Diario del Cesar
Defiende la región

Lo condenan a 20 años de cárcel por violar a niña de 5 años

485

A 240 meses de prisión que se traducen en 20 años, fue condenado ayer un joven de 25 años que era acusado de violar a una pequeña de tan solo cinco años que era su vecina, en hechos presuntamente ocurridos en el barrio San Martin, ubicado hacia el sur de Valledupar.

El sujeto en cuestión fue identificado como Luis Ángel Manjarrés Ojito, quien recibió la condena por parte del Juzgado Tercero Penal del Circuito con Funciones de Conocimiento, ante el cual fue acusado como responsable de los delitos de actos sexuales con menor de 14 años y acceso carnal violento agravado, de los que fue declarado culpable.

Según lo indicado por la Fiscalía 13 Seccional CAIVAS, encargada de la investigación, el vejamen se registró en una vivienda del sector en mención en mayo del 2012, cuando la víctima jugaba con un amiguito en la vivienda del imputado.

Precisamente sobre lo anterior, según el informe presentado por la psicóloga forense que trató a la víctima, cabizbaja, apenada y traumada por lo ocurrido, la menor al aseguró que Luis la violó; que estando en la casa del incriminado jugando con un menor, el acusado la llamó al cuarto y estando ahí, sacó de la habitación a su amigo, le bajó la licra y las pantis, la tiró a la cama baja de un camarote, le succionó la vulva; luego se bajó el pantalón, se sacó el pene y luego la penetró por el ano.

“Además refirió que sintió mucho dolor y que el joven le tapó la boca con la mano para que no gritara. Luego le dio papel higiénico para que se limpiara la sangre, la mandó para su casa diciéndole que no contara nada y que si alguien le preguntaba, dijera que se había caído del camarote. Respecto al testimonio de la menor de 6 años para cuando se presentó en juicio oral, el juzgador aprecia que de su contenido fáctico emerge la ocurrencia de unas maniobras de índole sexual desplegadas en contra de esta por el acusado, en razón a que ella refiere a con detalle los hechos y el escenario donde estos tuvieron desarrollo, que asiente que antes él le había tocado sus partes íntimas, que cuando pasaba le decía que no dijera nada. El testimonio es creíble porque además de demostrar la seriedad de la incriminación, no avizora un motivo negativo para acusar a Luis Ángel en esta, que tenía solo cinco años cuando le contó su versión de los hechos a la psicóloga, pero se hace alusión a un motivo a esos sucesos de los que fue víctima”, explicó el juez.