Diario del Cesar
Defiende la región

Gremios, iglesia y sectores sociales del Cesar condenan el atentado terrorista

205

El asesor de Paz del Cesar, Jesualdo Hernández Mieles, considera que es hora de vivir como una sociedad pacífica, en diálogo y entendimiento.

Diferentes sectores sociales, gremios y la iglesia al igual que líderes del departamento del Cesar rechazaron el ataque perpetrado a las 9:30 de la mañana de ayer, en momentos en que, en una camioneta, de color gris, Nissan Patrol, modelo 1993, de placa LAF 565, explotó y hasta la tarde de ayer había causada la muerte a más de 10 uniformados y dejó 65 heridos en la Escuela General Santander, sur de Bogotá.

La Iglesia Católica, por intermedio del vicario de la Diócesis, Jesús Torres, explicó que la violencia nunca será el camino para solucionar las diferencias entre la sociedad colombiana y clamó por desarmar los corazones llenos de odio.

“Como iglesia nos lamentamos de todo hecho violento que suceda, porque es un atentado contra la vida humana, y ciertamente la violencia lo que trae es más violencia y suscita herida de odios y resentimiento”, dijo Torres, para luego sostener que: “Como Iglesia lo que buscamos es la paz, es decir la reconciliación entre los hombres, oramos al señor Jesús para que desarmen los corazones, para que los malvados reconozcan su equivocación y los que tienen el poder busquen los caminos de la reconciliación”.

A su turno, el presidente Ejecutivo de la Cámara de Comercio de Valledupar, José Luis Urón, pidió rodear a las fuerzas militares y no cesar en la intención de capturar a los responsables del hecho terrorista.

“Somos solidarios con las familias de quienes perdieron la vida y también con quienes salieron afectados por estos dementes, que el país no los quiere, el país los rechaza, no queremos regresar a la época del terrorismo de Pablo Escobar”, dijo el líder gremial.

Para Urón, es el momento de “rodear al presidente Iván Duque en una lucha frontal contra estas actuaciones que no son de personas civilizadas, más bien de depravados. Esperamos que muy pronto la Fiscalía General de la Nación avance no solamente, como ya lo hizo, en la identificación del responsable material del atentado, también con quienes están detrás, los que idearon este crimen horrendo sobre estudiantes que soñaban llegar a altos rangos sobre la Policía Nacional.

Para el presidente de la Cámara de Comercio de Valledupar “nunca hay que descartar la posibilidad de una salida pacífica, negociada y política a los que se mantienen en armas.  Pero hay que ser muy fuertes, muy rígidos contra la criminalidad y el terrorismo”.

EL DIÁLOGO, LA SALIDA

El atentado criminal en Bogotá se dio horas después de que el Alto Comisionado para la Paz, la Legalidad y la Convivencia, Miguel Ceballos, dijera que el “reloj de la paz” está en contra del Ejército de Liberación Nacional, ELN, refiriéndose al secuestro de la tripulación del helicóptero derribado en El Catatumbo el pasado 11 de enero.

Mientras las autoridades daban a conocer el nombre de José Aldemar Rojas Rodríguez, de 57 años, quien como seña particular tenía amputada la mano derecha, como la persona que introdujo el vehículo cargado con 80 kilos de pentolita a la escuela de Cadetes de Bogotá, desde el Cesar, el asesor departamental de la oficina de Paz, Jesualdo Hernández Mieles, pidió al Presidente Duque sentarse a dialogar con el Eln, dado que sería lo mejor para el país.

“Nuestra opinión como Asesor de Paz del Departamento y con el mensaje del señor Gobernador, es que el mejor camino para entenderse y llegar a una negociación es a través del diálogo.  Esperamos que se encuentren esos caminos que permitan un diálogo respetuoso y sincero y que se pueda ver una paz estable y duradera en el Cesar y Colombia, ya que el ELN quedó como la primera guerrilla en el país luego de la firma de los acuerdos de paz con la Guerrilla”, explicó Hernández Mieles.

Agregó el funcionario que “la invitación de nosotros como Oficina Asesora de Paz, al Eln que tiene presencia en nuestro departamento, es que puedan entregarle ese mensaje de paz a Colombia y termine todo en un acuerdo final entre el Estado Colombiano y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional”.

RECHAZO DEL  ALCALDE

A este clamor se sumó, el alcalde de Valledupar, Augusto Daniel Ramírez Uhía, quien calificó como inaceptable el acto terrorista ocurrido en la Escuela General Santander contra policías, “contra los héroes de la patria, un hecho que enluta al país”.  De este modo, en nombre de la institucionalidad, repudió “el miserable acto”, y en nombre de los vallenatos, manifestó con profunda tristeza, “nuestro respaldo y acompañamiento a la institución y a todos los familiares que sufren por este vil atentado”. Igualmente, dijo que, no se puede retroceder y volver a aquellos días violencia. “Nos unimos para enfrentarlo, no nos vamos a dejar doblegar. Nuestra solidaridad para las familias y respaldo al presidente Iván Duque Márquez, a las fuerzas militares. Aspiramos que cuanto antes se puedan esclarecer los hechos y que recaiga todo el peso de la ley ante los autores materiales e intelectuales de este acto terrorista”, concluyó.

Por ARNOL MURILLO RINCÓN