Diario del Cesar
Defiende la región

Corregimientos de Valledupar viven entre las aguas fétidas

457

Tres viviendas en Valencia de Jesús, son las nuevas afectadas por taponamiento en manjoles.
Por:
EDUARDO
MOSCOTE SIERRA

Los acueductos en zonas rurales y urbanas de Valleduparsiguen ocasionando problemas cada vezmáscomunes: rebosamientos, derrames de aguas negras y fétidas; y contaminación ambiental, son algunos de los daños que causan las tuberías.

Esta situación se presencia a toda hora en algunos sectores de Mariangola, Valencia de Jesús y Atánquez, corregimientos que más han reportado quejas sobre esta urgencia. 

DIARIO DEL CESAR en diversas ocasiones ha dado a conocer estos inconvenientes y pese a algunos compromisos de los funcionarios, afirma la comunidad, los hechos “aún persisten”.

En Valencia de Jesús, por ejemplo, no cesa: un nuevo taponamiento en el barrio El Carmen tiene tres viviendas viviendo entre las aguas sucias; el rebosamiento de las alcantarillas sale desde el patio, imposibilitando la tranquila en los residentes.

Al parecer hay más de 300 metros de tuberías afectadas.  “Llevamos como 12 días en esta situación, nadie se atreve a destapar porque se puede desbordar la suciedad que hay adentro de los manjoles.    Hemos pedido ayuda a Emdupar, pero dicen que se encuentran atendiendo algunos casos en Valledupar”, relatóIldemar Altamar Vizcaíno.

La situación se agrava, acota, por conexiones ilegales de colectores de aguas lluvias que realizan algunos ciudadanos, “algunas rejillas les dejan en mal estado y sumándole, que algunas raíces de árboles se filtran por los conductos y obstruyen el filtro”, comentó Altamar.

Por su parte, Onaldo Vásquez en Mariangola, se encuentra preocupado por cinco alcantarillas que desde hace dos semanas se encuentran emanando aguas fétidas en los barrios San Martín y La Candelaria.

Esto, asegura, ya comienza a causar problemas de salud, pues se ha reportado aumento de diarrea y fiebre en la población, “el agua descompuesta cae al río, las familias se suministran de este afluente; es decir, están consumiendo agua en mal estado”, comentó el líder social.

Aunque insistentemente han pedido colaboración para mejorar esta situación, aún  las autoridades competentes no hacen presencia.

‘HEMOS ESTADO COLABORANDO AUNQUE NO NOS COMPETE’

El no tener una entidad encargada de mejorar estos servicios púbicos a las zonas corregimentales – como el caso de Emdupar en Valledupar – ha hecho que la atención inmediata, quede incluso, en tercer plano en estas poblaciones.

No obstante, y aunque no es su competencia como lo ha manifestado Ricardo Llanos, jefe de Operaciones de Emdupar; la entidad continúa prestando colaboración de personal y maquinaria, así como en zonas de Aguas Blancas, Los Corazones y El Jabo.

“Hasta ahora solo tenemos dos solicitudes de atención, en Valencia de Jesús y Mariangola.   Hemos identificados problemas graves en las tuberías, algunas vencidas y otras, con taponamientos al final de los colectores, y eso agrava los desbordamientos”, comentó Llanos.