Diario del Cesar
Defiende la región

Defensa de la teniente Kelly Sierra solicitó el traslado del proceso

249

Con el fin que exista mayor transparencia en el proceso que se adelanta en contra del capitán de la Policía, Eduardo Andrés Merchán Prieto, por la supuesta violación sexual a la que habría sometido a la teniente de esa misma institución, Kelly Johana Sierra, la defensa instauró una solicitud de cambio de radicación para que sea un fiscal de la capital del país el que esté a cargo de la investigación. Actualmente un fiscal de Valledupar está al frente de las pesquisas.

“El proceso continua en Valledupar y lo principal es para evitar que haya algún tipo de manipulación, porque se ha visto en amenaza de alguna manera la seguridad tanto de la víctima como de sus defensores. Actualmente ella sigue vinculada a la Policía Nacional y recientemente fue trasladada a Medellín, a fin de que cuando termine su incapacidad no vuelva a laborar en la misma seccional donde lo hace su agresor”, dijo el defensor de la uniformada, Nixon Forero Forero.

Precisamente sobre el pleito, en la tarde del próximo 28 de enero, ante un Juzgado Municipal con funciones de control de garantías de esta ciudad, se llevará a cabo la audiencia de solicitud de medidas de protección a víctimas que la Fiscalía 13 Seccional Caivas adelanta en favor de la teniente de la Policía Nacional, Kelly Johana Sierra Pineda, quien el pasado 23 de noviembre denunció que fue violada al interior del comando de la Policía del Cesar por un capitán de esa institución.

Según el jurista, todo hace parte de la petición que se llegó al Fiscal General de la Nación para que impartiera instrucciones específicas al delegado del caso en pro de que se le brinden medidas de protección que le garanticen seguridad y particularmente, para que se den directrices que hagan que ella no se sienta incomoda al retomar sus actividades dentro de esa institución.

LA INCONFORMIDAD

El sonado caso presuntamente ocurrido luego de la ‘Fiesta Azul de los Oficiales’ de la Policía del Cesar en noviembre del 2018, tiene en la mira pública al también comandante del 4 Distrito de la Policía del Cesar, con sede en Curumaní, por su presunta comisión en el delito de acceso carnal violento agravado, del que se declaró inocente.

Por lo anterior, el pasado 28 de diciembre fue presentado ante el Juzgado Segundo Penal Municipal con Funciones de Control de Garantías de Valledupar, quien finalizadas las audiencias concentradas decidió dejarlo en libertad.

Dicha postura fue rechazada por varias entidades, entre ellas la Procuraduría General de la Nación, quien alegó que ello solo revictimiza a la denunciante y que oficial debe ser recluido en un centro carcelario porque representa peligro para la víctima por la profesión y grado de autoridad que ostenta.

Sumado a ello, la misma entidad pidió el traslado del expediente de la investigación disciplinaria que la Inspección General de Regional 8 de la Policía del Cesar adelantaba a raíz de la querella instaurada por la uniformada el pasado 24 de noviembre.

‘HICIERON UN MONTAJE CON ELLA’

Respecto a algunas imágenes que circularon días atrás sobre la celebración en cuestión, el abogado aseguró que se manipuló la verdadera situación con la intención de hacer parecer que los involucrados en el hecho mantuvieron contacto cercano antes de que ocurriera el supuesto abuso.

“Ella nunca ha tenido relación con el capitán. Simplemente se dio una reunión. Ellos nunca han compartido ni trabajo, relaciones de amistad y menos aún sentimentales; de suerte que la foto que se dio fue por esa actividad y fue editada. Allí solo se ven los dos y no las demás personas que estaban con ellos”, indicó.

Finalmente, mencionó que recientemente el Director de la Policía Nacional, general Óscar Atehortúa Duque, se reunió con la presunta víctima y le expreso su intención de colaborar para que los hechos se esclarezcan y ella cuente con todo el acompañamiento requerido por parte de la institución.