Diario del Cesar
Defiende la región

Campesino muerto a bala fue señalado por la Policía de guerrillero

502

Investigadores de la Sijín de la Policía Nacional, mediante la recopilación de fuentes humanas y pesquisas, tratan de dar con el paradero de los responsables del crimen de un campesino asesinado a bala la tarde del viernes anterior en la finca Nuevo Edén, situada en la vereda La Estrella, en La Jagua de Ibirico. La víctima años atrás había sido señalada de pertenecer al grupo guerrillero del ELN.

Jorge Enrique Mieles Velásquez, de 42 años,  fue ultimado de 2 impactos con arma de fuego en el rostro y 2 en la región torácicaque le causaron la muerte de manera inmediata. Este sujeto tenía apenas dos días de estar trabajando en la estancia agrícola donde lo ultimaron, por lo que sus propietarios desconocen las razones del hecho violento.

El cadáver fue divisado por lugareños de la mencionada zona rural, quienes alertaron a las autoridades de la acción criminal. Los miembros de la Fuerza Pública al constatar la identidad de la víctima y al verificar en el Sistema Penal Oral Acusatorio, se percataron que tenía un prontuario delictivo por los cargos de rebelión, fabricación, tráfico o porte de armas de fuego, acceso carnal violento y amenazas.

Cabe resaltar que en el 2016, la víctima y siete sujetos más, fueron capturados en una operación en conjunto liderada por la Dijín de la Policía, la Fuerza Aérea  Colombiana y tropas del Ejército Nacional, acusados  de pertenecer a la red de finanzas y extorsiones del ELN que delinquía en los municipios de Becerril, La Paz y La Jagua de Ibiríco, sobre la Serranía del Perijá en el departamento del Cesar.

“Estas personas están sindicados de los delitos, de extorsión, rebelión, fabricación, tráfico y porte de armas y municiones de uso privativo de las FF.MM,  entre los capturados se encuentra Jorge Enrique Mieles alias ‘Alfredo’, cabecilla de las milicias, hombre de confianza de alias ‘Ever’, encargado de la extorsión a contratistas, ganaderos y mineros en el Cesar”, dijo un alto mando de la Policía Nacional en el momento de su aprehensión.

Las autoridades no descartan que los móviles del crimen, obedezcan a un ajuste de cuentas, debido a los antecedentes judiciales que enfrentaba.