Diario del Cesar
Defiende la región

Así fue el crimen de Rafael Orozco

27.723

En su primer trabajo discográfico imponen éxitos como “La creciente” de Hernando Marín, “Momentos de Amor” de Fernando Meneses, “Eterno Enamorado” de Edilberto Daza, “El pataleo” de Poncho Cotes Jr. Y “La gustadera” de Alberto “Beto” Murgas.

El 11 de Junio de 1992 cerca de las 9 de la noche Rafael fue solicitado en la puerta de su casa por dos músicos integrantes de la agrupación de Diomedes Díaz, los cuales llegaron con la intención de pedir prestado unos instrumentos musicales.

Los atendió personalmente Rafael quien les solicitó ir con él a la terraza de la casa donde hablarían con más tranquilidad y así no interrumpir la celebración que allí se daba.

De repente y mientras conversaban, llegó un hombre que le disparó 10 veces, solo una bala no penetró su cuerpo, pues las otras nueve hicieron blanco en distintas partes de su cuerpo incluyendo la cabeza

Su esposa,  Clara Elena al escuchar las detonaciones corrió hacia donde se encontraba Rafael, a quien encontró ya casi sin vida tirado sobre el pavimento, con la ayuda de los músicos logró introducirlo dentro de su vehículo, e inmediatamente lo trasladó a la Clínica del Caribe en Barranquilla; pero allí minutos más tarde fue declarado oficialmente muerto

En el momento en que mataron al cantante, estaban los músicos Francisco Manuel Corena y Alonso Ariza De la Hoz, a quienes sindicaron de cómplices por haber hecho salir a Orozco a la puerta de su casa, pero el fiscal creía que no necesariamente estaban al tanto del plan homicida. Los dos fueron sacados de su residencia seis meses después en una camioneta y desde entonces no han aparecido. Sus familiares creen que están muertos.

Seis años después del homicidio, un juzgado en Barranquilla los absolvió tras demostrar que el escolta Sergio González Torres, fue quien recibió la orden de matar, por parte de su jefe, el ganadero y narcotraficante José Reynaldo Fiallo Jácome, alias El Nano.

Fiallo era colombiano radicado en Venezuela, y le disputaba a Orozco el amor de María Angélica Navarro Ogliastri, quien tras la sentencia del crimen (en 1998) desapareció.

 

EL ARMA ASESINA

 

Los investigadores establecieron que con la pistola del presunto narcotraficante José Reinaldo Fiallo Jácome (El Nano Fiallo) mataron al cantante Rafael Orozco Maestre

La Fiscalía en Barranquilla, definió la situación jurídica de seis personas vinculadas al caso. El fiscal, Luis Felipe Colmenares, ordenó la captura de Fiallo, pero este, según su apoderado William Cabarcas Gómez, apareció muerto en una calle de Medellín el 18 de noviembre de 1992 junto con su guardaespaldas Sergio Adolfo González Torres

Con sus cuerpos fue encontrada una pistola con salvoconducto de la Segunda Brigada del Ejército marca Heckler & Koch, con la cual fueron disparados por lo menos dos de los proyectiles que le fueron sacados a Orozco Maestre, según la prueba pericial

La confusión que se ha presentado, según Cabarcas, es que Fiallo tenía doble identidad. En Medellín apareció muerto como Jorge Alberto Gómez Benítez, pero es la misma persona y así lo comprueba su registro decadactilar

Pero el fiscal Colmenares dijo que procesalmente Fiallo estaba vivo. El fallecimiento de una persona se prueba, dentro de un proceso penal o civil, con el registro civil de defunción, con la necropsia, con el acta de levantamiento de cadáver, con la licencia de inhumación, y ninguno de esos documentos aparecieron en el expediente con el nombre de ese señor , explicó Colmenares

 El criminal disparó a una distancia de dos a tres metros, luego se acercaría para ramatarle. Allí fue cuando le propinó los tiros en el rostro, uno de ellos en el lunar de la cara del artista, que dejaron huellas de pólvora, lo que indica que el tirador estaba muy cerca. Después lo voltearía con el pie y le siguió disparando en la espalda y la región glútea.

El informe contradice la versión que dieron los testigos Alonso Ariza y Francisco Manuel Corena, acompañantes de Orozco en el momento del crimen, en el sentido de que el asesino llegó de frente, disparó rápidamente y se fue en veloz carrera.

Según allegados a la investigación, existen otras muchas contradicciones en las declaraciones rendidas por esos testigos.

 

CRIMEN PASIONAL

 

El general Fabio Campos Silva entonces comandante de la Policía del Atlántico, indicó en su oportunidad que todo se trató de un crimen pasional, ya que el artista Rafael Orozco mantenía relaciones con María Angélica Navarro quien a su vez tenía una relación con alias ´El Nano´ Fiallo.

Las investigaciones en su momento indicaron que la mujer también iba a ser muerta en las oficinas del Binomio de Oro, en la calle 76 con carrera 46, seis horas antes del asesinato de Orozco Maestre, cuando un sujeto, de quien se tienen retratos hablados, preguntó primero por ella y luego por el cantante.

La Policía fortaleció la versión de que al artista lo mataron dos sicarios, uno que disparó y el otro que lo buscó en su oficina y que al parecer conducía el mazda 323, de color blanco, de placas 8594, en el que escaparon. El vehículo fue inmovilizado el 12 de junio en una residencia del norte de la ciudad.

Las pruebas y los detenidos pasaron a órdenes de la jueza 17 de Instrucción Criminal, Carmen Marina Collante, quien adelantó la investigación del caso.