Diario del Cesar
Defiende la región

Asesinaron a mototaxista de un disparo en la cabeza

567

Sergio David Flórez Padilla, de 24 años, falleció en una clínica de esta ciudad poco después de recibir un disparo en la cabeza cuando caminaba por una calle cercana a su casa, en el barrio La Nevada. Las autoridades investigan el móvil del hecho.

Un disparo en la cabeza acabó con la vida de un joven mototaxista de 24 años que en la noche del pasado sábado, fue baleado por un sujeto que sin mediar muchas palabras lo atacó para matarlo cuando este se dirigía a un billar cercano a la casa en la que residía, en el barrio La Nevada, noroccidente de Valledupar.

La víctima mortal del hecho fue identificada como Sergio David Flórez Padilla, quien recibió el mortal balazo en la calle 5h #44-05 del sector en mención, justo frente al establecimiento de razón social Billares Chucho, por un individuo del que no se tiene indicio alguno.

“Una muchacha que es vecina se dio cuenta de que el agresor estaba debajo de un palo de mango y llamó a Sergio por su nombre cuando pasaba por ahí. Élse acercó y como que estuvieron discutiendo, entonces mi hijo se agachó para coger una piedra, no sé si porque el muchacho lo amenazó, y cuando vio que en verdad el muchacho le iba a dar, él se refugió en un carro que estaba en el billar pero fue en ese momento que le dieron el disparo”, dijo su madre, Nuris Padilla Palmera.

Dijo también que tras herir al joven, el homicida salió huyendo rápidamente en una motocicleta bóxer de color negro, mientras vecinos del sector auxiliaban a su hijo y lo llevaban de urgencia al hospital Eduardo Arredondo Daza con sede en La Nevada, para que fuera atendido por médicos.

De allí fue remitido al hospital Rosario Pumarejo de López pero casi que de inmediato fue trasladado a la Clínica Médicos Ltda. Donde falleció minutos más tarde, pese a los esfuerzos que hicieron los galenos por reanimarlo dado que el impacto tuvo orificio de entrada sin salida en la región parietal del lado izquierdo del cráneo, y le causó un serio daño encefálico.

No hay indicios

“En la clínica lo reanimaron pero después me dijeron que solo un milagro de Dios me lo salvaba, porque tenía el cráneo roto. Al rato me informaron que había muerto. Mi hijo no tenía amenazas, era trabajador… si tuvo un problema por el sector con un muchacho que le zampó una cachetada sin más y aunque yo le dije que pusiéramos la denuncia, Sergio me dijo que iba a dejar eso así. No sé si lo que pasó venga por ahí”, sostuvo la madre.

Entre tanto, el comandante encargado de la Estación de Policía de Valledupar, capitán Andrés Pulido, manifestó que no se tiene clara ninguna hipótesis frente al asesinato pero que desde que se hizo el reporte ante las autoridades, iniciaron las labores de vecindario a fin de recolectar la mayor cantidad de información sobre lo ocurrido y aclarar el tema.

“El procedimiento fue atendido por los actos urgentes de la Sijín y ya quedó radicado ante la Fiscalía, quien está a cargo ahora del proceso investigativo del caso. Por lo pronto todo es materia de investigación, no se tiene indicios de quien fue el agresor y cuál fue el móvil del crimen que ocurrió en una calle secundaria del barrio La Nevada por lo que no había muchas personas que pudieran observar el hecho. No se ha podido establecer si fue por una pelea, intento de hurto o intolerancia”, indicó.

Confirmado el deceso del joven, uniformados de la Seccional de Investigación Criminal de la Policía del Cesar se trasladaron hasta el centro asistencial para realizar la inspección técnica al cadáver que posteriormente fue conducido a la morgue del Instituto de Medicina Legal de esta ciudad, para que leefectuaran los correspondientes exámenes forenses.

LOS ÚLTIMOS MINUTOS DE SERGIO

Sobre la víctima se conoció que era natal de Valledupar, deja huérfanos a dos menores de 6 años y 8 meses, era el menor de cuatro hermanos y soñaba con terminar sus estudios para cambiar de trabajo y darle mejores oportunidades a su familia.

“Como a las 7 p. m. él llegó a mi casa normal, se acercó a mí y me dijo: ‘mí, mira el pantalón que me compré, pero me queda ancho’. Yo le dije que eso así lelucía bien, que no tenía nada que cogerle; que había motilado al niño con un corte raro que le dejó mucho cabello. Me respondió: ‘no, está igual que yo’ mientras se sobaba la melena y se metió adentro de la casa. Al momentico salió para el billar ubicado en la esquina, a la vuelta de la casa, pero dejó la moto y poco después se sintió el disparo. Yo salí para ver que era pero nunca pensé que se tratara de mi hijo; me dijo una vecina que era Sergio y yo no podía creerlo. Luego entre hospital y hospital, le hicieron el paseo de la muerte”, recordó entre lágrimas Nuris Padilla.

Su cuerpo es velado desde ayer en la casa del populoso barrio en la que vivía, y hoy será sepultado en el cementerio Jardines de Valledupar. Cabe resaltar que con este caso asciende a 39 el número de homicidios registrados en esta capital en lo corrido del 2019