Diario del Cesar
Defiende la región

Decisión de la Corte es permitir el reenganche de la delincuencia

381

POR:
NINOSKA
REYES URDANETA

Un gran debate y avalancha de opiniones ha generado la decisión de la Corte Constitucional de tumbar la disposición del Código Nacional de Policía que prohibía el consumo de alcohol y sustancias psicoactivas en los espacios públicos.

El principal argumento del fallo es que los artículos 33 y 140 del Código de Policía son “inconstitucionales” ya que, en su concepto, violaban el libre desarrollo a la personalidad de manera “desproporcionada”.

Pretexto que a juicio de expertos, autoridades y miembros de la comunidad no responde a los valores que desde el núcleo familiar deben inculcarse. Al contrario, abre una brecha a la delincuencia y la inseguridad en la ciudad.

Las disposiciones impuestas en el Código de Policía permitían rescatar parques y espacios de libre disfrute, ante las conductas indebidas que ciertos actores de la sociedad ejercían.

Ahora ¿se convertirán los parques en puntos de encuentro para estas prácticas?  ¿Se incrementará la inseguridad  en los espacios públicos? Son dos grandes interrogantes que agobian la tranquilidad de padres de familia y personalidades de Valledupar ante tal decisión que deja desprotegido el derecho de los demás.

SOBRE EL FALLO

La Corte Constitucional tumbó dos normas que permitían a las autoridades multar a quienes sorprendieran consumiendo alcohol o la dosis mínima de drogas ilegales en el espacio público.

Declaró improcedente el artículo 140, numeral 7 del Código de Policía, titulado ‘Comportamientos contrarios al cuidado e integridad del espacio público’: “Consumir bebidas alcohólicas, sustancias psicoactivas o prohibidas en estadios, coliseos, centros deportivos, parques, hospitales, centros de salud y en general, en el espacio público, excepto en las actividades autorizadas por la autoridad competente”; y en el numeral 8: “Portar sustancias prohibidas en el espacio público”.

Y en el artículo 33, titulado “Comportamientos que afectan la tranquilidad y relaciones respetuosas de las personas”, se encuentra el de “consumir sustancias alcohólicas, psicoactivas o prohibidas, no autorizados para su consumo”.

La Corte argumenta que estas disposiciones son “inconstitucionales” y violaban el libre desarrollo a la personalidad. De allí las nuevas normas que de ahora en adelante regirán las mencionadas prácticas en los espacios públicos.

A pesar de esta decisión el presidente de la República, Iván Duque, anunció que el decreto emitido en octubre del año pasado, que reglamentaba la incautación de drogas en la vía pública, seguirá vigente y activo en territorio colombiano.

El precepto respalda el hecho de que la Policía decomisara, destruyera e impusiera multas sobre los 200 mil pesos para cualquier cantidad de droga que portara o consumiera el ciudadano. La sanción podría disminuir con trabajo comunitario.

Reza el documento: “cuando la autoridad advierta la posible infracción de la prohibición de tenencia o porte de sustancias ilícitas tales como marihuana, cocaína o sustancias derivadas de la cocaína, heroína o derivados de la amapola, drogas sintéticas (…), así como cualquier otra sustancia que se encuentre legalmente prohibida, se aplicará el procedimiento del Código de Policía”.

Advertía además que “el porte y tenencia de cantidades que excedan la dosis personal será judicializado de conformidad con la normatividad vigente”.

La dosis mínima, de acuerdo con la Ley 30 de 1986, es de hasta 20 gramos de marihuana, 5 gramos de hachís, 1 gramo de cocaína o de sustancia a base de cocaína y hasta 2 gramos de metacualona.

El Primer Mandatario Nacional dijo que respetuosamente acata los fallos, pero seguirá perseverando para liberar parques y entornos escolares de drogas. “Si bien algunos hablan de la libre determinación de personalidad, esta no puede ser la libre determinación de la drogadicción. Tenemos que defender la familia”, afirmó.

VULNERA DERECHOS DE LOS CIUDADANOS

Al respecto, el alcalde de Valledupar, Augusto Ramírez Uhía, manifestó que los artículos declarados inconstitucionalmente eran una herramienta fundamental para que la Fuerza Pública cumpliera con el deber de garantizar la tranquilidad y convivencia ciudadana en sitios públicos.

