Diario del Cesar
Defiende la región

‘El gota a gota’, la trampa de los agiotistas

598

El “gota a gota” es una trampa perversa que envuelve principalmente a los taxistas, amas de casa, vendedores informales y microempresarios./STIVEN MENESES.

Vendedores ambulantes, taxistas y amas de casa son los objetivos preferidos de estas empresas donde los intereses estipulados sobrepasan los límites del Banco de la República, haciendo que los préstamos sean imposibles de cancelar.
POR:
NINOSKA
REYES URDANETA

El préstamo de dinero “gota a gota” o “pagadiario” se ha convertido en una modalidad financiera creada con la finalidad de aprovecharse de las necesidades de personas que no forman parte del sistema bancario. Colombia es el país pionero en esta singular práctica ilegal que en algunos de los casos ha generado violencia y hasta muertes.

Valledupar no escapa de este indiviso negocio, que camuflado en motos y conductores vestidos de negro con su rostro casi oculto, ha tomado las principales barriadas de la localidad donde residen, en su mayoría, familias de estratos bajos.

Tal es caso de Carmen Maestre, una madre de familia que sin imaginarse el calvario que viviría, vio en estas personas la posibilidad de salir de las deudas que la agobiaban, pero su mundo fue en reversa y ahora padece las consecuencias.

Narra esta ama de casa, de contextura delgada a causa de las preocupaciones y la mala situación económica que vive, como ella mismo lo calificó, que su drama comenzó en septiembre del año 2017.  Lo que inició por un monto de 200.000 pesos hoy la deuda sobrepasa los 4 millones de pesos.

“No sé cómo voy a salir de estas”, dijo Carmen con la mano en la cabeza, no sin antes detallar que a principios de este año el cobrador que frecuentemente llegaba a su casa, dirección que pidió no revelar, se presentó con otros tres hombres y a la fuerza entraron al inmueble para llevarse el televisor, la licuadora y hasta el teléfono móvil que portaba para el momento.

La mujer soltó el llanto, se levantó de su silla y caminando de un lado a otro como con miedo de que los cobradores volvieran, reveló que además de despojarla de sus pertenencias la amenazaron de muerte y hasta la fecha toda plata que agarra prácticamente es para ellos.

“Mi presupuesto familiar me lo han quitado gota a gota. La plata la presté para iniciar mi negocio de venta de fritos junto a mis dos hijas de 18 y 25 años, pero los resultados no fueron los esperados, la inversión no pudo recuperarse y el poco ingreso que entra a la casa no alcanza para suplir las necesidades y cancelar los altos intereses del pago diario.

Carmen solo se hace una pregunta ¿a quién le pide ayuda para protegerse ella y su familia? “Lo que hice yo sé que es ilegal, pero tampoco es justo que unas personas le quiten la tranquilidad a una familia sin opción a defenderse, la única respuesta es: paga y estarás tranquila”, dijo entre sollozos.

Explicó que cuando ella pidió la plata prestada se la facilitaron al 10% de interés y al atrasarse día a día la utilidad se fue duplicando y ahora la suma supera los 4 millones de pesos. “Me tocará vender lo poco que me queda, porque en cualquier momento podrían venir a matarme”.

El “gota a gota” es cuando los prestamistas otorgan dinero con tan solo una firma a plazos desde 20 hasta 40 días, cobrando un interés desde el 20% y que incluso puede llegar hasta 40% o más sobre el monto facilitado. Para quien se atrasa un día en el pago, los intereses se duplican, y allí comienza el calvario para el “beneficiario”.

El dinero lo entregan sin trámites, requisitos o avales y ya es una costumbre generalizada en Colombia. Por lo general, esto se puede palpar más en sectores pobres y alejados y hasta se ha extendido a otros países de Latinoamérica.

Vendedores ambulantes, taxistas y amas de casa son los objetivos preferidos de esas empresas criminales en donde los intereses cobrados sobrepasan, por mucho, los límites fijados por el Banco de la República, haciendo que los préstamos sean imposibles de cancelar. En este sentido, los deudores se convierten en víctimas de extorsión, hurtos, lesiones personales y homicidios.

CASI ME SUICIDO

Otro caso que el equipo del DIARIO DEL CESAR logró detectar fue el de Joaquín, nombre que utilizaremos para narrar su historia y así evitar algunas represalias contra él.

Joaquín, un hombre de tez morena y estatura alta, se ha dedicado toda su vida a vender zapatos deportivos en el centro de Valledupar. El año pasado para el mes de diciembre se le ocurrió la idea de prestar plata para surtir su negocio por la temporada, propuesta que fue rechazada por su esposa y familiares, pero ignoró los consejos y se sumergió en este mundo financiero que casi lo lleva al suicidio.

“No puedo más, el negocio lo tuve que cerrar y ahora vendo la poca mercancía que tengo de manera itinerante. La plata que consigo es para amortizar la deuda que supera los 40 millones de pesos”.

