Diario del Cesar
Defiende la región

Colegio ‘Leonidas Acuña’, recibirá inversión para mejorar infraestructura

566

La sede Rafael Valle Meza funciona como anexo de la Institución Educativa Leonidas Acuña hace 46 años en el sur de Valledupar. Cuenta con 28 salones de clases y en la actualidad alberga unos 800 estudiantes de educación básica.

Otoniel Monzant, como todos los días acudió ayer a llevar a sus hijos a la Institución Educativa Leonidas Acuña, en el sur de Valledupar, y nuevamente se sintió decepcionado al ver las condiciones deplorables en las que se encuentra el espacio físico donde sus niños, de 6 y 10 años, son formados académicamente.

No hay agua, los salones de clase se inundan cada vez que llueve, no tienen ventiladores, las paredes están a punto de desplomarse y lo más grave es que los estudiantes para tomar agua deben hacer filas en el baño y llenar botellas de plástico en un grifo al lado del inodoro; lo que pudiera generar problemas de salud pública.

Otras de las deficiencias es que los 800 niños que allí estudian no tienen donde sentarse en el comedor, solo dos mesas están disponibles en el lugar. A diario se observa cómo se sientan con su plato hasta debajo de un árbol o en los polvorientos espacios con que cuentan. El lugar tiene capacidad para albergar sólo 50 alumnos.

Esta situación, al igual que a Monzant, provocó que los padres de familia levantaran su voz de protesta, al punto de concentrarse en el colegio en busca de una respuesta, ya que a su juicio no ha habido la diligencia necesaria para solventar esta triste situación.

Muchos de los representantes coincidían en decir que los niños están expuestos a un grave peligro, sobre todo por el mal estado de la infraestructura. Las grietas de las paredes son profundas y evidencian que su vida útil llegó a su final. La institución Rafael Valle Mezafue creada hace 46 años como anexo del colegio Leonidas Acuña, al sur de la capital vallenata. Cuenta con 28 salones de clases y ofrece educación en todas sus modalidades.

LOS ESCUCHARON

Atreverse a sacar a la luz pública toda esta situación, dio buenos resultados a los preocupados padres, que por fortuna recibieron respuesta a su clamor por parte de la Secretaría de Educación Municipal.

Ayer en horas de la mañana Luis Matute, secretario de Educación municipal, acudió al centro educativo y sociabilizó con los padres de familia el proyecto de rescate y mejoras que la Alcaldía de Valledupar tiene previsto aplicar en el colegio.

Matute luego de escuchar las quejas y peticiones, anunció que esta institución será intervenida de inmediato. La inversión será de $583. 817. 194 y la meta es dejar la escuela en condiciones dignas. El Gobierno local aspira adjudicar la obra el 7 de junio.

“Las labores se deben iniciar con el periodo de vacaciones y aspiramos que se coordine un plan de choque con padres de familia, directivos y docentes para que no haya inconveniente en el desarrollo de los trabajos, ya que será una intervención total de los salones de clase, baños y comedor”, informó el Secretario de Educación local.

En lo que respecta al servicio de agua ya se le solicitó a Emdupar la revisión del suministro, se entregó un diagnóstico que esperan sea resuelto lo antes posible, detalló.

Matute enfatizó que la intención de esta inversión es entregar un colegio digno, pero igual se necesitará de la ayuda de la comunidad estudiantil y educativa para preservar los espacios de este importante recinto educativo.

90% DE OPERATIVIDAD

Rafael Murgas Muñoz, rector del anexo de la Institución Educativa Leonidas Acuña, informó por su parte que una vez se adjudiquen los trabajos a la empresa encargada, se desarrollará un plan de contingencia para evitar que esto afecte las actividades académicas, sin embargo, se está estudiando la posibilidad de iniciarlos durante el periodo vacacional.

Actualmente se está cumpliendo en un 90% con la jornada académica, los niños están escuchando clases hasta las 12 y 30 del mediodía por los problemas que presenta el plantel. “Lo más grave es la falta de agua por la insalubridad que se presenta. Las aulas de clases, aunque no están al 100% óptimas, no son el inconveniente para cumplir con el cronograma de enseñanza”, resaltó.

Los techos están rotos porque la misma comunidad aledaña vive lanzado piedras al colegio y esto ha contribuido a que el daño sea peor.

“Nosotros vemos con beneplácito que el Gobierno municipal haya destinado esta importante inversión. Tenemos listo un plan de labores adicionales para adaptarnos a las fechas que se estipulen para el rescate y rehabilitación del plantel. Igualmente hacemos un llamado a las comunidades asentadas en los alrededores para que ayuden al cuidar el colegio, ya que de cierta manera han incidido en algunos de los daños que hoy sufre la infraestructura”, puntualizó.