Considera que el fallo amparado en el supuesto “libre desarrollo de la personalidad”, vulnera el derecho de los ciudadanos, en especial de los menores de edad, de disfrutar de un espacio público libre de drogas y alcohol.  Reitera su lucha en la recuperación de los espacios públicos, que ha sido un gran logro, con más de 75 parques intervenidos, en donde se le cerraron las brechas a la delincuencia. Ante ello, rechaza el retroceso y afirma que seguirá trabajando para lograr escenarios propicios para las familias.

“Como Alcalde y padre de familia, pido a los ciudadanos estar más atento de sus hijos, en su cuidado y protección, en su formación y aprendizaje, recordándoles que el principal factor de las problemáticas que afectan a la sociedad están ligadas al consumo de sustancias psicoactivas.Es hora de hacer un alto y repensar el futuro que queremos que se construya”, dijo.

Gonzalo Arzuza, secretario de Gobierno, reiteró que la medida representa un retroceso por vulnerar el derecho de los niños de disfrutar en los parques y plazas de la ciudad.

El gobierno municipal respetará las decisiones impuestas, sin embargo, la policía seguirá resguardando los espacios públicos y emitirá las sanciones pertinentes de acuerdo a la ley 1801 y al decreto del presidente Duque que sigue en vigencia.

LA LEY ES PERMISIVA

Para la psicóloga María Eugenia Sarmiento, esta decisión expone a los jóvenes a que consuman deliberadamente las drogas. “Hoy en día se ha dado mucha permisividad y eso tumba los valores que desde la familia se inculcan en los niños y jóvenes”, dijo.

Exhorta a los padres de familia a respetar lo que dicen las leyes, pero también está en sus manos cambiar la mentalidad. “No es lo que diga el Estado, tenemos la responsabilidad de informar a nuestros hijos para hacerlos hombres de bien en la sociedad con principios morales, éticos y sociales”.

El problema de las drogas ha llevado a la juventud a asumir conductas delincuenciales a causa de unas leyes muy permisivas y cada vez será peor. Con respecto al argumento que la Corte da sobre la libre personalidad, conlleva a los jóvenes a adoptar un comportamiento sin límitesy pasar por encima de la autoridad de los padres, expresó Sarmiento.

QUITA AUTORIDAD A LA POLICÍA

Para la abogada Adriana Guerrero, estas normativas no responden a la libre convivencia ciudadana. Consumir alcohol en parques o plazas no es tan grave como hacerlo con las drogas. “Dejar que al aire libre se consuman las sustancias estupefacientes es como dejar que la juventud haga lo que quiera inclusive delante de la misma policía, la cual pierde autoridad con estas disposiciones”, dijo.

Daniel Lindarte, defensor de Derechos Humanos, se mostró preocupado por los entornos escolares, considera que los niños y jóvenes serán la población más vulnerable a esta medida que deja en libertad el consumo de drogas en los lugares de esparcimiento. “No tendremos a quien acudir a la hora de ver a una persona ejerciendo estas conductas delante del ciudadano común”.

Neftalí Palacio, habitantes de Valledupar, dijo por su parte que es un gran daño que se le está haciendo a la sociedad. Ahora la inseguridad se apoderará de los parques y las personas tomarán licor hasta en los espacios de esparcimiento sin ninguna restricción. “Eso se llama anarquía y caos social para la ciudad”.

Consumo de alcohol y drogas, en el top 3 de multas por el Código

En el top 3 de los comportamientos contrarios a la convivencia por el Código de Policía, consumir bebidas alcohólicas en espacio público, portar armas y sustancias prohibidas conforman la lista de las que más se han sancionados.

Las cifras que lleva la Policía dan cuenta de que, a la fecha, se han impuesto más de 135.000 comparendos por consumir bebidas alcohólicas, más de 101 mil por portar armas o elementos cortopunzantes y más de 71 mil por portar sustancias prohibidas en espacio público.

Las riñas y ocupar el espacio público son otros comportamientos que más se sancionan en el país con más de 60.000 comparendos, aunque desde que entró en vigencia el Código de Policía se han impuesto más de 554.000 comparendos.

Desde que entró en vigencia el decreto de la dosis mínima, según las autoridades, se han incautado más de 100 kilos de estupefacientes, de los cuales el 83% corresponde a marihuana y 2% en bazuco y base de coca. Además, han sido capturadas más de 12 mil personas.