Diario del Cesar
Defiende la región

Ganaderos exigen mayores controles a mataderos ilegales

345

Hernán Araújo, gerente del Fondo Ganadero del Cesar.
POR:
NINOSKA
REYES URDANETA

El sacrificio de las reses en mataderos ilegales, sigue siendo motivo de preocupación para el gremio ganadero en el departamento del Cesar, por cuanto es un tema que en reiteradas oportunidades se ha planteado las autoridades y no ha habido solución al problema, más aún cuando se estaría irrespetando el Decreto 1500 sobre el sistema de inspección, vigilancia y control de la cadena cárnica.

Hernán Araújo Castro, gerente del Fondo Ganadero del Cesar, explicó que la demanda de consumo de carnes en Valledupar es de 400 reses al mes, de las cuales 80 son sacrificadas en la Cooperativa Integral Lechera del Cesar, Coolesar; 50 en el de Villa Nueva y los almacenes de cadena abastecen con 150, siendo el resto de la demanda cubierta por mataderos clandestinos o fincas que sin ningún control traen el producto al mercado, donde existen 700 expendios.

“Esto quiere decir que no hay control, no hay supervisión por parte del Estado. La vigilancia estaba en manos de la Secretaría de Gobierno y ahora resulta que la encargada es la Secretaría de Salud, pero todo se convierte en mesas de trabajo y no hay soluciones de raíz al problema”, enfatizó.

El gremio de ganadero está cansado de plantear al problema y las cosas continúan igual. Araújo agregó que el Gobierno sacó el decreto 1500 “que he llamado la norma caucho porque han corrido su vencimiento hasta más no poder, pero tampoco se respeta”.

Anteriormente en los corregimientos se sacrificaba una res y el proceso era verificado por el inspector de policía, quien miraba la procedencia y estado sanitario de la carne, ahora se cerraron todas las plantas y el sacrificio del animal se volvió en una actividad informal sin ningún tipo de control que promueve el delito.

Una vez más, dijo Araújo, los ganaderos exigen la presencia del Estado y eficiencia en el control de procedencia por parte de la dependencia de salud.

El Decreto 1500 de 2007 y el Decreto 2270 de 2012 (que lo modifica en agosto de 2016), determina el reglamento técnico en el país, a través del cual se crea el Sistema Oficial de Inspección, Vigilancia y Control a lo largo de la cadena cárnica (bovinos y bufalinos, porcinos, zoocrías, ovinos y caprinos) y de ahí su importancia.

También establece los requisitos sanitarios y de inocuidad que deben cumplir la carne, productos cárnicos comestibles y derivados cárnicos, destinados para el consumo humano; en su producción primaria, beneficio, desposte, desprese, procesamiento, almacenamiento, transporte, comercialización, expendio, importación o exportación. El Sistema está basado en el análisis de riesgos y tiene por finalidad proteger la vida, la salud humana y el ambiente, y prevenir las prácticas que puedan inducir a error, confusión o engaño a los consumidores. Esto como una medida necesaria para garantizar la calidad de los productos alimenticios cárnicos.