Diario del Cesar
Defiende la región

¿Por qué no hay salvavidas en el río Guatapurí?

448

La última muerte por ahogamiento en el balneario Hurtado, encendió las alarmas en los bañistas. / RICHARD DANGOND

POR:
EDUARDO
MOSCOTE SIERRA

Aunque el balneario Hurtado con sus frías aguas se convierte  en el lugar apetecido por propios y visitantes en los días de descanso, situaciones lamentables como ahogamientos, han empañado el ‘color’ de este sitio turístico.

Pese a ser testigo de la construcción de versos vallenatos y el disfrute de la gente; también, ha presenciado la ausencia de salvavidas y hechos atroces como el ocurrido el pasado domingo 2 de junio, cuando un joven de 16 años murió por inmersión en sus caudalosas aguas.  Esta sería la tercera muerte por esta causa en 2019.

El río ha aumentado su volumen y su corriente con la llegada de las torrenciales lluvias en esta temporada húmeda, se convierte en un riesgo para los bañistas que desean disfrutar de Hurtado.

El día de ayer, en un recorrido realizado por este medio de comunicación, fuimos testigos de cómo, una niña de cinco años, fue arrastrada por la fuerza del afluente, alertando a los ciudadanos que allí se encontraban.

Al percatarse de la escena, Rubén Montoya, un albañil radicado en la capital del Cesar, se lanzó al río para poner a salvo a la menor.   Consternado por la situación, le hizo un llamado a la Administración Municipal y su ausente promesa de colocar salvavidas a lo largo y ancho del sector turístico.

“Los entes gubernamentales – Alcaldía de Valledupar y Gobernación del Cesar- deben entender que Hurtado necesita la presencia de rescatistas, sin ellos aquí no se tiene seguridad, y no la hay en estos momentos.  Y claramente los niños son los más vulnerables”, comentó Montoya.

‘BRILLAN’ POR SU AUSENCIA

Aunque la Secretaría de Gobierno Municipal dispuso hace algunos meses de un personal que trabajaría como salvavidas en el balneario Hurtado, la comunidad sostiene que los rescatistas “poco” hacen presencia en el sitio.

Por tal motivo, nos comunicamos con Gonzalo Arzuza, jefe de esta cartera (Gobierno Municipal) para conocer su postura frente a esta negligencia, pero el funcionario no atendió a las llamadas. 

No obstante, DIARIO DEL CESAR conversó con voceros de la Defensa Civil con respecto a este tema.  

Afirmaron que aunque en diferentes conversaciones con Gobierno, se insistió en reforzar la seguridad en esta zona, las soluciones quedaron ‘en el aire’.

“Desde el organismo se socorro íbamos a disponer unos 20líderes voluntarios en Hurtado para garantizar la seguridad, con la condición de otorgarles subsidios para hidratación, refrigerio y alimentación, y hasta hoy la Secretaría no ha dispuesto los recursos.  No podemos enviar gente a pasar hambre allá”, comentó Jaime Gutiérrez, comandante de la Defensa Civil.

Sin embargo, el organismo de socorro ha ejecutado actividades pedagógicas previniendo a los bañistas sobre las consecuencias que pueden resultar de la imprudencia de los ciudadanos.

Algunas de ellas, “la irresponsabilidad de algún acto intrépido en estado de embriaguez o efectos de alucinógenos, que pueden causar la muerte”, comentó Gutiérrez.

Mientras tanto, siguen a la espera del llamado de la administración y así,  poder trabajar en reducir esta accidentalidad que ha cobrado la vida de varias personas, sobre todo menores de edad.

¿QUÉ DICE LA COMUNIDAD?

Las muertes por inmersión en el reconocido río, han disminuido el comercio, así lo manifiestan algunos vendedores, quienes agregan que en ocasiones, son ellos quienes se arriesgan lanzándose al río para rescatar personas arrastradas por las aguas.

Ludys García, comentó que: “cuando se necesita, nunca aparece ni la Policía, ni salvavidas.  En el último caso por más que insistimos pidiendo auxilio a las autoridades, no llegaron al lugar, y particulares tuvieron que socorrer al afectado que pocas horas después murió”,

Asimismo, Lizmar Chacón resaltó que en las últimas semanas, “no hemos visto a ningún salvavidas, y los pocos que pasean llegan a bañarse y no a cuidar al ciudadano.   Cada vez que sucede algo malo, a la gente le da miedo venir y es lógico, pero como vendedores perdemos”.

Por último, Edinsón Albono manifestó que: “innegablemente hace falta más seguridad para los bañistas.  No hay quien socorra a alguien en peligro”.