Diario del Cesar
Defiende la región

Denuncian a docente de la UDES por un presunto acoso sexual

1.664

Sindicando al docente Baldomero Rosado Quintero de acosarla exigiéndole favores sexuales a cambio de obtener aprobación académica, ante la Fiscalía General de la Nación fue presentada ayer una denuncia por acoso sexual contra el también aspirante a la rectoría de la Universidad Popular del Cesar por parte de una estudiante de la facultad de Administración Financiera de la Universidad de Santander, UDES, sede Valledupar.

La presunta víctima del caso es Esteffany Riascos Vélez, de 23 años, quien interpuso la querella en contra del administrador de empresas egresado de la Universidad Popular del Cesar, quien también funge como docente en pregrado y postgrado de esa institución, de la primera mencionada y de la Fundación Universitaria San Martín.

Según lo indicado por la estudiante, Rosado Quintero viene asediándola por aproximadamente dos años aprovechándose de que él es su profesor en el programa de Administración Financiera y de Sistemas, y que además, usualmente acosa a sus alumnos, sean hombres o mujeres, ofreciéndoles ganar sus materias a cambio de cantidades de dinero que parten desde los $300.000 en el caso de los varones, y encuentros sexuales con las féminas.

“A este señor profesor le toco darme clase de matemáticas financieras y comenzó por Instagram a acosarme, a decirme ‘mami’, que lo invitara a salir para que viera, me hacía muchas insinuaciones. Yo tengo todas las conversaciones que las voy a aportar posteriormente a la investigación, donde me dice que si yo quiero ‘él me lleva en patines de doble línea hasta el grado’, que yo la tengo de ‘papayita’, que solamente es que yo decida. Después de cada actividad siempre me hacía como una especie de persecución (…) en repetidas ocasiones hizo comentarios delante de mis otros compañeros que yo solamente con el pasaba la asignatura el día que yo me acostara con él. En el 2017 me hizo perder la materia, siempre me hablada con doble sentido y me decía que si lo había entendido”, indica la joven en la denuncia con número de noticia criminal 200016001075201902968.

Manifestó también que dado a que este año le dio por perdida la materia por no acceder a sus pretensiones sexuales y que otras alumnas se quejaban de acoso, entre varias decidieron denunciarlo pero la mayoría desistió de ello dado que ‘él tiene un negocio ahí en la universidad, él no va directamente a recoger el dinero que pide de soborno para pasar las materias sino que tiene sus emisarios. Mi papa esta mañana (miércoles) lo encaró y le dijo que lo íbamos a denunciar, se pasó un oficio a la universidad exponiendo el caso, se llevaron unos captures impresos y él dijo que todo eso era mentira’.

Aunque al cierre de esta edición, la Udes Valledupar no había hecho ninguna declaración sobre la escandalosa denuncia contra el docente, por información del padre de la joven, Milton Riascos se conoció que desde la mañana de ayer este fue suspendido.

“En la mañana del miércoles cuando fui a protestar al claustro, recibí la llamada del dueño de la universidad, el doctor Fernando Vargas y me dijo que el docente estaba suspendido desde las 11 a. m. para facilitar las investigaciones; me ofreció su solidaridad, hubo una línea amiga que es liderada por su esposa y me ofrecieron todo su apoyo porque esto no es fácil. Este tipo le ofrecía a mi hija verse en lugares muy íntimos, como el laboratorio, y ella no es una prepago para que el venga a saciar su apetito sexual. Si su esposa no le brinda lo que él quiere, que no abuse de su condición de profesor. Es innumerable la cantidad de personas que se quejan de este señor”, dijo Riascos.

Pese a los múltiples intentos que hizo este medio de comunicación para hablar con Rosado Quintero, esto no fue posible. Sin embargo, el educador se refirió al tema a través de un espacio radial negando dichas acusaciones, afirmando además que ‘la joven es una mala estudiante, lleva varios semestres repitiendo la materia y presentaré mis pruebas para defenderme de todo lo que están diciendo’, enfatizando que reconocía haber cometido un error al contestarle los mensajes que ella le envió a través de un chat, y que hacen parte el material aportado por la joven a la Fiscalía.