Narró, con su rostro visiblemente preocupado y con la mirada hacia abajo, que hace un mes luego de tomarse unos tragos entró a su habitación decidido a quitarse la vida, pues ese día ya tres veces había recibido la visita del cobrador para darle un nuevo plazo.

“Pero al entrar al cuarto conseguí a mi pequeña hija dormida y me regresé para pedirle perdón a Dios por ese mal pensamiento. Le dejaría el problema a mi familia y no es justo”, dijo.

Joaquín explicó que inicialmente prestó 20 millones de pesos al 20% que representaban $4 millones al mes de intereses. Eso sin contar el capital que sumaría un total de 24 millones de pesos para un pago diario único de $600.000.

Manifestó que obviamente el negocio no daba ganancias para estas sumas y ahora Joaquín lucha entre la adversidad por la deuda y su deseo de sacar adelante a su familia.

PROBLEMA SOCIAL

Para el economista vallenato Emmanuel Córdova el ‘pagadiario’ es un grave problema social y económico cuya expansión preocupa a las autoridades. Son negocios manejados por bandas criminales que obtienen miles de millones de pesos con esta modalidad. Se le considera un negocio ilegal, según lo establecido en el artículo 305 del Código Penal Colombiano, ya que las tasas de interés son una estafa y multiplican por muchísimo la tasa de usura del país. Es un delito que se ejecuta a plena luz del día, afirmó el profesional.

La justificación de estos prestamistas es que ellos no obligan a nadie a pedir el dinero, que la persona acude a ellos por voluntad propia. Sin embargo, los actos delictivos más graves se generan cuando la persona se atrasa en el pago que diariamente deben entregar.

Córdova agregó que el alto nivel de informalidad que tiene la economía colombiana conlleva a muchos microempresarios a acceder a estos créditos. En Valledupar el comercio ilegal supera el 60% según las últimas estadísticas reveladas por la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco. 

ACCIONES CRIMINALES

En estrategias desplegadas por la Fiscalía General de la Nación en los departamentos de Atlántico, Cali, Cauca y Antioquia, en 29 allanamientos fueran incautados recientemente 23 vehículos y cerca de 60 millones de pesos en efectivo, además de varias armas de fuego que serían usadas para intimidar a los morosos.

Las diligencias permitieron la captura de 37 personas, 36 de las cuales fueron cobijadas con medidas de aseguramiento.

En el municipio de Valledupar recientemente fueron detenidos ocho hombres que se dedicaban a este tipo de negocios en el barrio Brisas de la Popa. El procedimiento fue ejecutado por la Policía Nacional, la cual revela que en esta localidad son pocas las denuncias que se reciben sobre esta modalidad de crédito, pues los deudores se sienten intimidados y tienen medio de buscar ayuda.

En Colombia el caso que más causó conmoción fue el de Jessy Paola Moreno, la ibaguereña que se lanzó de un puente con su hijo de 10 años agobiada por las deudas a causa de un préstamo “gota a gota”.

El Plan Nacional de Desarrollo incluirá un capítulo para estimular el microcrédito. En el 2018 las administraciones municipales y el Banco Agrario crearon una estrategia para focalizar a los microempresarios en la formalización de sus créditos y acabar con los ‘pagadiarios’. En Valledupar se sociabilizaron más de 30 mil solicitudes y se espera que para el mes de octubre empiecen las asignaciones.

LA PROPUESTA DE DUQUE

El Presidente Iván Duque le planteó hace unos días al sistema financiero del país que les permita a las personas reportadas en las centrales de riesgos por cifras mínimas volver al historial de créditos, para que no tengan que recurrir a préstamos ‘gota a gota’.

El Jefe de Estado hizo la propuesta en el marco de la presentación del Octavo Reporte Anual de Inclusión Financiera, que se cumplió en el Hotel Tequendama, en la capital del país.

 “Para aquellas personas que están atrapadas en el ‘gota a gota’, porque están reportadas (en las centrales de riesgo) por cifras mínimas, lo que deberíamos permitir es que puedan ingresar al sistema y volver a generar ese historial de crédito”, explicó el Jefe de Estado y agregó que esta iniciativa debe ser concertada con el sistema financiero.

Al señalar que darles la mano a quienes viven a diario el drama del ‘gota a gota’ es uno de los retos de los bancos, el Mandatario argumentó su iniciativa: “Por cifras mínimas, estamos dejando por fuera (del sistema financiero) a una población que se ha visto severamente afectada y que hoy es la principal víctima del ‘gota a gota”.

Así mismo, al poner el ejemplo de ciudadanos que están reportados por deudas inferiores a 300 mil pesos, porque no pagaron una tarjeta simcard o un servicio de telefonía celular, el Presidente reiteró que el sector financiero debería brindarles la oportunidad de volver al sistema e incluyó a la Superintendencia Financiera en el proceso.

 “Creo que dar esa oportunidad y ese camino es algo favorable, que se puede manejar en una coordinación entre la Superintendencia Financiera, los bancos, los bancos de oportunidades y las microfinancieras”, puntualizó