Diario del Cesar
Defiende la región

Hospital de Chiriguaná debe más de $ 24.000 millones

418

A través de un trabajo articulado, el Gobernador acordó estrategias con el delegado de la Supersalud por el rescate del hospital.

POR:
NINOSKA
REYES URDANETA

Por la crisis financiera que arrastra desde hace 12 años, el Hospital Regional San Andrés de Chiriguaná ha estado catalogado como un centro en riesgo económico ya que la deuda que registra supera los 24.000 millones de pesos, lo que ameritó su intervención administrativa por parte de la Superintendencia Nacional de Salud, cuyos funcionarios permanecerán en auditorías por el lapso de un año.

Jorge Juan Orozco, secretario de Salud Departamental, recordó que la Supersalud a través de doce funcionarios tomó el área administrativa del centro asistencial incluyendo recursos humanos. Ratificó que la atención de primer nivel seguirá en marcha para no afectar la estabilidad de los habitantes de Chiriguaná y sus alrededores.

Al ser consultado sobre una posible liquidación, Orozco explicó que es una posibilidad que no se descarta. En estos casos de las intervenciones cuando unhospital es reiterativo en la calificación de riesgo financiero alto, la norma ordena a la Supersalud pasarlo al Ministerio de Hacienda para que haga un programa de saneamiento fiscal y financiero. De no lograrse el éxito, se devuelve a la Superintendencia de Salud y esta decide si es intervención administrativa o liquidación.

En este caso, la administración del hospital está en manos de la Supersalud durante un año, si en este tiempo no alcanzan los objetivos, se recurre a la liquidación.

“Pero liquidar no es cerrar. Significa terminar con la empresa hoy y arrancar mañana. Lo importante acá es que este proceso se veía venir porque hace más de 12 años el hospital viene con un tema de desequilibrio financiero bastante complejo y con una cartera que no  le permite cubrir con los gastos, y hoy día tiene unos pasivos que superan los 24.000 millones de pesos”, explicó el funcionario.

Hace algunos años se planteó esta liquidación y el Ministerio de Salud se comprometió a gestionar al menos el 50% de los recursos que se necesitaban para cumplir con los pasivos de la ESE, darle una viabilidad y cambiar la razón social para hacer sostenible el hospital. Pero la intervención no pasó a nada y elproblema persistió. Al respecto, el Secretario de Salud Departamental añadió que en esa época el hospital estaba en alto riesgo y se le dio la oportunidad de construir un programa de saneamiento con recursos propios del departamento y de la Nación.

El Gobernador tenía presupuestado 5.000 millones de pesos para esa época, y el Departamento Administrativo de Seguridad no le dio pase al tema por cuanto la gerente de turno del hospital había contemplado que con los servicios de segundo nivel podía recaudar recursos importantes y asumir la deuda.

Ante esta fracasada iniciativa, se dio una intervención especial en el 2016 y tampoco se obtuvieron resultados por la exageración en los gastos y la débil recaudación de ingresos.

Ahora con este nuevo proceso, explicó el funcionario, el gobernador Francisco Ovalle está dispuesto a aportar 4.500 millones de pesos para cumplir con los pasivos del hospital.

DOCE FUNCIONARIOS

Germán Guerrero Gómez, delegado para Medidas Especiales de la Superintendencia de Salud, por su parte explicó que el Hospital San Andrés es una institución con graves problemas financieros que no permiten abarcar los compromisos laborales, reflejándose así una inadecuada prestación del servicio de salud, incluyendo los dos niveles de atención.

Esta situación ha afectado directamente a la comunidad, por cuanto están remitiendo a los pacientes a otras ciudades.

Guerrero afirmó que esta intervención forzosa administrativa se trabajará de la mano con la Gobernación y en presencia de las comunidades, ya que la idea es lograr sacar de la quiebra a este centro asistencial que tanta falta hace a las comunidades.

Indicó que por ahora hay 12 funcionarios de Supersalud, quienes ya están ejerciendo sus funciones. Sólo tres de ellos permanecerán por un año en el recinto, mientras la atención médica continúa su curso. “Este proceso es sólo administrativo y nada tiene que ver con la operatividad de los servicios”.

El funcionario de Supersalud se reunió ayer con el gobernador del Cesar, Francisco Ovalle, y con el secretario de Salud Departamental, Jorge Juan Orozco, para coordinar el trabajo que se ejecuta.

El Hospital Regional San Andrés del Chiriguaná está intervenido desde el lunes 17 de junio bajo la resolución número 6063 la cual ordena la toma de posesión inmediata de los bienes, haberes y negocios de la mencionada dependencia de salud.

El personal operativo del hospital deberá aportar la información oportuna de acuerdo a como sea solicitada por los funcionarios encomendados en la labor, por lo que cualquier acto de obstrucción puede conllevar a acción penal, disciplinaria, fiscal o administrativa en virtud de las facultades de la Superintendencia Nacional de Salud o los traslados que se efectúen a las autoridades competentes.

La representación legal de la intervención está a cargo del Agente Especial Interventor, Germán Darío Gallo Rojas, quien está facultado para brindar la información o absolver las inquietudes derivadas de la medida a ejecutar.