Diario del Cesar
Defiende la región

Asesinaron de 10 puñaladas a cuidador de carros  en el Centro

384

Mientras se encontraba dialogando con varias personas, entre ellas una mujer, fue asesinado de 10 puñaladas un cuidador de carros en pleno centro de Valledupar, la noche del jueves anterior. Al parecer, los motivos fueron pasionales.

La acción criminal se produjo en la carrera 9 con calle 19, afuera de un establecimiento comercial de razón Dispro Químicos Del Valle, al frente de una reconocida Estación de Servicio. César Segundo Márquez Oñate, de 49 años,  fue atacado con el arma blanca en reiteradas ocasiones  en el tórax, en el cuello y en el rostro.

Según el relato de algunos testigos oculares del hecho violento, el agresor llegó hasta el lugar donde se encontraba la víctima y le propinó las graves contusiones.

El afectado fue socorrido por sus acompañantes y lo condujeron hasta la clínica Médicos S.A.S. donde falleció cuando era atendido por los galenos de turnos, debido a que las múltiples laceraciones que soportó le perforaron varios órganos vitales.

“Por lo que me comentaron ayer cuando llegamos al lugar del asesinato, los compañeros que estaban ahí nos dijeron que fue por celos, por una señora que estaba con él hablando, que él tipo había dicho mucho antes que si no era para ella no era para nadie, esa fue las declaraciones que dieron los compañeros con el que mi tío estaba” precisó Luis Francisco Sierra, sobrino del fallecido.

Añadió además que “las personas que estuvieron con él, saben quién fue el que le causó la muerte a mi tío. Nosotros fuimos directamente a la casa donde vive y la familiar lo que nos dio fue una cédula de él, pero que sean las autoridades quienes lo busquen” aseveró Luis Sierra, sobrino del fallecido.

El acto delincuencial quedó grabado en las cámaras de seguridad ubicadas en la escena, evidencia que será usada por los investigadores a cargo de las pesquisas para identificar al responsable del homicidio.

La unidad criminalística del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía realizó la inspección técnica al cadáver y lo trasladó a la morgue de esta ciudad, donde realizaron las labores forenses.

Márquez Oñate residía en un sector marginal ubicado en la margen derecha del río Guatapurí, era oriundo del municipio de La Paz y dejó tres hijos.