Diario del Cesar
Defiende la región

57% de los conductores no pagan el SOAT y 63% evaden la revisión técnico-mecánica

557

De los 6,5 millones de vehículos sin revisión técnico-mecánica en el país, el 96% por ciento (6.231.473) son de vehículos particulares, el 3% por ciento (206.956) de servicio público y el 1% por ciento (69.579) restante de otros servicios. Más de  4.908.109 motos evaden esta norma. 81% del total del parque automotor registrado en el RUNT  (11.644.962) están obligados a realizar la RTM.

Según cifras del Registro Único Nacional de Tránsito, RUNT, y del Ministerio de Transporte, en el municipio Valledupar existe una evasión del 57 por ciento del Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT) y de 63% de la revisión técnico-mecánica, índices que podrían llevar a una anarquía en la movilidad de la ciudad.

Aunque son reglas para circular por las vías del municipio, es recurrente que los propietarios de los vehículos, principalmente las motos, incurran en el irrespeto a la norma. De allí el incremento en los comparendos, cuyo monto adeudado por los vallenatos es de 63.000 millones de pesos.

Ante esta problemática, Víctor Arismendy Arias, secretario de Tránsito y Transporte Municipal, manifestó que desde su despacho se llevan a cabo estrategias para mejorar la cultura ciudadana tomando en cuenta que todos los vehículos deben cumplir con las mínimas normas de seguridad vial y portar el seguro que cubra a las víctimas en cualquier siniestro.

“Estamos trabajando comprometidos por la seguridad vial, y eso requiere que todos pongamos de nuestro lado para aportarle a la cultura de la legalidad. Solo pedimos llevar los documentos al día y acatar los decretos de restricción como la circulación de las motos por el centro de la ciudad”, dijo.

El SOAT es un seguro obligatorio para todos los vehículos que transitan por el territorio nacional. Ampara los daños corporales causados a personas en accidentes de tránsito. De acuerdo a la Ley 769 de 2002, “para poder transitar en el territorio nacional todos los vehículos deben estar amparados por un seguro obligatorio vigente” (Artículo 42) y su falta podrá acarrear consecuencias también estipuladas en dicho reglamento. De esta forma es un requisito para manejar cualquier tipo de vehículos en Colombia.

 

PRESUPUESTO ES INSUFICIENTE

 

Para Alberto González adquirir el SOAT es casi imposible para su presupuesto familiar. “No es querer incurrir en la ilegalidad, sino que abarcar el monto es casi imposible de acuerdo a lo que gano como mototaxista en la ciudad. Juego a la suerte y cada vez que veo un retén policial tomo vías alternas para evitar el comparendo”.

Mientras que Zoilo Arenas afirma que cada inicio de año renueva el SOAT de su vehículo y está al día con la técnico-mecánica, no solo por cumplir las normas, sino por la seguridad de la familia y de quienes transporta en el automotor.

Aunque sabe que el gasto sería mayor si recibe una multa, Robert Acuña, afirmó por su parte que por ahora no podrá circular legalmente por falta de presupuesto. “Sería bueno que los entes responsables de tránsito en la ciudad realizaran jornadas con precios especiales y accesibles para que una gran parte de la población pueda acceder al seguro”, finalizó.

 

SANCIONES

 

No portar el SOAT impone una multa de 30 salarios mínimos diarios legales vigentes. Pero si el vehículo es inmovilizado toca pagar también el parqueadero donde permanecerá el carro, hasta que cancele la multa. Por un vehículo liviano, podría tener que gastar $56.300, por el primer día, $40.600 por el segundo y hasta sexto día. La cifra se va reduciendo a medida que el tiempo transcurre.

El pago de la grúa para el traslado del vehículo a uno de los parqueaderos de la Secretaría de Tránsito también corre por cuenta del conductor. Esta puede costar entre $98.000 y $231.330, dependiendo del tipo de vehículo.

La multa por conducir sin revisión técnico-mecánica equivale a $414.058 o 15 salarios mínimos legales diarios vigentes. La ley 1383 informa que la sanción es para el conductor o el propietario del vehículo. Cuando el carro se encuentra en malas condiciones mecánicas o de gases contaminantes también es objeto de inmovilización.