinamizan el sistema local. Se resalta la presencia en la ciudad de tres grandes centros comerciales que concentran importantes establecimientos de comercio y de servicios, a los cuales la ciudadanía puede acceder con mayor facilidad.

Esta confianza inversionista, esperaba verse correspondida con la demanda de los productos y servicios por parte de los clientes. Pero en la actualidad, la respuesta no ha sido la esperada y han llevado al cierre de establecimientos, y por ende, al aumento del desempleo.

De acuerdo a un diagnóstico situacional de los centros comerciales realizado por el  Observatorio Socioeconómico de la Cámara de Comercio de Valledupar, el rápido crecimiento comercial en la ciudad no ha dejado los resultados esperados. Algunos de los locales que funcionan en estas modernas infraestructuras, han cerrado sus puertas alegando las pocas ventas que no permiten cubrir gastos de operatividad. Esta situación está generando preocupación entre los inversionistas y habitantes del municipio, por cuanto se refleja que la vida en los centros comerciales va en “picada”.

30% DE LOCALES CERRADOS

Diana Medina, directora del Observatorio Socioeconómico de la Cámara de Comercio en Valledupar, manifestó que el declive que se está presentando en la actualidad en los centros comerciales es una dinámica que se registra desde mediados del año pasado a nivel nacional, y la economía valduparense depende de esos índices para repuntar en su desarrollo.

La situación económica en la Región Caribe es muy susceptible al desarrollo macroeconómico en el país. El boom que hubo de centros comerciales en Valledupar se dio de una manera abrupta y por ende la apertura de muchos locales que hoy día están cerrados o a punto de cesar sus funciones.

Entre los tres grandes centros comerciales que funcionan en la ciudad, se podría decir que aproximadamente30% de los locales están con disponibilidad; mientras que los pocos que han quedado abiertos están rematando la mercancía para obtener algo de ganancia antes de perder toda la inversión.

“La mortalidad empresarial ha crecido en los últimos meses, pero es una tendencia que era de esperarse, ya que la economía está hecha por ciclos, hay subidas y bajadas, y hoy día desafortunadamente estamos en picada”, explicó Medina.

MICROEMPRESARIOS A PROTEGERSE

Por otra parte Medina exhortó a los microempresarios a hacer uso de las herramientas que tienen para protegerse. La Cámara de Comercio promueve programas de fortalecimiento empresarial y asesorías gratuitas.

Los comerciantes deben saber responder a las adversidades del mercado, más allá de ofrecer descuentos. “En tiempos de crisis necesitamos innovar, buscar estrategias para darle el plus a los establecimientos y mantenerse en el mercado. También es necesario hacer un llamado a las instituciones financieras para que le den el respaldo a los microempresarios “, dijo.

Medina pidió a los comerciantes mantener la calma, ya que en un momento de desaceleración económica la especulación toma fuerza y por ende el consumo se verá más afectado. Se hace necesario focalizar la estrategia ideal aunado a las nuevas tendencias tecnológicas que también permiten elevar las ventas a través de redes sociales.

DINÁMICA DEL MERCADO

Luisa Orozco, gerente de Unicentro, explicó por su parte que la situación económica a nivel nacional ha impactado de manera directa los centros comerciales en Colombia. “En lo que respecta a Valledupar tenemos una sobre oferta de locales, no sólo los que están ubicados en centros comerciales sino por toda la ciudad. Cada día puedes observar el cierre de establecimientos en vías principales y en el centro de la ciudad. La situación económica se ha visto reflejada principalmente en los proyectos que están en proceso de crecimiento como Unicentro y otros centros comerciales”, dijo.

Comentó que la maduración de un centro comercial está entre 3 y 5 años. Los locales que han cerrado en Unicentro han venido padeciendo la difícil situación que afecta a todos y no la han podido sortear.

Sin embargo, “el mes pasado hicimos la apertura de tres nuevas marcas, este mes haremos otras dos y adicional a eso, con el fin de trabajar de la mano con los emprendedores y comerciantes, hemos propuesto formas fáciles y atractivas de vincularse al centro comercial. Si visitamos los dos primeros centros comerciales de la ciudad, es notorio que aún sus segundas etapas no despegan. Marcas de grandes superficies como Flamingo cerró por la difícil situación”, reiteró.

Tenemos algo más del 60% de ocupación entre los aperturados y próximos a abrir sus puertas, quizás por eso se observa el déficit, pero el trabajo está en marcha.

Agregó Orozco que otro de los aspectos que está afectando a los centros comerciales es evidentemente la informalidad, a lo que se le suman las nuevas  formas que hoy día hay para comercializar productos. Asimismo, la facilidad que tienen las personas para obtener cualquier cosa desde la comodidad de sus casas a través de páginas web, app o domicilios.

“Es hora de que los centros comerciales empecemos a transformar la manera de comercializar nuestros espacios y empecemos a brindarle a las personas experiencias que no puedan obtener desde sus hogares. Unicentro está trabajando actualmente en esto de manera muy activa”, expresó.

Alejandra Carrasco, gerente del centro comercial Mayales Plaza, indicó que la infraestructura de 40.000 metros cuadrados tiene en estos momentos una vacante de 4%, es decir, que hay unos 1.400 metros cuadrados disponibles.

Realmente el cierre de algunos locales forma parte de la dinámica del mercado. “Desde hace algunos años venimos arrastrando momentos muy difíciles para la economía yValledupar no ha sido ajeno a esta situación. También hace parte de este proceso los reemplazos de marcas, es decir, hay muchas que cumplen su ciclo en el mercado y se retiran, mientras que otras al no obtener los resultados esperados buscan otras experiencias”, dijo.

Sin embargo, en el centro comercial se sigue haciendo el trabajo para lograr su reemplazo y evitar que los locales queden en cero actividad. Carrasco resaltó que hoy el mercado se está enfrentando a la magnitud de las redes sociales, incluso grandes marcas están adoptando plataformas digitales para ofrecer sus productos.

“A pesar de todo este panorama, estoy convencida que los centros comerciales más que ofrecer productos y servicios, su misión es habilitar espacios para el disfrute en familia. Siempre hay personas que prefieren exclusividad y espacios para la recreación y en eso estamos enfocados”, manifestó la gerente.

Por otra parte, detalló que en este caso hay dos variables significativas. Una es vender el centro comercial como la mejor alternativa, pero la más importante, y que se está quedando a un lado, es que para poder ofrecer un proyecto lo primero que hay que hacer es vender a Valledupar como una ciudad de oportunidades.

REDES DE MERCADEO EN TENDENCIA

José Luis  Velazco,  líder de una red de mercadeo en Valledupar, manifestó que en la actualidad es muy preocupante observar como se ha proliferado el cierre de los locales tanto en los centros comerciales como en otras zonas de la ciudad.

Considera que esta situación es el reflejo de lo que está pasando en el mundo en general. Las tecnologías y las redes sociales están desplazando la economía tradicional para ofrecer productos y servicios.

“Para un empresario es más fácil cerrar el local y ofrecer a través de un teléfono o un computador su mercancía sin la necesidad de pagar arriendo, servicios y empleados. A este aspecto se une la necesidad de acabar con los ingresos lineales por residuales, y es allí donde están entrando las redes de mercadeo, las cuales se están convirtiendo en otro atractivo para el sector laboral en la ciudad. Pueden ser una buena estrategia de distribución si se hace correctamente”, explicó.