Diario del Cesar
Defiende la región

Sin judicializar hombre que mató a su mujer a puñal

313

Mientras familiares de Doris María Cortés Quintero, de 57 años, lloran su trágica muerte ocurrida por su esposo Gilberto Antonio Padilla Arteaga, este permanece en recuperación en el Hospital Rosario Pumarejo de López de Valledupar, tras la cirugía a la que fue sometido después de intentar suicidarse.

Poca justicia se ha podido hacer por el caso. El hombre aún no está capturado por las autoridades, pese a que es el único indiciado por el crimen, dado que no fue sorprendido durante el hecho sino que sus hijos lo acusaron después, cuando era trasladado a esta capital por la herida abierta que se propinó en el abdomen para acabar con su vida y que finalmente solo ocasionó la exposición de sus intestinos.

“En esta caso hablamos de un tema de violencia intrafamiliar, prácticamente un feminicidio. No sabemos las causas, qué pudo pasar, como venía ese matrimonio porque ya es un tema de convivencia y de respeto entre el esposo y su mujer. Por lo pronto el agresor sigue internado en el centro asistencial pero no en condición de persona capturada debido a que no hubo flagrancia. Por tanto se está a la espera de que se emita la orden de captura”, informó el comandante de la Policía del Cesar, coronel José Castañeda.

La mujer fue degollada por su compañero sentimental en la mañana del sábado, en el barrio Seis de Enero de Becerril. Aparentemente, la ama de casa sostuvo una discusión con su y al calor del enfrentamiento verbal, este tomó un puñal y le cortó la garganta.

Las causas

Si bien las autoridades señalan que no hay una causa concreta que de luces sobre lo que originó el episodio violento, uno de los hijos de la pareja mencionó que constantemente su padre amenazaba a su mujer en ‘nombre del demonio’ desde hacía meses atrás, aunque ellos lo tomaban como una broma.

“Casualmente en la madrugada, cuando salía de mi trabajo, hablé con él y me salió con el mismo cuento: que cuidará a mi mamá, que la iban a matar los demonios y recuerdo que ella misma respondió que él estaba hablando locuras, como siempre, y que no le iba a pasar nada. Cuando iba en las mañanas a tomar café donde mi mamá siempre salía con ese cuento. Pero yo sé que él estaba consciente de lo que estaba haciendo, yo no sé si tenía problemas espirituales y no sé por qué salía con eso de que el demonio lo estaba persiguiendo”, dijo José Padilla..

Dos hijos menores de los 10 que tuvo la pareja, que aun vivían con ellos, fueron quienes descubrieron en macabro hecho. Al abrir la puerta, encontraron mal herida a su mamá mientras el padre sostenía un cuchillo. Por ello rápidamente corrieron a avisarles a sus vecinos, quienes al volver a la casa lo hallaron a él con la herida en el abdomen.

“A mí me dijeron que al parecer la tomó dormida para agredirla por el cuello y de ahí él se hirió también, los hermanos menores lo vieron”, expresó Gilberto Padilla, otro hijo de la pareja.