Diario del Cesar
Defiende la región

 ‘No vamos a firmar un contrato en el aeropuerto que nos afecta el bolsillo’

431

POR:
EDUARDO
MOSCOTE SIERRA

Cerca de 70 conductores de servicio público, adscritos a la Asociación de Taxistas y Aeropuerto de Valledupar, Asotaeriu, insistieron en las presuntas irregularidades que tendría el contrato de prestación de servicio que el aeropuerto Alfonso López Michelsen, a través del Aeropuerto de Oriente, les insiste en firmar desde el 2010 para continuar operando allí.

Aunque la empresa cuenta con más de 30 años en esta labor en la terminal aérea, desde hace dos años – 2017 –  reclaman que es obligatorio pactar compromisos entre los conductores y el concesionario.

Pero, el presidente de la Asociación de Taxistas  y Aeropuerto de Valledupar, Néstor Pacheco Pertuz asegura que la comunidad taxista, “no está de acuerdo con las cláusulas del contrato.  Nos desfavorece hasta en un 100%” dice.

Hace referencia al inciso sexto que detalla como la contratación, obliga al operador a realizar un pago mensual al contratante durante la regulación de la convención, lo anterior, “por el uso y derecho de explotación comercial de servicio de transporte, así como el espacio asignado”.

El documento establece que, los taxistas deberán cancelar $500.000 más IVA por el uso y ocupación del área de despacho; traduciendo que, los agremiados, deberán arrendar un espacio en las instalaciones del aeropuerto Alfonso López Michelsen durante sus labores.

A esto, se le suma que la oficina deberá tener dos empleados – uno por cada turno – que informará las llegadas de las aeronaves y laborarán desde las 6:00 a. m. a 2:00 p. m. y otro, desde las 1:00 p. m. hasta las 10:00 p. m.

Las directrices del terminal, igualmente exigen un informe mensual desarrollado por un contador que detalle cuántos servicios fueron despachados por taxistas, la información deberá tener el visto bueno del revisor fiscal.

Asimismo, “nos exigen pagar $700 por cada carrera que nosotros saquemos; pagar salud, pensión, riesgos profesionales, Caja de Compensación Familiar, entre otros; es decir unos  $342.200 mensuales por cada conductor, así lo establece el inciso noveno, literal Q; y no tendríamos exclusividad”, acotó Pacheco.

Los afectados han tratado de adelantar mesas de conciliación donde, tanto el aeropuerto como los conductores no se vean afectados, pero las reuniones no han tenido fecha ni hora hasta el momento.

Los conductores ponen como ejemplo, los comportamientos aéreos de ciudades como Santa Marta: allí llegan entre 26 y 30 vuelos diarios, se realizan cerca de 450 al día, solo pagan $800 por servicio, la carrera mínima está en $29.000 y mantienen un contrato de exclusividad.

O Barranquilla donde, llegan entre 40 y 50 vuelos nacionales e internacionales; cada aterrizaje desprende un promedio de 150 carreras, la tarifa mínima está en $15.000 y solo suministra $890 por el servicio.

“Esta sería la manera más acorde para ganar todos, y no vernos tan afectados los taxistas.   Aquí en Valledupar solo llegan 6 vuelos diarios, se alcanzan a realizar 120 servicios al día, nos toca cancelar $700 por cada viaje y la carrera máxima estipulada por la alcaldía municipal está en $10.500.  Y no tenemos contrato de exclusividad”, manifestó el presidente de Asotaeriu.

De otro lado, el concesionario adelantó una licitación para implementar otros vehículos para el servicio pero los taxistas interrumpieron este proceso por medio de tutelas bajo la justificación de que las empresas nacionales acentuadas en Valledupar, deben contratar personal de la ciudad.

OTROS PUNTOS

Así mismo Ifraldo Fontalvo, Vicepresidente de la asociación, comentó que no solo el contrato y los valores que este obliga a pagar son los principales enemigos a sus intereses. Sino también, el flagelo del transporte ilegal como Uber, InDriver y otras plataformas que ingresan rutinariamente al aeropuerto a recoger y dejar pasajeros, sin pagar ninguna clase de aranceles. “Hemos denunciado la situación, la hemos puesto en conocimiento, hemos exigido controles, pero no les importa… al parecer solo nosotros tenemos obligación en pagar”, comentó Fontalvo.

 ‘LAS DECISIONES SE TOMAN EN BOGOTÁ’

DIARIO DEL CESAR se comunicó con encargados del aeropuerto Alfonso López Michelsen para conocer las reacciones frente a las quejas interpuestas por los conductores, sin embargo, manifestaron no tener un vocero oficial para el caso.

Sobre estas inconformidades la fuente dijo que la decisión la toman desde Bogotá y en Valledupar solo se acatan órdenes”, comentó la fuente.

Por otro lado conocimos de otras querellas de taxistas que le han dedicado incluso, más de 30 años de trabajar en el aeropuerto.

Humberto Camargo indicó: “Nosotros queremos seguir laborando pero a veces es muy difícil en Valledupar, el mototaxismo también nos consume.   Ahora, con esta decisión nos vemos apretados: muchos pagamos tarifa por el taxi ($60.000), gasolina, y otras necesidades”.

Asimismo Danilo Vega, con 38 años de experiencia, expresó: “El contrato no es nada flexible para nosotros, todo es para ellos.  Por eso, damos a conocer nuestras insatisfacciones porque no tenemos comodidad”.