Diario del Cesar
Defiende la región

Crimen de hijo de excombatiente de las Farc continúa en la impunidad

362

Han transcurrido dos meses del crimen de un bebé de seis meses que fue asesinado en el corregimiento Monte Lara de Maicao, La Guajira, hijo de un excombatiente de las Farc que habita en la vereda Tierra Grata, ubicada en el corregimiento de San José de Oriente, jurisdicción de La Paz, Cesar. Por este hecho violento, se desconocen los autores materiales del ataque, aunque los exguerrilleros aseguran que el asesinato fue por su condición  de reincorporados civil.

Abelardo Caicedo Colorado, excomandante de las Farc, conocido también como Solís Almeida, dialogó con esta casa editorial sobre este caso que conmocionó y causó estupor debido a que una víctima inocente perdió la vida.

“Nosotros tenemos la certeza que fue un atentado a ellos, no es algo que haya sido una casualidad, ellos salieron de aquí antes de la Semana Santa y fueron a visitar a familiares. La mamá  es de la etnia Wayuu, es hermana de tres excombatientes, visitando la zona se conoció con el compañero. Ellos viajaron a visitar la abuela del menor y llevaron al bebé para que conociera a sus parientes, llegaron y al día siguiente los atacaron, no tenemos la duda que los atacaron por ser excombatientes” precisó el exguerrillero.

Dijo además que la Fiscalía adelanta las pesquisas pero desconoce cómo avanzan las investigaciones y espera en su momento saber con exactitud quienes fueron los responsables del homicidio.

Para los padres del menor de edad fallecido no ha sido fácil reponerse de la pérdida que padecieron y  se han sumergido en la depresión por no tener a su lado a su primer hijo. Jamás imaginaron que cuando decidieron emprender ese viaje que realizaron para que el bebé pudiera conocer a sus seres queridos,  terminara en desgracia.

Los afligidos progenitores del occiso, aguardan pacientemente para que la justicia colombiana de prontamente con los responsables del fatídico incidente.

 

ASÍ OCURRIÓ EL ASESINATO

 

La embestida sucedió el pasado 14 de abril, donde resultaron además heridos los padres del infante, quienes se recuperaron a los siguientes días. Las primeras versiones señalan que el excombatiente Carlos González, de nacionalidad venezolana, y su esposa Sandra Pushaina, salieron de territorio cesarense, en compañía de su pequeño identificado como Samuel González Pushaina, a visitar a la bisabuela del infante en dicha zona fronteriza con Venezuela.

El niño que recibió un impacto con arma de fuego, murió desangrado mientras sus padres esperaban que amaneciera, por temor a ser rematados.Frente a este caso  en su momento, el coronel Wilford Méndez, subcomandante de Policía de La Guajira, indicó que varios hombres encapuchados los emboscaron y los atacaron con armas largas, quintándole la vida al pequeño en el lugar de los hechos, dejando a los excombatientes gravemente heridos, obligando a su traslado al centro médico de Maicao.

Igualmente aclaró que el hecho de sangre no se presentó  en suelo colombiano, sino en una ranchería donde al parecer viven familiares de uno de ellos y donde aparentemente habían llegado para pasar la Semana Mayor.

 

LAS FARC SE PRONUNCIÓ

 

Una vez se conoció la noticia, La Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, FARC, se pronunció mediante un comunicado.

“Preocupación hay al interior del partido Farc por los crecientes ataques contra los excombatientes tras la firma de los acuerdos de paz en diciembre de 2016.  Señalaron que van 104 de ellos que han sido asesinados, y que el número de los que han sido heridos y amenazados de muerte va en aumento.

El atentado generó reacciones de líderes del ahora partido político y a través de un comunicado expresaron que:

Nos asesinaron un angelito llamado Samuel. Con profundo dolor informamos que murió por heridas causadas con arma de fuego el bebé Samuel David González Pushaina. En los hechos resultaron heridos su padre, el exguerrillero Carlos Enrique González y su madre Sandra Pushaina. La comunidad del ETCR Simón Trinidad que vio nacer este angelito tiene el corazón roto y se ha declarado en duelo debido al impacto que tiene entre nosotros.

Samuel murió desangrado en camino hacia el hospital. Aguantó desde que lo hirieron en la madrugada, luego aclaró el día y sus padres vieron condiciones para huir hasta un centro hospitalario en Maicao a solo 30 minutos del sitio de los hechos. Esperamos que los anuncios presidenciales no se conviertan en nuevas promesas incumplidas para mejorar las condiciones de las comunidades fronterizas.

Con su corta vida Samuel nos deja reflexiones sobre las contradicciones de estos tiempos. Nacer como símbolo de esperanza de la construcción de Paz y morir asesinado para recordarnos que las condiciones de convivencia están distantes aun en medio de un orden social en plena decadencia.

Su padre, un exguerrillero comprometido con el tránsito a la vida civil, pide investigar estos hechos. A Samuel lo sentimos como hijo nuestro. Su muerte nos llena de dolor y pesar y no puede quedar empapelada reduciendo los hechos a una pelea de clanes, de justicia étnica o familiar. Honor y gloria a Samuel” concluyó la misiva.